La psicopatología del madurismo

Javier Antonio Vivas Santana's picture

"Me he sentido cada vez más inclinado a creer que el mundo atomista del pensar es una forma de psicopatología mitigada o, al menos, un aspecto del síndrome de inmadurez cognitiva". (Maslow, Motivación y personalidad)...
El madurismo en su concepción de doctrina política, es decir de aquellos que se aferran a imponer un modelo de "Estado", basado en la propia destrucción de ese Estado, y más aún en la liquidación del país como estructura democrática y republicana, está asociado con una fuerte degradación pensativa, la cual responde sobre alteraciones biológicas y conductuales.

Ingenieros en Criminología (1913) explicaba lo absurdo de la teoría que dividía el alma humana en "sentimiento, inteligencia y voluntad" (p. 115). Por ello, la psicología moderna entiende como verdad elemental el concepto unitario de la personalidad humana, es decir, los tres elementos mencionados actúan como un todo, como una sola estructura que asienta las acciones conductuales de los seres humanos.

En efecto, resultaría incomprensible decir que un madurista tiene "buenos" sentimientos cuando en el medio de la destrucción de la economía venezolana promovida desde los más alto del gobierno, ha desatado una incalculable crisis social que ha llevado hasta lo más profundo de la miseria a millones de compatriotas quienes en muchos casos no pueden alimentarse, ni encontrar los medicamentos necesarios para sus enfermedades y dolencias.

Allí es clara la tesis de la psicología humanista en relación con la unidad del ser, y por supuesto, la manera en que se desenvuelve la psicopatología de aquellos que ante una realidad, no sólo la niegan, sino que pareciera que la disfrutan ante el sufrimiento de otros. Por ejemplo, cómo entender que un grupo de bárbaros utilizando todo su poder militar y policial, tumben las rejas de protección de un conjunto residencial, violentando la infraestructura y propiedades comunes de centenas de familias, destruyendo ascensores, puertas, ventanas, mobiliario, y no bastando con semejante atropello, también hayan invadido sin órdenes judiciales, los apartamentos de varias familias, o sea, los espacios íntimos y sagrados de vida de los ciudadanos, cuyas "acciones" las remataron al destrozar vehículos, e incluso llegando al extremo de disparar a nobles animales.

En hechos como los descritos, es evidente la composición de "sentimiento, inteligencia y voluntad". Ninguna actúa por separado, porque en este caso, representan el oxigonio de la maldad. En tal sentido, no puede catalogarse como personas normales quienes tienen sujeta una estructura inversa en su condición axiológica, porque los valores representan el bienestar común en el espacio de la sociedad.

El madurismo es una corriente política que se maneja sobre lo peor de los tres escenarios políticos (fascismo, nazismo y estalinismo) que hicieron historia sangrienta durante el siglo XX. Sobre el fascismo, es obvio, que estamos en presencia de un gobierno que al pretender imponer su "constituyente" por la vía del corporativismo; verbigracia, del voto sectorizado, no sólo excluye a millones de venezolanos, sino que trata de aplicar una hegemonía del poder, siendo una minoría en términos electorales.

En cuanto al nazismo la toma de decisiones jurídicas, administrativas y procedimentales que Muller (2006) analiza en Los juristas del horror, permite establecer un estudio de derecho comparado entre los "magistrados" que conforman el actual Tribunal Supremo de Justicia en Venezuela (TSJ), y aquellos representantes de Hitler. De hecho, entre los tiempos iniciales del nazismo hacia 1933, era posible encontrar la barbarie lingüística del representante de la "federación de juristas" (ob. cit) con sentencias de esta magnitud: "nunca dejaría de exigir que los judíos fueran totalmente excluidos de toda forma de vida del derecho" (p. 83). Es decir, no es casual, escuchar a Isaías Rodríguez, ex – fiscal general de la República afirmar: "Vamos a arrasar con la derecha, vamos a acabarla, vamos a aniquilarla definitivamente"¹. Sería pleonástico recordar cuál fue el destino de los judíos en los años sucesivos en que Hitler emergió como líder en Alemania cuando obtuvo todo la legalización constitucional de su dictadura. ¿Qué podría pasar en Venezuela, si el madurismo se adueñara con una seudolegalidad amparada en el TSJ contra quienes disientan o se opongan a tal pensamiento político?

Por su parte, en relación con el estalinismo, en su teoría sobre La Regeneración del Pensar, Vivas (2016) señala: (…) "El Realismo Socialista, si bien pudo haber tenido un origen en la profunda interpretación que realizó Stalin sobre quienes estaban dedicados al arte como ingenieros del alma, tampoco es menos cierto que lo profuso de esta noción convirtió a este tipo de creación en forma unipensativa del proceso comunista llevado adelante por la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, y en forma degradante, condenó como pensamiento burgués, cualquier forma de arte contraria al sistema político de la época, lo cual incluso costó desde la persecución y el exilio hasta el asesinato de quienes intentaron mostrar en su creación (sur)realista, elementos de un pensamiento regenerador asociado en contra del autoritarismo, la arrogancia y la violación de Derechos Humanos (p.95). Lo anterior confirma, la degradante tutela política que el madurismo hace en cada una de sus intervenciones. ¿Para qué más argumentos?

La psicopatología del madurismo requiere no sólo un estudio del cómo se traicionaron los preceptos bolivarianos y chavistas por ambiciones de poder, sino el cómo la prosopagnosia política generó en una cúpula toda una distorsión pensativa que está marcando de manera muy preocupante una etapa histórica contemporánea, que nunca había vivido la población venezolana en términos de apartheid político y social. En síntesis, no quedan dudas, la psicopatología del madurismo es una enfermedad de criminales.
Javier Antonio Vivas Santana

Fuente: https://www.aporrea.org/ideologia/a247772.html
Ref:
¹ http://www.2001.com.ve/en-la-agenda/161146/isaias-rodriguez-llama-a-aniq...
Ingenieros, J. (1913) Criminología. Madrid. Biblioteca Científico-Filosófica
Maslow. A. (1970) Motivación y personalidad. Barcelona. Sagitario
Muller, I. (2006) Los juristas del horror. Traducción de Carlos Armando Figueredo. Caracas. Actum
Vivas, J. (2016) La regeneración del pensar y las texturas del pensamiento generadas por la epistemología de la trans-onto-complejidad. Madrid. Apeiron