¿Dónde está CNN en Venezuela?

Rubén D. Lopera's picture

Cuando tomo el control de mi TV y coloco el número del canal CNN en español, veo una pantalla negra e inmediatamente ¿pensé o me pregunté? ¿Será esto, obra de alguna orden ejecutiva del gobierno a un funcionario de Conatel de Venezuela? o ¿será algún problema técnico de la empresa de cables de TV de señales internaciones? Pensé lo primero por las informaciones recientes dadas por los excelentes periodistas y reporteros de la empresa CNN. Bellas, encantadoras, agraciadas y los caballeros muy respetuosos; pero ante todos buenos trabajadores y de seguro buena gente, porque en el 80% son de origen latino sobre todo el personal que está a la vista en las pantallas de la televisión; algunos más valientes que otros por ser el reflejo directo de la información ante el público televidente de un hemisferio y de muchas partes del mundo. No se de que modo se mide la veracidad de una información o cual es el margen de mentira o de error al hacer pública una noticia como la del tráfico o venta de pasaportes de un país, dar un nombre de personas supuestamente traficantes o simplemente mencionar a una persona de algún hecho ilícito y que sea expuesto públicamente, sin tener pruebas contundentes. A menos que obedezcan órdenes a ciegas de los directivos o coordinadores del canal. No creo que obedezcan órdenes de los jerarcas del Imperio, porque si es así soy muy inocente e iluso, aunque todo puede pasar en el mundo de la comunicación o en la viña del Señor.

La función del emisor es trasladar o transmitir una noticia, todo depende como la traspasa y en que lenguaje o tono para que llegue al receptor y de donde proviene la información; siempre he creído o me han convencido de que lo que emiten tienen un gran contenido de verdad los periodistas de CNN, no así con VTV o Telesur en Venezuela u otros canales privados, los cuales muchos omiten información verdadera por miedo a la censura que está presente en algunos gobiernos del mundo y cerca del mar de la felicidad.

La pluralidad ideológica de los entrevistados en CNN es evidente, las invitaciones a todos los ideólogos la he visto desde que empezó ese canal y el margen de información noticiosa al momento de la noticia es evidente en 20 años. Creo que mucha gente en Venezuela tenía una ventana mundial abierta a los sucesos diarios del mundo, sobre todo de la realidad política latinoamericana y sobre todo la venezolana que es tan necesaria en estos tiempos de crisis e incertidumbre. Donde muchos compatriotas quieren irse y otros huir por múltiples razones.

El miedo a que una verdad salga a la luz pública paraliza o altera la conciencia del ser humano, de un gobernante o de algúno que esta en la corrupción del poder, porque “el que nada debe , nada debe temer” y hay formas legales de defenderse, pero no apagando al emisor y menos amenazando. Y por supuesto que no paguen justos por pecadores cuando somos los receptores de cualquier medio comunicativo.
Si hay mentiras y que casi siempre tienen “patas cortas” debe de salir la verdad, pero hay que enfrentar no atacando, ni en retaguardia y menos amenazando al emisor y quitar la señal de un programa y menos de todo un canal a una población, porque por ahí se está viendo el reflejo de lo débiles, de los tiranos o de los miedosos y cobardes. Ya quedo en el ambiente la maldad y la duda. Y el que este libre de culpa en este problema que tire la primera piedra, en este mundo de las telarañas de las mafias comunicaciones y las de los poderes en los gobiernos, donde el problema de Odebrecht se queda pequeño, ante la corrupción mundial.

He aprendido mucho en este socialismo del siglo XXI con la frase “El que tenga ojos que vea, y el que tenga oídos que escuche”. He visto y oído los insultos y groserías del poder a los comunicadores sociales, la injusticia y el hambre en la calle, cárceles y en las casas, la muerte y la enfermedad de los ciudadanos indefensos y humildes, la gran cantidad de viviendas construidas y las expropiaciones, los campos y fabricas destruidas y abandonadas, los estudiantes y casas de estudio por montones, graduados rápidamente y los que esperan comedores y transporte de calidad, los “barrio adentro” y lo que está por fuera y los enfermos que llegan a hospitales, el color rojo y los uniformes verdes en las calles que compite con el color de los parques y flores de las montañas, las colas para entrar al estadio y las de pan y comida para buscar sobrevivir, “gobernantes” en la selva con el asesino guerrillero, los abrazos hipócritas el las cumbres políticas, la búsqueda de un medicamento para un familiar por dos años y oír no hay, la complicación de enfermedades o muerte por esta misma razón de escasez, aviones, tanques, armas y sonido supersónico en muchas marchas y festejos, la palabra revolución, apatria, venceremos, así es que se gobierna, el hombre nuevo.¿Y el hombre viejo qué?, el pensionado y el jubilado que cobra y quiere más; además de los que esperan por este beneficio y se lo merecen.
Antes de golpear averigüen e investiguen primero. Espero que CNN retome de nuevo su señal en Venezuela, por el bien de todos, porque la información seguirá fluyendo por toda una red y se puede destapar aún más. Mandamiento de la ley de Dios “No mentir”. He visto a Hitler, Fidel, Trump, expresidentes difuntos en pancartas y en la TV y últimamente a muchos Gandhi de aspecto físico por las calles de Venezuela. He visto la bondad pero también la maldad y la inseguridad. Aunque está también Dios que “todo lo ve y escucha, sobre todo al que ora”.
Rubén Lopera