“Ganamos Nosotros o Ganan ellos”

Reinaldo Aguilera's picture

Con la campaña electoral ya casi por terminar, se acerca cada vez más el momento decisivo en lo que respecta a las mal llamadas Elecciones Regionales, digo mal llamadas porque son solamente elecciones de Gobernador y no de cuerpos legislativos regionales como debió haber sido, pero esa es harina de otro costal; volviendo a lo que nos interesa, muchos caen en la disyuntiva, votar en blanco, votar nulo, abstenerse o darle el palo a la lámpara y salir del Chavismo/Madurismo en los estados del país.

El problema no lo tenemos los que estamos claros y sabemos que votar es el mayor acto de protesta pacífica y personal que existe, aunque otros tengan distintas visiones, el problema lo tienen quienes aún a estas alturas dudan de que esta sea una de las vías para debilitar al régimen que nos ahoga a todos y allí está el detalle como diría el recordado Mario Moreno “Cantinflas”.

Vemos por ejemplo que los obstáculos durante todo lo que va de proceso electoral, ha sido impuesto por propio régimen, a través del CNE de clarísima tendencia oficialista, que en vez de facilitar lo que han hecho es trabar todo lo que agilice las diferentes etapas procedimentales y al final dichas trabas no son contra las Organizaciones Políticas, son contra los ciudadanos, por lo tanto son los realmente afectados quienes debemos reaccionar, todos y no una parte como algunos pretenden.

La cúpula podrida oficialista ya no encuentra que hacer para mantenerse en el poder y ante la cercanía de lo inevitable, hacen malabares tratando de convencer a la ciudadanía de que voten por los candidatos rojos, pero en el fondo para el momento de escribir el presente artículo de opinión, en varios estados las elecciones las saben perdidas.

Ante la realidad de lo que ocurrirá en pocos días, cabe analizar y también preguntarse lo siguiente: ¿Quién me llama a votar quiere que actúe de alguna forma específica?, ¿Quiénes hacen el llamado a la abstención influyen en mí para que haga lo que piden?; ahora bien lo más importante, ante estas afirmaciones realmente cada quien se ha preguntado ¿Cuál es a nivel de compromiso personal, el verdadero interés como ciudadano ante la decisión por tomar el 15 de Octubre?
Para no pecar de soberbio y de pretender implantar solo mi punto de vista sobre la materia, voy a señalar brevemente lo siguiente; el ejercicio del derecho al voto es ciertamente un acto personalísimo de libertad, pero No ir a votar también lo es, abstenerse sin lugar a dudas es por demás producto de una decisión libre también, pero que trae consecuencias.
Solo por dar un ejemplo de cuales consecuencias se pueden enfrentar en un espacio geográfico como un estado cualquiera de nuestra Venezuela si la abstención es alta, les detallo el siguiente ejemplo: Imaginémonos por un momento que el conjunto de los ciudadanos aptos según el registro electoral vigente en algún estado se dividen en dos grupos por edades, de igual número. En el primer grupo los votantes son (mayores de 18 y menores de 40 años) hay una abstención del 75%, en el segundo, están los votantes que superan los 40 años, donde la abstención es sólo del 25%. ¿Los intereses de qué grupo dominarán, en principio, cualquier debate de interés público o en las decisiones políticas de ese estado?; espero haber sido lo suficientemente explicativo para que se entienda.
Finalmente, mantengo y sostengo que los demócratas votamos, exista dictadura o no, gobierno malo o gobierno bueno, porque hay que expresar siempre la voluntad de cada quien, en el camino de salir de la tragedia que nos abruma, hay que dar el siguiente paso y seguir avanzando; como bien lo dice Leonardo Padrón “No votar sería un error trágico para nosotros y una fiesta para la dictadura”, por eso tenemos que seguir adelante, venciendo todos los obstáculos, porque llegara un día en que con seguridad ganaremos todos, así de simple y sencillo.
Reinaldo J. Aguilera R.