El llanto de un niño con hambre es imborrable e imperdonable

Nitu Pérez Osuna's picture

Semanalmente mueren entre 5 y 6 niños por desnutrición. Así lo afirma Susana Rafalli representante de Cáritas, organización social de la iglesia católica.

Caritas agrega además, que en los próximos 6 meses 300 mil niños podrían morir por desnutrición, es decir, por hambre. La desnutrición infantil grave llegó al 15% en el mes de agosto “por lo que declaramos la emergencia humanitaria. El 33% de la población infantil ya presenta retardo en el crecimiento. Este daño tanto físico como mental les acompañará toda su vida, es irreversible ya. Están condenados a ser retardados”.

Imposible olvidar la frase del finado Chávez cuando en su primera alocución como presidente electo dijera: “me prohíbo a mi mismo que hayan niños de la calle en Venezuela … no permitiré que haya un sólo niño de la calle, y si no, dejo de llamarme Hugo Chávez”. Y comenzó la tragedia de este país…no solo que se multiplicaron los niños de la calle, sino que ahora, mueren de hambre y enfermedades desaparecidas hace más de 40 años, que se instalaron de nuevo en el aquí con mayor fuerza y sin posibilidad alguna de combatirlas gracias a la escasez de medicamentos. Chávez murió en Cuba… jamás se quitó el nombre.

Los funcionarios del régimen, herederos del “comandante”, guardan silencio sobre la crisis humanitaria que ronda al país. Sólo en el estado Bolívar, 41 niños han fallecido por hambre en los últimos meses del año. Esos niños no son un número, eran pequeños con mamá y papá, hermanos, tíos y primos que les lloran y añoran … pero esas criaturas eran pobres. Los usufructuarios de la revolución, tienen el tupé de mantener la nefasta frase del finado “ser rico es malo”. No, lo malo es ser pobre, lo infernal es no tener dinero para comprar pan, leche, arroz, carne o huevos. Eso es pésimo. Como lo es también el tener el dinero, pero que no existan los productos. Esa es la única verdad y es la realidad venezolana.
Amigo lector, imagino que usted, como me pasa a mi, observa en la tv cómo esas silenciosas autoridades están rellenitas, rebosantes de salud, bien comidos, bebidos y vestidos. Usted como yo, ve los carros en los cuales se trasladan, los aviones en los que viajan. Jamás les escucharemos hablar de la crisis por la que atravesamos, porque para ellos, lo único importante es que Maduro llegue al 2018 y se reestructure la deuda del país, deuda que estamos pagando los venezolanos, mientras ellos se llenan cada vez más sus bolsillos en moneda dura. Lo que buscan es que se refinancie el robo… para ello… hay cómplices y colaboradores.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) expresó su alarma ante la grave situación alimentaria en nuestro país: “Venezuela fue el país del continente que experimentó la mayor alza en malnutrición, al aportar 1,3 millón de los 1,5 millón de nuevas personas con hambre en Sudamérica entre 2014 y 2016 … Venezuela es uno de los 6 países en los que aumentó la proporción de personas subalimentadas

Un niño desnutrido al cumplir su primer año no se podrá sentarse, gatear y menos caminar. Su sistema nervioso central no se desarrollará; las secuelas, si sobrevive, quedarán para siempre.

¿Este es el hombre nuevo del que habla el régimen? ¿Una generación con dificultades para el aprendizaje y movilidad? ¿En que quieren convertir a este pueblo? … ¿De eso dialogan unos y otros? ¿hasta cuándo el sólo interés por “espacios” de poder?

El llanto de un niño conmueve y preocupa, pero el dolor que produce el sollozo de una criatura con hambre, es imborrable e imperdonable. ¡Dios proteja y bendiga a nuestros niños! Por ellos … esto se tiene que acabar. @NituPérez
Nitu Pérez Osuna

Fuente: http://www.noticierodigital.com/2017/11/nitu-perez-osuna-el-llanto-de-un...