El mensaje del comisario Óscar Pérez

Jesús Petit Da Costa's picture

Los que en el pasado fuimos miembros de un movimiento de resistencia clandestina contra una tiranía sabemos que, para serlo, se necesita reunir dos condiciones fundamentales: idealismo y valentía. La resistencia clandestina es, ante todo, una comunidad de idealistas, que sueña con transformar la sociedad en que viven. Y por este ideal están dispuestos a sacrificar hasta la vida, lo que exige valentía en grado sumo. Sin idealismo no hay espíritu de sacrificio. Y sin valentía no hay disposición a jugarse hasta la vida. El idealismo sin valentía es estéril. La valentía sin idealismo es desperdicio.

No tuve la suerte de conocer y tratar al Comisario General Oscar Pérez. Pero, desde lejos, lo admiré, porque pude apreciar que era idealista y valiente. No me importan sus defectos, porque todos los humanos somos imperfectos. Lo que importa es que demostró en su corta trayectoria vital que lo movía un ideal: poner fin a la narcotiranía servil a Cuba que nos oprime, para que haya democracia y honestidad. Y que para lograrlo se jugó la vida, sin ambición de poder político y económico. Hombres como él son los más peligrosos para las tiranías. Y por serlo no podían perdonarle la vida. Lo masacraron como masacran los malvados a su antítesis que más odian: el idealista valiente.

Al despedirlo resalto su legado. Aparte de mostrarnos el camino: la resistencia clandestina, tal como se practicó en Francia durante la ocupación alemana y como la hicimos en Venezuela durante la anterior dictadura, nunca el colaboracionismo de la MUD, nos deja un mensaje claro. Este es el mensaje: hay en las fuerzas armadas, tanto militares como policiales, gente idealista y valiente como él, que están contra la narcotiranía que nos ha impuesto Cuba. No los vemos porque no tenemos ojos para ver, ni oídos para oir. Los colaboracionistas se han encargado de tapar ojos y oídos al pueblo, exclamando contra la intervención militar con el pretexto de que terminarían montando otra dictadura. Es sólo su mecanismo de defensa porque los colaboracionistas saben que si hay una rebelión cívico-militar salen Maduro y su pandilla, pero también ellos que caen en el basurero de la historia.

El mensaje del Comisario Oscar Pérez, mártir de la resistencia clandestina contra la narcotiranía, es sencillo: hay militares y policías patriotas y decentes que también están contra la narcotiranía servil a Cuba. Los destinatarios del mensaje somos nosotros, los civiles patriotas, anti-comunistas y anti-colaboracionistas. @petitdacosta
Jesús Petit Da Costa

Fuente: http://jesuspetitdacosta.blogspot.com