Objetivo: Tomar el poder aprovechando el colapso general

Jesús Petit Da Costa's picture

“Venezuela se desploma: el derrumbe o colapso general de la economía venezolana es un hecho prácticamente consumado, el país se paraliza y todos los sectores van cayendo uno detrás de otro”. Lo dicen los economistas. Lo comprobamos a diario porque está a la vista de todos.

¿Qué hacer en estas circunstancias? Tomar el poder para cambiarlo todo. ¿Cómo? Haciendo que esta situación pre-revolucionaria explote en rebelión popular. El objetivo: tomar el poder. La estrategia: unir a los partidos y políticos no-colaboracionistas con los independientes llamados radicales en una alianza, la ALIANZA LIBERTADORA (sugiero este nombre), para que unidos usemos todos los medios de lucha para libertar a Venezuela de Cuba, del comunismo y del gobierno títere, la narcotiranía de la delincuencia organizada. Es lo que enseñan historia y política.

Nunca se había producido en Venezuela una situación tan favorable para la rebelión libertadora: están dadas todas las condiciones objetivas, con la ventaja añadida de que el gobierno está presidido por un títere de Cuba que no es caudillo político ni jefe militar, además de ser inmensamente impopular. Su única ventaja: los colaboracionistas usurpan el espacio correspondiente a la oposición y se prestan a la distracción electorera para cargos subalternos. La ALIANZA LIBERTADORA los desalojaría del espacio que usurpan.

Valga un ejemplo. En la Francia ocupada por Alemania los colaboracionistas se propusieron hacer lo mismo que los de aquí. Este esquema de dominación lo rompió De Gaulle convocando a la RESISTENCIA, para lo cual contó con el apoyo de los países democráticos llamados ALIADOS. La instalación del TSJ en el exilio indica que la situación internacional es favorable para una ALIANZA LIBERTADORA que rompa el esquema colaboracionista de la MUD y lo sustituya, al estilo De Gaulle, por una estrategia rupturista de RESISTENCIA ACTIVA.

Es colaboracionismo todo lo que nos aparte del objetivo de tomar el poder, que en Venezuela reside en la presidencia, aprovechando la actual situación pre-revolucionaria de descontento de todo el pueblo provocado por el derrrumbe o colapso general de la economía y su consecuencia: la crisis humanitaria. @PetitDaCosta
Jesús Petit Da Costa
Fuente: http://jesuspetitdacosta.blogspot.com