Diálogo del absurdo

Rafael Gallegos's picture

En los años de la Segunda Guerra Mundial surgió una forma del drama que se denominó Teatro del Absurdo. Se trataba de obras teatrales sin argumento, sin conversaciones lógicas y al final el público quedaba presa de gran incertidumbre. Entre las más destacadas de ese género están “Esperando a Godot”, que pasa todo el evento esperando a un Godot que nunca llega, o “La cantante calva”, una conversación sin sentido entre dos familias.

Ahora los venezolanos presenciamos este Diálogo del Absurdo, caracterizado como conversaciones entre dos enemigos políticos donde no se sabe lo que hablan. Uno de ellos incumple los acuerdos y peor, los ignora. Al final tanto el gobierno como la oposición refieren el mismo evento como si fueran dos muy diferentes. Y el público (usted y yo), en primer término poseemos la certidumbre de no presenciar un diálogo sino dos monólogos y además, como el del teatro del absurdo, nos quedamos sin entender el guion, esperando a un Godot que nunca llega, y no sabemos si reír, si llorar, o si…

EN VOZ ALTA

El gobierno dice… me encanta el diálogo, soy el campeón de la conversación, ven a mí que tengo flor. La bendición al Papa y un saludo al imparcial Zapatero. Continúa manifestando: nosotros apenas le solicitamos a los opositores “paz”, el reconocimiento de la ANC y obediencia al TSJ.

La oposición pregona… claro que apostamos al diálogo; pero no nos van a volver a vacilar. La otra vez nos dejaron con los crespos hechos. Exigimos condiciones: soltar presos políticos, canal humanitario, reconocimiento a la Asamblea Nacional y cronograma electoral. No vamos a reconocer la Constituyente. Y que conste, gritan los opositores: estamos en conversaciones exploratorias. Todavía NO hay diálogo.

PASEO POR LOS SUBCONSCIENTES

En las grandes obras de la Literatura, a veces lo importante no es la trama, ni lo que se dice, sino lo que piensa cada personaje.

El gobierno piensa… me voy a vacilar a esos bobos, les haré promesas en privado y en público me haré el loco, cuando me pidan algo les voy a solicitar que reconozcan al TSJ y a la ANC, lo más que me pueden decir es que no y son tan torpes que a lo mejor se equivocan. Carajo, y si llegan a reconocer la ANC, les implantaremos el modelo cubano en sus narices y “democráticamente”. Tenemos que desanimarlos para las regionales, a ver si logramos aunque sea diez gobernadores. De no ser así vamos a quedar descubiertos ante el mundo, sabrán que nadie nos quiere y confirmarán que los ocho millones de votos para la ANC fueron inventados, que Smartmatic y Capriles tenían razón. Ah! y en el momento preciso les vamos a inhabilitar unos cuantos candidatos. ¿Qué te parece Raúl?

La oposición piensa… esta gente lo que está es asustada, no tiene plata, ni respaldo. Inventan el diálogo porque están con el agua al cuello, sin real, con el mundo encima y toda Venezuela quiere que se vayan. El único diálogo posible es la transición. No nos van a volver a vacilar. Son unos tramposos y lo que quieren es hacer tiempo para desbaratarnos las regionales y solidificar su dictadura. Y seguro los guerreros del teclado, más enemigos de la MUD que del gobierno, comienzan a decirnos vendidos, incapaces, colaboracionistas. Tenemos que ser firmes y claros para evitar malos entendidos.

LA ESTRATEGIA

El gobierno… dar las gracias a la oposición por estar dialogando, así sus votantes se molestarán y no irán a las elecciones. Decir que hay un diálogo profundo, que estamos a punto de un gran acuerdo. No cumplir nada de lo que ofrezcamos. Ah! y seguir diciéndoles asesinos, ladrones, cobardes, esclavos del imperio y todo los que se nos ocurra, que la ordinariez y la cursilería dan votos.

La oposición… Desmentirlos sin piedad. Mantener nuestras posiciones y estar preparados para las inhabilitaciones. Impulsar las elecciones de gobernadores, que ellos no ganan una votación… ni entre sus guardaespaldas.

EL PROPÓSITO

El Gobierno… Hacer tiempo, de aquí no nos vamos. Plan B: ubicarnos en países seguros (nunca se sabe).

La Oposición… Acelerar la salida de esta gente.

LA REALIDAD

1.- El gobierno tiene el sol en la espalda. Sin gente, sin plata, con el hambre generalizada, el país destruido, sin apoyo internacional, con elecciones vencidas.

2.- El gobierno dialoga para ganar tiempo.

3.- A la oposición le espera una cadena de victorias electorales… hasta las presidenciales (si hay elecciones).

4.- El mundo occidental seguirá repudiando al gobierno.

5.- En el corto plazo, la oposición será gobierno… no lo dude.

6.- Pero… sin Frente Unitario, Negociación para la Transición y luego un Acuerdo de Gobernabilidad, ese próximo gobierno no duraría ni seis meses. (Fernández dixit).

7.- O sea: si Godot no aparece, habrá que inventarlo.
Rafael Gallegos