Amor y odio en Venezuela

Rubén D. Lopera's picture

Desde la profundidad del cerebro hasta su corteza existen varios núcleos de neuronas con múltiples conexiones internas hacia la corteza, tallo encefálico y médula, además de varios neurotrasmisores químicos y hormonas que hacen que las emociones, pasiones y sentimientos afloren en la realidad cotidiana y se manifiestan en felicidad, amor, ira, odio, violencia, hambre, miedo, huída, sexo, tristeza, depresión, ansiedad, agresividad, entre otras manifestaciones en los seres humanos y como animales que somos con riaciocismo y mortales al mismo tiempo. Aparecen signos o síntomas físicos al tener estas emociones, como por ejemplo: taquicardias, subidas de temperatura, mareos, molestias digestivas, frecuencia respiratoria acelerada, palidez cutaneo-mucosa, sudoración, temblores, etc.

Si nos concentramos en dos sentimientos como el AMOR y el ODIO, los cuales se acercan mucho en cierta circunstancias de la vida cotidiana y no debemos extrañarnos porque sus centros cerebrales están muy cerca el uno con el otro y sus neurotransmisores se entrecruzan y se bloquean en sus receptores, es por eso que se dice que entre “al amor y el odio hay un solo paso”. Hay personas que dicen que se quieren mucho y luego se odian a muerte, ¿se puede entender esto?, lo mismo se puede expresar de “amor con hambre no dura” porque sus centros están muy cercanos en ese espacio del cerebro llamado circuito núcleo amigdalino, hipotálamo, ínsula, hipófisis, cíngulo, hipocampo, corteza prefrontal, putamen, estriado, tallo cerebral, médula.

Esta es una información al lector para que se oriente de que no es el corazón el centro del amor o del odio y pintar corazones o hacer figuras es meramente algo sentimental y de tradición, aunque por ahí se han discutido teorías de que si se pueden originar sentimientos el corazón; lo que si existen son sistemas nerviosos autónomos que están en el corazón que mantienen el latido cardíaco, pero sin corteza cerebral, por lo menos aún demostrada. Acordarse que falta mucho por investigar en el sistema nervioso y en el corazón. Hay un caso de un transplante cardíaco que la persona a quien se transplantó ese corazón se dijo que experimento sensaciones o emociones diferentes a las anteriores al transplante y menos de otra persona. Caso a investigar, según mi humilde opinión. En estos tiempos no se puede afirmar o negar nada. Lo que si puedo es informarles que hay un circuito de nervios entérico (digestivo) ya estudiado y con múltiples implicaciones en la vida cotidiana del funcionamiento de los organismos de los animales y entre ellos los humanos y con implicaciones inmunológicas bacterianas importantes para el funcionamiento integral de órganos y sistemas.

El odio, es hacer daño al prójimo, donde el odio racial, político, religioso, sexológico. ideológico y en esto tiempos esta ganando terreno, sobre todo el político en Venezuela esta tomando ventaja en contra de grupos de empresarios, de medios de comunicación impresos o de personas por expresar su descontento con sus gobernantes y sus políticas actuales o simplemente por no estar de acuerdo con su ideología o pensamiento único; este odio ha fracturado una nación y es muy peligroso y en ocasiones nos hacen recordar el nazismo, las tiranías, el fascismo de hace años y de líderes de otras naciones, con el desencadenamiento ya conocido de muerte y destrucción.

Se dice que todos los humanos tenemos la capacidad de amar, pero también de odiar, el odio siempre será malo por las reacciones que pueda generar. La maldad envuelve odio y se pude detectar con las miradas y los gestos de las personas al actuar. Es muy importante detener y detectar a las personas que odian al prójimo y más si son líderes o gobernantes. Algunos son muy astutos y saben muy bien engañar, acordarse de Hitler y sus compinches militare. Otros animales creo que no odian a nadie, no he visto nunca en los ojos de un perro, gato, caballo odiar.

En Venezuela hay una mezcla de pasiones, emociones y sentimientos como en todo el mundo, pero en esta crisis política con elecciones impuestas y a destiempo, donde hay líderes que dicen que aman al pueblo y empuñan su mamo con fuerza y amenazan al prójimo, es difícil creer muchas cosas. Voten con amor y esperanzas por una patria mejor y reencuentro, si odian decidan con su voto en las urnas, respetando la famosa ley. No se compren ni se vendan al mejor postor, acordarse de que todo se consume y se acaba, o sea hay un principio y un fin; un alfa y un omega, un YIN y un YAN. Todos los días deberían de estar enamorados, no solo el día de San Valentín; regalen arroz, caraotas, huevos, azúcar, café, frutas, abrazos sinceros y besos apasionados cerebrales. No a la guerra, si al amor y recuerden orar por las familias, por Venezuela y por mi.
Rubén D. Lopera
Neurocirujano. Mgs. Educación Superior