¿Cómo Cuba reclutó a los colaboracionistas?

Jesús Petit Da Costa's picture

En 1999, cuando Chávez asumió la presidencia los grandes partidos nacionales (AD y COPEI) estaban sumidos en una grave crisis. Entonces el estratega genial que fue Fidel Castro le enseñó cómo liquidarlos o debilitarlos al extremo de que no tuvieran fuerzas para oponérsele, para lo cual debían estimular el surgimiento de políticos y partidos colaboracionistas.

La primera medida en este sentido fue suprimir el financiamiento legal de los partidos nacionales con cargo al presupuesto nacional. Se les sometió a una asfixia financiera. No podían disponer de recursos que le permitiera sobrevivir en su seno a una dirección verdaderamente opositora. Tenían que depender de la financiación ilegal de empresarios a los cuales el gobierno le encargara la tarea. Desde luego, la condición de esta financiación era convertirse en colaboracionista.

La segunda fue estimular la aparición de partidos regionales que tuvieran por jefes a gobernadores (Primero Justicia en Miranda-UNT en Zulia- PV en Carabobo-AP en Lara-Morel en Margarita). Estos debilitaron aún más a los partidos nacionales dividiéndolos al contar con la financiación ilegal sustraída del presupuesto del Estado respectivo mediante malversación. Como todos los Estados dependen exclusivamente del situado constitucional que administra el Presidente de la República, se estableció este mecanismo cubano de dominación:
1) El gobernador recibe los dozavos si es colaboracionista; de lo contrario, se le suspende asfixiándolo.
2) El gobernador colaboracionista desvía los recursos suficientes para sostener a los activistas del partido, repartir dádivas entre electores y contratos entre financistas (clientelismo); y por ser el único que puede disponer de esos recursos en el Estado, impide la competencia de otro partido (competencia desleal del gobernador) asegurando el ventajismo y el continuismo.
3) Pero la financiación ilegal lo somete aún más como colaboracionista: si se rebela contra la tiranía, lo enjuician y encarcelan por corrupción. Tiene esta amenaza permanente.
4) Finalmente para evitar alteraciones en este mecanismo perverso, el gobierno títere de Cuba premió a los gobernadores con la reelección indefinida creando el CACICAZGO REGIONAL. Serán gobernadores vitalicios siempre que sean colaboracionistas. Y les permitió conservar el cargo de gobernador después de servirle de comparsa en la elección presidencial aceptando el fraude y también practicar descaradamente el nepotismo (sucesión por hijos, esposas/esposos, hermanos, etc.) que desde la muerte de Gómez había sido prohibido por la Constitución.
5) Por último, para asegurarse de que los partidos creados por los gobernadores no dejen de ser colaboracionistas, se les exime del riego de cambiar directiva. No hacen elecciones internas. Son jefes eternos de su montonera, llamada así porque no hay disidentes. El que disienta no tiene cargo.

Así Cuba reclutó a los colaboracionistas creándose la casta de politicastros (políticos al servicio de los Castro de Cuba), integrada por títeres y colaboracionistas, que son el azote del país y la causa de su decadencia y ruina, cuya permanencia vitalicia en el poder, mediante la reelección indefinida, se la aseguran ellos mismos con beneficio recíproco.

Cuando volvamos a la democracia habrá que establecer la NO-REELECCIÓN ABSOLUTA de gobernadores, eliminando así el cacicazgo sostenido en el continuismo y el ventajismo, y también restablecer la prohibición del nepotismo para que cónyuge y parientes no puedan sucederle en el cargo.
Jesús Petit Da Costa

Fuente: http://jesuspetitdacosta.blogspot.com/