Sí no votas ¡Cálatela!

Leandro Rodríguez Linárez's picture

Es difícil pensar que puedan existir delitos electorales peores que los cometidos en todo el entorno de la “constituyente” y es verdad, no lo puede haber, es por ello que el gobierno selló su destino, la comunidad internacional despejó dudas sobre el corte totalitario del régimen, agotó su paciencia. Lo que comenzó como un populismo moderno terminó como una dictadura vulgar y silvestre.

Existen muchas opiniones en torno a las regionales de este domingo 15 de octubre, ninguna de ella exculpa a la autodestructiva conducta de no asistir a las urnas, de abstenerse, ello sería el peor error de los venezolanos, el gobierno finalmente (en su peor momento) se apoderaría del país sin necesidad de consumar otro fraude electoral justo cuando el planeta entero tiene los ojos puestos sobre él, sobre los venezolanos y nuestro mensaje de seguir luchando por nuestros derechos y libertades o rendirnos a la imposición de una dictadura “Made in Cuba”.

Este domingo no son unas elecciones más, no es otro proceso electoral donde el gobierno se aferra al ventajismo, al uso ilegal de las instituciones y recursos que deberían ser de todos los venezolanos ¡No! luego de las sanciones impuestas por la comunidad internacional ésta sabrá sí el gobierno atendió a la advertencia o continuará con la imposición de su proyecto tiránico, el planeta entero está a la espera de percibir en los venezolanos espíritu, ánimo y compromiso democrático… eso se demuestra exclusivamente votando.

¿Y aquí en Venezuela? La comunidad internacional tiene sus mecanismos de presión diplomáticos, económicos y financieros, pero los determinantes son los que hagan o dejen de hacer los venezolanos: las marchas, las protestas, los paros, la huelgas y, sobre todo, el voto hacen mucho más que todos los aliados del mundo, después de todo somos los venezolanos quienes permitimos y soportamos las leyes que distorsionaron nuestra economía, mismas que engendraron la escasez, la inflación, los racionamientos, los controles, así como la partidización de las instituciones del Estado, hoy comadres de la delincuencia corporatizada.

El que en estas regionales una cajita de comida mensual por familia y una sumisión carnetizada sean la promesa central de los candidatos del Psuv habla del abominable fracaso anunciado de un gobierno que pudo enrumbar al país al desarrollo sostenible por medio del trabajo y la educación, pero apostó a la dominación del pueblo a través de sus necesidades, convirtiendo a Venezuela en una neocuba, de élites enriquecidas y un pueblo controlado, racionado, en indignante sobrevivencia.

No votar es tirar la toalla, es rendirnos, aceptar el triunfo de una Venezuela al servicio de una élite y sus allegados, es aceptar vivir de rodillas, robarles el país a nuestros hijos, vivir calándonos para siempre lo que hoy nos obstina. Votar nos da el derecho a pelear, a exigir, a protestar, nos da la oportunidad de cambiar. Votando defendemos al país, absteniéndonos lo regalamos a sus destructores ¡Por tu país, por tus hijos VOTA! @leandrotango
Leandro Rodríguez Linárez