Asaltan la Asamblea Nacional

Manuel Corao's picture

Desde la implementación por parte del Consejo Nacional Electoral de la consulta contraria a la Constitución nacional de una Asamblea Constituyente Comunal legislativa y de gobierno para regir los destinos de la nación sobre unas bases comiciales violatorias, la meta era eliminar la Asamblea Nacional.

Tal ANCC pretende sustituir de hecho mas no apegado a derecho en sus funciones a la actual Asamblea Nacional electa democrática y constitucionalmente a través del voto directo y secreto de los ciudadanos en edad de sufragar, como en efecto lo ejecutó el día de ayer arbitrariamente.

Apoyados en el ejercicio de las armas y la represión, solo les queda a los diputados en ejercicio aguantar la arremetida brutal junto al pueblo que los apoya a pesar de los errores producto de participar en elecciones regionales, sin explicar debidamente la iniciativa al pueblo.

Nefastas consecuencias para la nacionalidad se vislumbran por tal proceder del poder electoral y ahora la invasión a la Asamblea Nacional.

Para este año 2017 supuestamente se llevarán a cabo en alguna fecha los comicios para la escogencia de autoridades regionales en Venezuela.

En igual período de tiempo, figuradamente los venezolanos sufragarían designar legisladores locales; pero ya no lo harán por cuanto un parapeto nombrado

Asamblea Nacional Constituyente Comunal dispuso lo contrario para disminuir la presencia de activistas adversos en el ámbito proselitista.

También en el 2018 hay serias dudas sobre la opción del presidente de la república quien sustituirá a Nicolás Maduro, por cuanto una entelequia o persona se le pueda ocurrir adelantarlas, suspenderlas o eliminarlas.

Ante tales incógnitas electorales generadas desde la administración comunista, los ciudadanos de igual manera se enfrentan al maniobrar de la oposición cuando algunas organizaciones sorpresivamente convocan intervenir en los comicios del patio desalentando las rechazos de calle.

Maduro Moros equivocadamente celebra el abandono de los andenes por tal convocatoria como un triunfo cívico-militar de su administración.

Al conversar con militantes se notan eufóricos por los posibles resultados de la cita en octubre conforme arrojan las encuestas en cuanto a las preferencias del elector.

Tales evaluaciones no toman en cuenta las bases comiciales en cuanto a las estructuras de los votantes aprobadas por ente electoral para fundar la ANCC.

Estos asientos limitan quienes pueden ser escogidos, como también la constituyente ya arroja a capricho las condiciones que deben regir para que los aspirantes a gobernadores puedan aspirar.

Al expresar los dirigentes de la oposición que asistirán a las elecciones regionales convocadas por el cuerpo colegiado oficialista, los partidos políticos se someten a la autoridad gobernante.

Todo ello debe interpretarse con cruda realidad; no es lo que los aspirantes expresen, cuenta solo lo que el ente colegiado decida cuando en gana les venga.

La razón decepcionante para el común de quienes en las calles protestan es concentrarse la dirigencia en los actos comiciales omitiendo la lucha contra el ilegal parlamento que al final puede decidir de no ver garantizado previamente su triunfo, la realización de la disputa interna.

Vale en realidad todo este esfuerzo y víctimas arrojadas en la confrontación por la libertad y la democracia en Venezuela, al presentarse los de Primero Justicia, Adecos, Voluntad Popular y Un Nuevo Tiempo a disputarle al comunismo posiciones en un proceso donde el árbitro esta vendido al contrincante; se pregunta el vecino.

Los venezolanos exigen se organicen manifestaciones populares de sufragio y cambios en la totalidad de los poderes conforme al mandato emanado de los casi ocho millones que participaron el pasado dieciséis de julio en la cita adversa.

La Asamblea Nacional dió largas a la designación de rectores del Poder Electoral, el nivel combativo al cual se comprometió por la libertad de los presos políticos y el establecimiento de un gobierno de transición.

Mientras el padre llora al hijo muerto, la madre voz en cuello reclama el daño causado por torturas al menor por pedir libertad, el vástago ruega por la medicina que calme el dolor físico de su ser querido, el abuelo huye despavorido ante el hampa común, el mundo apoyando el retorno a la democracia; el parroquiano no entiende como van a participar en unas elecciones sin ley. Ante el asalto al ente legislativo, los venezolanos imploran a los seres libres del mundo y sus gobierno acudir en su auxilio. @ManuelCorao
Manuel Corao