Trauma craneal papal y la prevención vial

Rubén D. Lopera's picture

Este escrito es para hacer varios recordatorios en relación a medidas muy puntuales y preventivas en accidentes viales y algunas consecuencias físicas al cuerpo humano muy común en la vida cotidiana y a propósito de lo visto en TV en el incidente de la visita del Papa a Colombia, el cual presento un ligero trauma craneo-cara, orbitario izquierdo con herida superciliar con hematoma palpebral e inflación evidente en la región malar, por un golpe en su frente y pómulo al chocar su cara con el vidrio delantero del Papamóvil.

En un reciente seminarios de medicina aeronáutica (INAC) el instructor nos insistió, no se quiten nunca el cinturón de seguridad en un viajes en avión y manténgase en sus asientos el mayor tiempo posible, porque los imprevistos en un vuelo pueden aparecer en cualquier momento. Imagínense un impacto del cuerpo humano dentro de un automóvil a diferentes velocidades con algún objeto fijo, móvil o salir expedido del vehículo por no tener colocado al cuerpo el cinturón de seguridad. Si estamos desprevenidos, no preparados o pendientes de cualquier frenazo o un choque, el trauma es peor. Les recuerdo que un choque vehicular se pueden producir varios impactos en diversas partes del cuerpo humano: la parte externa contra cualquier parte del habitáculo, con otros pasajeros u objetos en el interior del coche; impacto de órganos internos contra otros órganos o el esqueleto, si somos expedidos del vehículo, impacto con objetos fijos o móviles y lo peor ser atropellados por otros vehículos que estén en circulación. El cinturón de seguridad impediría en algo traumas dentro del vehículo y la salida del cuerpo humano fuera del vehículo, por ende disminuiría el índice de morbi-mortalidad en un país.

Lo visto en el lamentable accidente o incidente ocurrido al Papa en su Papamóvil, donde un aparente frenazo a poca velocidad y estando de pie el Papa se golpeara la frente y la cara contra el vidrio delantero al tratar de saludar a un niño. El Papa no tenía el cinturón de seguridad y estaba de pie, es un simple ejemplo de lo que puede pasar al ser trasladado dentro de un vehículo. Queda a imaginación del lector los diferentes accidentes que puedan suceder al ver personas en camiones, camionetas, coches de diferentes modelos entre otros, en los cuales no van protegidos por guardaespaldas, no tienen cinturón de seguridad y van conducidos con conductores inexpertos, drogados o borrachos. No se vayan muy lejos y véanse en la realidad actual montados en el transporte de nuestro país en taxis, rutas, busetas, buses, jeeps de nuestras ciudades con conductores intrépidos, prepotentes, groseros, cansados, fatigados y además carros sin cinturón, mucha gente de pie y aglomerada. Sin comentar la calidad, seguridad y estado mecánico de los vehículos.

Puntualizando específicamente con el trauma de la frente y la cara del pontífice Francisco y su rápida evolución en hinchazón y hematoma, que son frecuentes en esa zona donde se ve con frecuencia en el boxeo, pero sobre todo en individuos con piel frágil y en personas de tercera edad, además por el contacto con el arco superciliar del hueso frontal en la orbita ocular y el hueso malar (pómulo). La inflamación y el sangramiento son frecuentes. Sugerencia: colocar bolsa de hielos local para evitar en algo el aumento de volumen y parar la hemorragia hacer presión con algún pañuelo si hay herida. El los pacientes de tercera edad tener más cuidado con traumas aparentemente leves en cráneo, incluso caídas, pues pueden evolucionar a hematomas intracraneales posteriores al trauma y que aparecen los síntomas de 15 días a tres meses después del trauma, son los hematomas(coágulo) intracraneales subdurales crónicos de los ancianos y que en algunos casos se complican y pueden matar al paciente si no se diagnostica a tiempo por el personal médico de un centro de salud y pueden pasar desapercibidos también por los familiares porque los signos y síntomas son variados, como por ejemplo conductas inapropiadas, olvidos, algún tipo de parálisis o movimiento incardinados, alteraciones sensitivas, cambios al hablar, entre otras.

Cuídense como conductores, pasajeros o peatones. No olviden que Venezuela se encuentra entre las primeras naciones con altos índices de mortalidad por accidentes viales e inseguridad, incluso en robo de pertenencias dentro del transporte público. Hay que insistir mucho en educación y seguridad vial, sobre todo en nuestras escuelas, liceos y Universidades, así como en cursos de Primeros Auxilios.

Que Dios nos cuide a todos.

Rubén Lopera
Gracias