Los peligros y consecuencias de esta crisis

Rubén D. Lopera's picture

Son muchas las variables de los problemas que se pueden determinar, estudiar o analizar en esta Venezuela de caos, anarquía e incertidumbre y en donde muchos personeros del gobierno y no gobierno no hacen nada para corregir o minimizar el peligro potencial en muchas áreas, como por ejemplo en la salud, en donde se puede involucrar el transporte público, la alimentación y la inseguridad, entre muchas otras áreas.

Empezando por el transporte público se observar gran cantidad de pasajeros que son trasladados “colgados” en las puertas de las busetas y parte de su cuerpo propensos a traumas o caídas del vehículos en marcha o proclives a lesiones por choque con otros vehículos en circulación, sun cituron de seguridad, con sobrecargas de peso y posiblemente muchos vehículos sin el mantenimiento, fallas mecánicas, todo esto debido a la escasez de repuestos, costo de los mismo e inaccesibles para muchos. A la larga esto traerá accidentes, lesionados, daños materiales y muerte por este problema. Si sigue esta anarquía y las autoridades no le ponen un parao, lesionados y muertos será inevitable. Esto es solo una variable en relación al transporte, pues no involucro el estado de las calles y carreteras, personalidad y vicios de los conductores, “vista gorda” de las autoridades, falta de educación vial, mafias y corrupción entre otras.

En relación a la alimentación se van a ver las consecuencias de la crisis, con desnutrición, perdida de peso, carencia de nutrientes y que a la larga se reflejará en los niños de muchas mujeres embarazadas y en la aparición de defectos congénitos por falta de nutrientes esenciales para todas las células del organismo humano. Esto parte de una cadena de procesos que involucra una mala alimentación en donde los alimentos dados en misiones no pondrán compensar la falta de nutrientes a toda la población, porque no todos tienen el beneficio de la famosa “caja o bolsa”, además no llega regularmente en muchas áreas y sobre todo porque hay alimentos como verduras, huevos y carnes que no llegan a mucha gente y su costo es elevado constantemente por la corrupción, bachaqueros, especuladores, mafias; las cuales son muy cercanas a áreas de poder económico y enchufados con botas y uniformes, los cuales todos se escudan en la escusa del dólar paralelo o de la “guerra económica”, por cierto, guerra que sigue ganado la batalla y que al final decidirá el destino de mucha gente y del gobierno.

La gran mayoría de las colas en Venezuela están en las puertas de los bancos, bodegas o supermercados, unos esperando que se haga efectivos sus pensiones, bonos o que le den 10 o 20 mil bolívares para comprar sus medicinas y alimentos, humillados y mal tratados, sobre todo los de tercera edad. Aún así, no pueden comprar todos los alimentos o medicinas necesarios, por la escasez, especulación diaria y anarquía total, sin control en muchos sectores de la sociedad. Sigue rondando el famoso dólar paralelo en los productos de anaqueles de muchos supermercados de enchufados, con productos importados…? . El costo de los medicamentos y su escasez traerá más dificultad para frenar enfermedades y muerte.

En el país de los ricos enchufados, de ideologías primitivas y de muchos corruptos del gobierno, el ciudadano de a pie es más pobre, limosnero, enfermo y desnutrido. En un país con hambre y escasez, el amor a la patria no durará.

La inseguridad es una queja constante en todos los ciudadanos, al matar a familiares, robar sus celulares, cauchos, baterías,invadir domicilios, asaltos en busetas, entre otros. Robar las bolsas de comida se podrá ver en un futuro; los arrebatos y carteristas no pararán; todo esto traerá miedo, estrés, deseos de salir del país y lesionados. Así que señores del gobierno y alcaldes a trabajar por la seguridad de sus ciudadanos y no sigan saltando puestos y talanqueras, como los diputados que fueron elegidos por el pueblo para ejercer sus funciones y los cuales se juramentaron ante “dos asambleas” una ¡y que! en desacato y la otra inconstitucional. Vaya justicia y poderes en Venezuela.

Si no hay comida y dinero suficiente, aparecerán los zombies como en las películas de terror buscando el alimento como sea, y siendo más imaginativo, nos comeremos entre todos y muchos estarán débiles y enfermos. Esta batalla económica la sigue perdiendo el poder y sus corruptos, pero las consecuencias las padece y la sufrirá todo el pueblo, no los ilícitos y podridos de arriba.

Todo se acaba o muere algún día, el dinero aún más, las limosnas duran poco para los pueblos y la alegría del tísico es ya conocida, pues sin alimentación adecuada y constante no hay enfermo que aguante su destino final. Y si esto sigue como va, aparecerán nuevas epidemias y enfermedades en toda la nación. Acordarse de la ceguera de muchos ciudadanos por avitaminosis que aparecieron en una isla del mar de la felicidad hace años y era por falta de nutrientes.Además las bacterias oportunistas, los virus, los hongos y los parásitos están siempre al acecho, en condiciones de pobreza.

“Juventud divino tesoro” y del siglo XXI no nos dejen solos; luchemos y batallaremos por la victoria y libertad, que 20 años de corrupción es mucho tiempo y volver juventud con la frente en alto y con bríos por la libertad de todos.

Fe, esperanza y renovación debe ser la consigna. MUD, politiqueros y gobierno se les acaba su tiempo, vendrán nuevos actores y situaciones.

AUTORIDADES DE SALUD, SEGURIDAD, ECONOMÍA, ALIMENTACIÓN Y TRANSPORTE, "MOSCA Y PILAS" el país se los pide, la crisis es muy peligrosa para todos.
Rubén D. Lopera
Neurocirujano. Magister en Educación Superior