Trump… atemoriza a Nicolás Maduro

José Machillanda's picture

Nicolás Maduro y Padrino López han sido aterrorizados por la declaración del gobierno de los EEUU que se corresponde a la aplicación de la teoría realista de las Relaciones Internacionales. El uno y el otro – de espaldas a la sociedad global y a los acuerdos internacionales – desconocen por representar una tiranía la Carta Democrática Interamericana firmada el 11 de septiembre de 2001 en Lima – Perú. No conocen en la ciencia internacional las palabras reconociendo… afirmando… teniendo en cuenta… y por eso llenos de pánico, no pueden comprender que la decisión de los EEUU no es contra Venezuela, sino contra el régimen oprobioso y tiránico, que desde el 20 de octubre de 2016 se convirtió en tiranía.

La teoría realista que aplica los EEUU – debe quedar claro- tiene que ver con los cabecillas de un régimen que se niegan a comprender la demanda de la resistencia civil venezolana, que de manera heroica – durante los últimos 140 días – ha mantenido la sociedad democrática. La teoría realista, en contraste con los utopistas, subrayan el protagonismo del poder y el interés como guías para acometer sus acciones, lo cual hace el gobierno de los EEUU en sus relaciones con el continente para resguardar la condición democrática de los Estados, en contrario al planteamiento del régimen tiránico – que iniciado en el 99 – ahora evoluciona a un comunismo marxistoide.

La teoría realista que trata de imponer los EEUU privilegia la democracia, el Sistema Interamericano, y la Carta Democrática en los artículos 1, 2 y 3, mientras que Nicolás Maduro ni Padrino López están conscientes que desde el año 2015 pesa sobre Venezuela una Executive Order, por entenderse como una amenaza inusual y extraordinaria y ello es así, por cuanto el régimen que se instauró a partir de 1999, declaró públicamente que por occidente limitaba con las FARC, y desde entonces las FARC con todo su andamiaje de producción, distribución y comercialización de la droga, convirtió a Venezuela en una ‘‘alacena’’ de la droga y un puerto de distribución para el mundo, empleando el dólar que es el signo monetario de los EEUU.

Venezuela y su régimen desde entonces, son una amenaza para el continente americano por cuanto emplea el dólar –que no es moneda de Venezuela – y afecta fundamentalmente a los EEUU como principal mercado para comercializarla. Es el mismo régimen que durante 18 años – además de ser entendido como una amenaza en el continente americano, ahora y después del 20 de octubre del 2016 – se convierte en un opresor de la ciudadanía democrática venezolana que ha reclamado un cambio político categórico, y lo que ha recibido es un autoritarismo militarista para crear destrozos, destrucción y miseria en la sociedad.

La declaración de Washington sobre Venezuela se ancla en el derecho que tienen los pueblos de América de vivir en democracia, pero sobre todo, en la obligación de sus gobiernos para promoverla y defenderla. El Ambiente Político Real del Estado venezolano ‘‘es de violencia’’, por ello el venezolano vive amedrentado, asustado, sin derecho ni siquiera a tener el signo monetario en extremo devaluado, pero además es perseguido, y es bombardeado por 25 horas de propaganda con el ánimo de controlar la voluntad del ciudadano civilizado, que se niega a ser avasallado por un régimen primitivo.

El anuncio de Washington, y el enorme temor y estremecimiento que ha producido en los ocho o doce cabecillas del régimen, es porque comprenden que la operación que se pudiera realizar militarmente sería una ‘‘operación de extracción’’, que contaría con un sólido apoyo internacional frente a la comprometida situación de violencia impuesta en Venezuela. Esos diez o doce sujetos que representan hoy la tiranía en Venezuela, les recorre el frío del miedo cada instante, por cuanto han sido visibilizados ante el mundo como unos dictadores en pleno siglo XXI.

Lo que hasta ahora ha sido imposible por el 85% de los venezolanos, lo ha hecho una simple declaración que acusa directamente al régimen tirano de Nicolás Maduro y Padrino López, que apresuradamente han impuesto unas elecciones de gobernadores para desviar la atención, y tratar de engañar que se pasó del Ambiente Político Real de Violencia a un Ambiente Político Electoral. Es tanta la cobardía de estos dos sujetos, que ya la historia los refiere y reconoce por incapaces, inmorales y cobardes. La teoría realista y la responsabilidad no solo de Washington, sino de todos los Estados del continente, tendrán que entender que la mayoría de los venezolanos mediante la resistencia civil, estamos reclamando que se nos apoye para que se cumplan los artículos 1, 2 y 3 de la Carta Democrática Interamericana. @JMachillandaP
José Machillanda