El nuevo Plan Bolívar 2000


Imagen de Rocio San Miguel

El cierre del año 2010 culminó con la creación de los primeros 10 distritos militares en siete estados del país, para asegurar la frontera venezolana, reforzar y resguardar a la Nación, así como para mejorar la capacidad de despliegue y reacción de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), señaló el presidente de la República, Hugo Chávez Frías.

Sin embargo el asunto apunta en otra dirección: hacia el control de las tierras del sur del lago de Maracaibo para desmovilizar la producción privada de la zona y el soporte logístico que esta pueda brindar a la oposición de cara a las presidenciales, regionales y locales del 2012 en esta importante entidad territorial del país. Veremos qué dirección toma la actuación de la FANB en el resto de los Distritos Militares del país.

En el interludio del cierre del 2010 y comienzo del año 2011, los roles de guardia en la FANB se distribuyeron en responsabilidades sobre los refugios en distintas localidades del país, asignándose de parte de todos los componentes, oficiales responsables para la custodia de estos. Ello sin contar, las más de 10.200 personas que están bajo la responsabilidad de la Fuerza Armada Nacional en este momento, en más de 30 albergues constituidos en instalaciones militares del país, fundamentalmente de Caracas, Zulia y Vargas, que contrastan por la cantidad; con los pequeños grupos de personas ubicadas en la Vicepresidencia, Telesur, Palacio Blanco; Plaza Bicentenaria de Miraflores, Ministerio del Ambiente, Ministerio de Educación , la Torre El Chorro y una que otra dependencia más. En el marco de la instrumentalización militar en marcha, el Presidente procedió a estimular lealtades en el sector, ascendiendo a un mayor general, tres generales de División, tres generales de Brigada, dos coroneles, un vicealmirante y un almirante.

Pero el asunto no quedó allí. Esta semana han sido designados 87 militares para conformar la comisión presidencial para la emergencia, instalándose también en Caricuao, una unidad de fuerzas especiales de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), con el fin de reforzar la seguridad que no ha podido brindar en esa zona la milicia bolivariana.

Es claro que Chávez ha decidido echar mano de la burocracia militar nuevamente, para enfrentar la crisis de un gobierno que hace agua por todos lados, producto de la inocultable ineficacia en la ejecución de políticas públicas de largo aliento que eliminen la pobreza, la cual se manifiesta en su más dolorosa existencia cada vez que ocurren fuertes aguaceros en el país.

Una reedición del Plan Bolívar 2000 está marcha, aquel que terminó con sonadas acusaciones de corrupción en contra de militares activos, quienes ejecutando recursos al margen de los presupuestos ordinarios de los Ministerios, adelantaron políticas que se esperaban de alto impacto social y nunca lo fueron. Dos elementos son distintos una década después: 1.- Los recursos de este involucramiento militar están siendo controlados únicamente por el Comando Estratégico Operacional, lo cual tiene molestos a los componentes, especialmente a aquellos distintos al Ejército, que encuentran enormes dificultades a la hora de los despliegues asistenciales ordenados por Chávez. 2.- El desgaste que supone para la institución militar, ser utilizados nuevamente por un gobierno que tiene inscrito sobre sí, la certeza del fracaso por su incapacidad gerencial de lo cotidiano y de lo extemporáneo.

Fuente: www.talcualdigital.com

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios