La mayoría en busca de un liderazgo

Jesús Petit Da Costa's picture

Comencemos el análisis de las elecciones regionales del pasado domingo 15-O. Lo primero a observar es que la participación electoral fue de 60%, la suma de electores de títeres (PSUV) y colaboracionistas (MUD), que son los partidos del sistema como antes de 1999 lo fueron AD y COPEI.

Sabemos que el CNE infló esta cifra por razones obvias. Aceptándolas como ciertas tenemos que los electores anti-sistema (independientes radicales) representamos el 40%. Si tomamos en cuenta que muchos anti-sistema votaron coaccionados por la MUD: “si no votas, le regalas las 23 gobernaciones a Maduro y a los chavistas”, el porcentaje de los anti-sistema podría llegar a 50%. Significa entonces que los electores anti-sistema son más que los propios de cada uno de los partidos del sistema por separado (30%) e incluso podríamos ser tantos como los del sistema unidos. Entonces la primera conclusión es: los anti-sistema somos mayoría comparados individualmente con los adherentes a cada uno de los partidos del sistema por separado y estamos próximos a ser tantos como ellos conjuntamente, si acaso no lo somos ya.

Hay, pues, dos fuerzas: el sistema formado por títeres y colaboracionistas y el antisistema que lo constituimos los independientes radicales. El sistema ha gozado de la ventaja de tener organización y dirección, a diferencia de los antisistemas que carecemos de las dos. Entonces urge unir a los antisistema, constituyendo una alianza de los partidos y políticos no-colaboracionistas con los independientes llamados radicales (comenzando por los asociados en grupos como Consejo de la Resistencia, Gana, Aserne, Junta Patriótica, etc.). Sería la ALIANZA LIBERTADORA (sugiero este nombre), mediante la cual unidos usemos todos los medios de lucha para libertar a Venezuela de Cuba, del comunismo y del gobierno títere, la narcotiranía de la delincuencia organizada, lo que deberá culminar en otro 23 de Enero (rebelión cívico-militar).

Nunca había habido condiciones tan favorables para la rebelión popular, porque en medio del colapso general de la economía y la crisis humanitaria ha crecido espontáneamente la fuerza anti-sistema, faltándole sólo organización y dirección, vacío que llenaría la ALIANZA LIBERTADORA (recordemos que los 135 jóvenes asesinados en las protestas se identificaron como LIBERTADORES). Con liderazgo la fuerza antisistema crecerá exponencialmente.
Jesús Petit Da Costa

Fuente: http://jesuspetitdacosta.blogspot.com/