Mi regalo de cumpleaños a Maduro

Javier Antonio Vivas Santana's picture

Cada 23 de noviembre, Nicolás Maduro celebra su día de cumpleaños, razón por la cual considero que tenemos que hacerle su regalo de cumpleaños, máxime cuando estamos en lo que será su último año de gobierno como el presidente más nefasto de nuestra historia.

Por ello, le regalo en nombre de millones de venezolanos, las lágrimas de millones de madres venezolanas que hoy no tienen que darle de comer a sus hijos, lágrimas de las cuales se ríen los insensibles de su gobierno, a quienes lo menos que les importa es el pueblo.

Le regalo otras millones de lágrimas de madres, padres, familiares, amigos y un país, que han visto perder por asesinatos de fuerzas represivas del madurismo, a jóvenes quienes protestaban contra su gobierno, mientras otros son ahora "acusados" de "terroristas" y presos injustamente, para intentar desviar el cauce de la historia. Igualmente le regalo, muchos sentimientos encontrados de dolor también envueltos en lágrimas con los miles y miles de asesinados por una delincuencia impune que ha colocado a Caracas como la ciudad más violenta del hemisferio, junto con Maturín, Valencia y Puerto Ordaz como otras tres ciudades, dentro de las 10 con mayores índices de criminalidad en América Latina.

También, le regalo en nombre de millones de venezolanos, o mejor dicho, le devolvemos el mal llamado "carnet de la patria" con su código "QR" (Quitamotas Revolucionario), con el cual usted y su gobierno neototalitario, pretende subyugarnos y cercenarnos nuestra autonomía de pensamiento, además de pretender con tal "carnet" que se convierta hasta en el requisito indispensable para entregar una bolsa de comida al más hambriento de los venezolanos, colocar una vacuna a cualquier niño, poder estudiar en una institución "educativa", cobrar alguna pensión o asignación estatal (no del gobierno), e incluso tener derecho al voto.

Le regalo las millones de razones por las cuales más de dos millones de venezolanos, en su mayoría muy jóvenes han abandonado nuestro país, porque sienten que usted con su neototalitario gobierno y destrucción de la economía, les ha robado el presente y el futuro, desmembrando con ello familias enteras y, generando el dolor en la frustración del amor y la esperanza.

Le regalo la destrucción entera de la mayoría de la infraestructura educativa del país, donde nuestros niños y jóvenes tienen que asistir con aulas sin techos, sin pupitres, sin baños, sin instalaciones deportivas, sin comedor, sin espacios culturales, con un comunidad educativa empobrecida por esta inaguantable crisis, en donde estudiantes y docentes están hundidos en la pobreza y, el entusiasmo por estudiar ha sido liquidado, razón por la cual, estamos viviendo las más altas cifras de deserción escolar de la historia contemporánea.

Le regalo la quiebra de las instalaciones asistenciales, las cuales carecen de todo tipo de medicamentos y materiales médico-quirúrgicos, donde nuestras mujeres dan a luz sobre el piso, y los niños son colocados en "cunas de cartón". Le regalo la muerte de muchos venezolanos que han perdido sus vidas, porque usted evade la responsabilidad de su gobierno en que no se encuentren las medicinas para enfermedades crónicas. O sea, al neototalitarismo no le duele que la gente, ese pueblo muera con dolor y angustia por no encontrar o poder adquirir con precio astronómico cualquier medicina.

Le regalo la quiebra de los servicios públicos, es decir que salgan venezolanos a trancar calles y avenidas porque no tienen agua, falla constantemente el servicio de energía eléctrica, o tienen que pasar horas y horas esperando una destartalada unidad de transporte público.

Le regalo la corrupción de la empresa petrolera estatal, sobre la cual, ahora con una cortina de humo, intentan apresar a unos "gerentes", dejando por fuera de ella, a quienes han saqueado a la nación descaradamente en estos años, y viven exilios dorados, o se encuentran protegidos internamente hasta con cinco anillos de seguridad, en cada una de sus salidas a la calle, diciendo que "no les gusta la plata", mientras viajan en "jet privados" de última generación o viven tomando escocés 18 años. De ellos en especial, le regalamos toda la bazofian política y no política, que puedan generar en sus distintas presentaciones, como autoproclamados "hijos de Chávez".

Le regalo la hiperinflación a la cual ha sometido al pueblo de Venezuela, para que nunca olvide que sus "aumentos salariales" representan en el mejor de los casos, más del 60% de lo que cuesta un cartón de huevos, o hasta sobrepasa el 100% de lo que puede llegar a costar un pan de jamón en lo que usted ha denominado "navidades felices".

Y no tenga dudas, que espero regalarle para su próximo cumpleaños, del cual no tengo dudas, estará fuera de Miraflores, nuestro libro titulado, El neototalitarismo del siglo XXI: La madurización de Venezuela, en el cual por supuesto, usted será el principal protagonista.

¡Feliz cumpleaños, presidente! Mientras usted celebra junto con sus quitamotas y panegíricos, no dude que habrá más de un venezolano buscando en su cumpleaños algo que pueda comer en el medio de la basura, o en su defecto muriendo por falta de un medicamento. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.
Javier Antonio Vivas Santana

Fuente: https://www.aporrea.org/ideologia/a255608.html