"Operación reflote" frustrada


Imagen de Pedro Segundo Blanco

La orden dada por Nicolás Maduro de arreciar la política de intervención y saqueo del régimen, en condiciones de show y escándalos mediáticos contra comercios y empresas, -perfectamente seleccionadas por ellos-, como pretextos de estar estafando al pueblo con precios exorbitantes, sobre manera aquellos que han sido beneficiados desde el gobierno con la asignación y entrega de dólares preferenciales a 6.30, para la adquisición de mercancías y bienes en el exterior, pudiéramos calificarla como la última y frustrada "Operación Reflote" del agonizante régimen, que combinada con la obscenidad Habilitante, donde la mayoría oficialista en la Asamblea Nacional, decidió renunciar al mandato que le diera el pueblo el pasado año 2.010, e intenta por esas perversas vías, buscar oxígeno político y respaldo popular para las maltrechas y devaluadas fórmulas electorales que ellos representan, camino a las elecciones municipales del próximo 8 de diciembre.

Esta maniobra cantada, dado su carácter efectista, sin dudas causa a simple vista un efecto en la población, que pudiera beneficiar al gobierno, sobre todo en los fanáticos del socialismo del siglo 21 o mejor conocidos como chavistas radicales, que han venido alejándose del proyecto, por todas las penurias que están pasando como consecuencia del fracaso de Maduro al frente del gobierno y por la manifiesta carencia de los bienes de primera necesidad, que han desaparecido de los anaqueles, pero genera una profunda indignación en la sociedad en general, que observa aterrorizada el accionar "legalizado" de pirañas civiles y uniformadas, haciendo de las suyas en negocios y empresas de larga y dilatada trayectoria en el país.

Si Maduro y su gobierno quisieran luchar de verdad contra la especulación y la corrupción, debieron ordenar la inspección y auditorías a todas las empresas que han sido beneficiadas desde CADIVI, informar al país por los medios de comunicación el listado total de esas empresas y los montos en dólares asignados y entregados a cada una de ellas, desde que se decretó el control de cambio hace más de 10 años y llevar el control periódico del desempeño y funcionamiento de esas compañías, para determinar el buen uso de los dólares asignados, pero como eso no se ha hecho ni se hizo, porque el proceso de asignación y liquidación de dólares por parte del gobierno, ha estado signado por la matraca, las alcabalas, el tráfico de influencias, la mano peluda y la discrecionalidad de quienes lo administran, que no son otros que altos e influyentes funcionarios y dirigentes del partido de gobierno, todas esas perversidades y corruptelas, han ocurrido en las narices, primero de Hugo Chávez y ahora de Maduro, Cilia, Cabello y el entorno presidencial.

De allí que es una grosería electorera inaceptable, que Maduro quiera embaucar a los venezolanos, al pretender hacer creer que lucha contra un mal, que fue parido desde las entrañas de su corrompido gobierno y que sus actores fundamentales están en condiciones de intocables, ejerciendo los cargos en CADIVI, SICAD y en todo el entramado de las finanzas públicas, nombrados unos por Chávez y otros por el actual inquilino temporal de Miraflores, que muy a pesar de todas estas maniobras a las que he hecho referencia, terminarán frustradas por la acción decidida de nuestro pueblo, que le asestará con el voto, la gran derrota política y electoral el 8 de diciembre, colocándolo en condiciones de trabajador en preaviso. @pedrosegundoABP

[email protected]

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal