Saqueos de Daka: síntoma de una conmoción social que puede evitarse a tiempo


Imagen de Heinz Dieterich

1. SAQUEOS DE DAKA: ¿AVISO DEL NUEVO CARACAZO?: “¡Que no quede nada en los anaqueles!” dijo el Presidente Maduro por televisión, al anunciar la intervención de la empresa usurera Daka, lo cual animó a algunos venezolanos a tomar la justicia económica en sus propias manos, frente los abusos de esa empresa. El resultado fue previsible. Se saqueó la tienda respectiva en Valencia y la Guardia Nacional tuvo que intervenir y detener a la gente. Una medida dizque contra los capitalistas especuladores, obligó al Estado armado proteger justo a estos capitalistas abusadores y su propiedad privada, contra la gente pobre que dice representar.
El evento evidencia toda la suicida esencia de las medidas contra “la guerra económica” y del belicista discurso de Maduro, ante la crisis. Y, no se trata de un evento puntual, sino sintomático de la evolución de la crisis que tiene un resultado previsible: un régimen militar a partir de 2014 o elecciones generales que perderá el “Bolivarianismo”.

2. LAS MEDIDAS ECONÓMICAS SUICIDAS DEL GOBIERNO.

Si el gobierno no hubiera tomado medidas frente a la crisis económica su evolución hubiera colapsado al sistema a mediados/fines de enero, 2014. Pasada la embriaguez consumista de Navidad, el sistema iba a implosionar bajo el peso de la hiperinflación o bajo el impacto de las drásticas medidas, necesarias para controlarla. Contrario al discurso del gobierno, las medidas tomadas no alejaron ese peligro, sino que lo potenciaron y acercaron dramáticamente, porque no son anti-cíclicas a la crisis, sino pro-cíclicas; al igual que el discurso del Presidente.

Es obvio, que esas medidas fueron concebidas por mentes estatistas fuera de la realidad --es decir, mentes que siguen con la absurda idea de que el Estado venezolano está en condiciones de imponer su voluntad a la crematística de mercado por la fuerza armada-- y con un desconocimiento total de las ciencias económicas y políticas. No tiene nada de sorprendente, entonces, que están acelerando el fin del Bolivarianismo con suicida rapidez.

3. LA NATURALEZA DE LA CRISIS: EL BOLIVARIANISMO CONVERTIDO EN SISTEMA CAÓTICO

Las medidas recientes y el discurso escogido para ganar las elecciones municipales de diciembre, han convertido al “Bolivarianismo” en un sistema caótico, entendido el término en su significado científico. Es decir, se ha convertido en un sistema tan inestable que puede sufrir un cambio cualitativo (cambio de fase) en cualquier momento y causado por cualquier micro-evento que en su estado sistémico normal no tendría repercusión alguna sobre su estabilidad. (Ver lección de Tunisia). Para Venezuela el evento empírico que evidencia que el sistema se encuentra cerca del punto de viraje y cercano al cambio de fase --es decir, la entrada al estado de conmoción social con las únicas opciones posibles de un régimen militar o elecciones anticipadas-- es el caso “DAKA”.

4. CHÁVEZ NO QUISO VER LA REALIDAD, MADURO NO PUEDE VERLA

El miércoles, 5 de diciembre del año 2001, a las 21:30 horas, me encontré con el amigo Hugo Chávez en el Palacio de Miraflores. Le dije que le iban a dar un golpe militar y le expliqué la información respectiva. Que el golpe estaba planeado para febrero del año entrante. (Después, los conspiradores lo pospusieron dos meses.) El Presidente respondió que no había peligro, porque los respectivos comandantes militares eran amigos o ex alumnos suyos. Al día siguiente, estando yo ya en México, me llamó su hermano Adán, entonces Secretario Particular del Comandante. Qué el Presidente pedía que le explicara más mi hipótesis y las fuentes de información. Que después me iba a llamar para discutirla. Le envié lo que pedía -- y nunca más tocó el tema conmigo.

Tres días antes de la cita en Miraflores, le había expuesto el mismo análisis a la entonces Vicepresidenta, en presencia de todo su equipo de asesores. Su reacción consistió en enojarse y decir que era imposible. Que ella conocía a los americanos y que Washington no quería un golpe. Era el patrón general de la conducción bolivariana, tal como evidenció el entonces Ministro de Defensa a escasos días del golpe, cuando declaró públicamente, que no había peligro de un golpe de Estado. Es decir, los principales líderes del proceso, con contadas excepciones, estaban en franca negación de la realidad. Ninguno de ellos pagó su gravísimo error político con la renuncia forzada o la dimisión voluntaria. Estaba en plena vigencia la cultura política de la impunidad de la 4ª República – igual que hoy.

5. LA CEGUERA SIGUE: EL FIN ES PREVISIBLE

La misma negación de la realidad y su manipulación propagandística ha sido siendo una constante en el proceso. Con la enfermedad mortal del presidente, todos los principitos del proceso se murieron por estar ante las cámaras y comunicar alguna información del Líder, terminalmente enfermo en Cuba. Ninguno de ellos nunca se atrevió a decir la verdad: que el Comandante no iba a volver a ser Presidente.

Con el gobierno de Maduro/Cabello la sabia observación de Sófocles, de que a quién los dioses lo quieren destruir, le pegan primero la ceguera, entra en su apogeo. Chávez no quiso ver los hechos, porque contradecían su visión de la realidad. Maduro no puede verlos, porque le faltan “los ojos de la razón“ (Hegel): la teoría. El precio que se pagará por esta ceguera política es claro: conmoción social, seguido por un régimen militar o elecciones generales que ganarán la derecha, Washington, Miami, Uribe y Aznar.

6. RECUERDO PERSONAL Y PREGUNTA A MI AMIGO WILMAR CASTRO

El día del golpe del 11 de abril, 2002, llamé a mi amigo Wilmar Castro, Teniente Coronel de la Fuerza Aérea, para preguntar cómo podía ayudar a impedir que los pinochetistas venezolanos tomaran el poder. Me dijo, que se había despedido de su familia y que estaba rumbo a Maracay, a integrarse con la resistencia de los militares patrióticos, que coordinaba el General Baduel con sus paracaidistas, aviones y tanques en esa gran base militar. Y que hablara yo con Maracay para coordinar esfuerzos. Así lo hice, como hicieron muchos otros amigos y compañeros del proceso.

Hoy me pregunto y pregunto a Wilmar, actual Gobernador del Estado de Portuguesa: “¿Qué le van a decir los líderes de este proceso a los millones de patriotas que han sacrificado su vida personal por este proyecto histórico del amigo Hugo Chávez?”, cuando de nuevo se caiga este Bolivarianismo por la ceguera e ineptitud de la dirección?.

¿Saldrán nuevamente impunes los líderes de la derecha golpista, como en el 2002? ¿Pagando los pobres el precio y la revancha que la derecha les va a cobrar? ¿No hay nada de decencia ya en la dirección de este proceso?

Aclaro: Este llamado a dirigentes honestos del Bolivarianismo como Wilmar Castro, no es a un golpe de estado contra Maduro, sino a alzar su voz dentro del PSUV o preferiblemente de forma pública, para que se hagan de una vez los correctivos necesarios y se evite así un golpe de la derecha. No hay tiempo que perder.

Fuente: http://www.aporrea.org/actualidad/a176653.html

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios