Agujero rojo

Rafael Gallegos's picture

Falleció Stephen Hawking, el astrofísico que describió a los Agujeros Negros como regiones cósmicas capaces de engullirse toda la materia cercana, desde planetas hasta soles y galaxias enteras.
Esta “revolución”, seguramente sin siquiera sospecharlo, ha aplicado una teoría similar a la de Hawking: los Agujeros Rojos, que se han engullido lo físico, las instituciones y hasta la moral de los venezolanos. Absorción del país para permanecer en el poder. Veamos una lista, parcial, de lo que se ha tragado el voraz Agujero Rojo:
1.- Pdvsa… Agujero Dojo-Dojito, con el agravante de que su ejecutor, Rafael Ramírez, escribe artículos donde se hace pasar por el salvador. ¡Habrase visto!
De aquella petrolera meritocrática que se enrumbaba hacia los seis millones de barriles y producía miles de millones de dólares en divisas con el petróleo a 20 $, apenas queda, luego de haber botado 23.000 técnicos - corazón y cerebro de la empresa - una desvencijada industria petrolera de mínima y decadente producción, con las refinerías desmanteladas, importadora de gasolina y sometida a protestas por hambre y renuncias masivas de sus trabajadores. ¿Quién se tragó aquella Pdvsa Azul?... el Agujero Dojo. Y que quede claro, hoy el barril está, a 60 $.
2.- El parque industrial y agrícola… Hoy existen en Venezuela el 30 % de las empresas de hace 20 años. Producen al 20 % de su capacidad instalada y muchas están en proceso de cierre. Se siembra apenas el 30 % de las tierras aptas. El hierro y el aluminio son el 10 % de lo que fueron.
A esas empresas se las engulló el Agujero Rojo, construido a punta de “exprópiese”, control de precios, del dólar y de empresas socialistas quebradas. ¿Las excusas?: guerra económica, inflación “inducida”, escasez “programada”, dólar today y ahora, las medidas económicas del imperio.
3.- Las Instituciones… ¿Recuerdan la separación de poderes? ¿Recuerdan cuando en la República Civil de nueve elecciones presidenciales, en siete ganó la oposición, incluyendo a Chávez? Por cierto, si la ONU viene y observa esta “tramparencia” electoral, sale espantada.
¿Recuerdan que Betancourt, Leoni y Caldera entre otros, no tenían mayoría en el Congreso y sin embargo le pagaban religiosamente a los parlamentarios, obedecían sus leyes y fueron incapaces de intentar anularlos con Asambleas Constituyentes electas con el “no voto” de las mayorías? ¿Dónde quedó ese ejercicio de democracia de la República Civil? … Se lo tragó el Agujero Rojo.
4.- El futuro… cuando cayó Pérez Jiménez, había tan solo 5.000 estudiantes universitarios. En democracia surgieron cientos de universidades públicas y privadas que formaron millones de profesionales de calidad, que hoy se van apenas se gradúan, al igual que los técnicos y la mano de obra. Y no es que “se roben los cerebros”, como pobremente se justifica el gobierno, es que la quiebra nacional los aleja de Venezuela. Han convertido (Midas al revés), a un país de alto potencial en refugiado y pedigüeño. ¿Dónde está el futuro de Venezuela? En el Agujero Rojo… por ahora y sólo por ahora.
5.- La rutina… los sueldos que alcanzan para mantener a una familia, el efectivo, la comida de los hijos, las medicinas ( 80 % de escasez), la atención hospitalaria, el alimento y transporte de los estudiantes que han desistido de sus estudios; las fiestas de cumpleaños, los disfraces de carnaval, los cines y los regalos del niño Jesús de nuestros infantes; los paseos nocturnos, la luz, el agua, la esperanza… ¿Quedará algo?
6.- La Unidad… duele decirlo, de los “revolucionarios” no se puede esperar más que tramoyas; pero si la oposición estuviera unida, otras serían las expectativas.
La unidad requiere valentía y cerebro. Y es el anticuerpo más poderoso que tenemos contra la autocracia. Frente Amplio, María Corina, Ledezma, Falcón… Sin unidad perdemos votando y no votando. En unidad ganamos votando y no votando. Pilas y guáramo…
VORÁGINE
El Agujero Rojo tan voraz se les salió de control y amenaza con convertirse en una vorágine que se los trague a ellos mismos. Porque parafraseando al Chapulín (también colorado), sin apoyo popular, sin divisas y en medio de la peor crisis de nuestra historia, ¿qué podrá sostenerlos? La represión y la ceguera internacional deberán ser infinitas para que puedan mantenerse en medio de tanta hambruna y desolación.
Parece mentira; pero la única estrategia económica que han mostrado… es el CLAP, muy inferior al hambre y muy superior a los recursos para repartir que quedan en Venezuela.
Vergonzoso meter al país por un Agujero Rojo para mantenerse en el poder. Y peor, seguir disfrazándose de demócratas huyendo de contarse de verdad en unas elecciones “competitivas”. Ganarán; pero no se legitimarán.
Pueblo hambriento solicita Democracia sin Agujeros (de ningún color).
Rafael Gallegos