O disuelven la “constituyente”, o el dólar paralelo superará los Bs. 200 mil

Javier Antonio Vivas Santana's picture

Escribí el 3-8-2017, que al instalarse la "constituyente", y que sí ésta en vez de dedicarse a efectuar sus labores de redactar una nueva "constitución", vendría con "actos constituyentes" y declarándose "supraconstitucional" y plenipotenciaria", es decir, por encima del bien y del mal, nuestros problemas económicos se agravarían, entre ellos que el valor de la moneda extranjera llegaría antes de que termine el 2017 en seis cifras, es decir, superaría los Bs. 100 mil¹.

La "constituyente" sólo ha servido para empobrecer mucho más a los venezolanos. Es una bradifrénica asamblea del Partido Stalinista Único de Venezuela (PSUV), donde sólo hablan tres o cuatro miembros de su cúpula, porque los demás "integrantes", son un simple relleno político para fines perversos del madurismo de perpetuarse en el poder, quienes ahora, desde esa misma cúpula, hasta se atreven de mencionar que para ejercer el derecho al voto, habrá que tener el "carnet de la patria".

Verbigracia, la "constituyente" nos anuncia cuál será su próximo "acto constitucional", pasando sobre la Asamblea Nacional, y por supuesto, la propia Constitución de 1999, la cual simplemente quedó convertida en el papel higiénico de tales "constituyentistas", para imponernos con sus "decisiones" el hambre, la miseria, y una eventual explosión social, que cada día está más cerca, porque los pueblos tienen una capacidad de tolerancia, que por más que se intente disminuir sobre la base de acciones demagógicas, y contrarias a la moral y la ética, el cauce histórico nunca podrá detenerse en su naturaleza política, económica, social y cultural.

El sentido de esta "constituyente" es tan vacuo, que ni siquiera la anomia que han generado se hacer reversible, porque han llenado a toda la sociedad sólo con bazofia y más bazofia, que es lo único que allí se produce en contra del país y sus ciudadanos. Maduro con esa "constituyente" sólo ha visto el cómo se incrementa la inflación del país, la escasez de productos alimenticios, y la quiebra de toda la estructura de salud, al punto, que lo último que han hecho es culpar al presidente de Colombia, ante los medicamentos que no se encuentran en la red asistencial, como si eso fuera una acción originada desde hace unos días.

Del mismo modo, los servicios públicos han colapsado en toda la geografía nacional. No hay agua en cada ciudad o pueblo. La electricidad falla tanto en organismos públicos como privados, porque no hay manera de sustituir o cuando menos reparar los problemas existentes en las distintas plantas generadoras de energía. Para qué hablar del transporte público, al cual han alargado su fallecimiento con paños calientes, pero que en cualquier momento, no habrá unidad que funcione, porque es simple, no habrá cauchos, ni baterías, y menos repuestos que puedan sustituir los males de semejante flota.

Lamentablemente, al momento de redactar estas líneas, no sólo es que el pronóstico sobre nuestra pulverizada moneda nacional, al parecer se convertirá en dramática realidad, en virtud de que el valor de la divisa norteamericana se aproxima al monto citado, sino que estoy en la obligación de advertir, que la llamada "ley contra el odio", en simbiosis con la "ley de precios acordados", es decir, la primera para perseguir a quienes estamos en contra de las políticas del gobierno en todos sus órdenes, y la segunda a los empresarios y comerciantes (aceptando que existe una minoría especuladora), terminarán por hundir al país en términos políticos y económicos, lo cual llevará a que la moneda extranjera en poco tiempo supere los Bs. 200 mil en el mercado paralelo.

Estamos marcando la historia de un país hacia un escenario de consecuencias impredecibles. El madurismo se convirtió en la peor miseria y degradación histórica. Quien defienda esta putrefacción política sólo lo hace por dependencia ante el hambre, el fanatismo, o porque es parte de tanta corrupción. Sólo la disolución de la "constituyente", o sea, que el país retome la constitucionalidad evitará la quiebra de nuestra moneda y la hiperinflación en Venezuela. Lo contrario, muy pronto el valor del dólar superará los Bs. 200 mil en el mercado paralelo. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea
Javier Antonio Vivas Santana

¹ https://www.aporrea.org/actualidad/a250366.htmlJavier Antonio Vivas Santana
Fuente: https://www.aporrea.org/actualidad/a255328.html