Cómo prevenir un cáncer


El Código Europeo Contra el Cáncer (CECC) recoge los principales factores de riesgo del cáncer, las técnicas de diagnóstico precoz, y los signos y síntomas de alarma que con más frecuencia acompañan a la enfermedad. Desde la página web de la Asociación Española contra el cáncer www.todocancer.com se recogen las siguientes recomendaciones.

1.- No fumes.

Si fumas, déjalo lo antes posible. Si no puedes dejar de fumar, nunca fumes en presencia de no fumadores, especialmente si son niños.

Entre el 25% y el 30% de todos los casos de cáncer que se diagnostican en los países desarrollados están relacionados con el tabaco. Entre el 87% y el 91% de los cánceres de pulmón en los hombres y entre el 57% y el 86% en las mujeres, son atribuibles al tabaquismo.

Otros cánceres como el de esófago, laringe, cavidad oral, riñón, vejiga, estómago y cuello uterino, también están relacionados con el hábito tabáquico.

2.- Evita la obesidad.

En los países de la Europa Occidental, el sobrepeso y la obesidad explican aproximadamente el 11% del total de casos de cáncer de colon, el 9% de los casos de cáncer de mama, el 39% de los de endometrio (útero), el 37% de los de esófago, el 25% de los cánceres de riñón y el 24% de los de vesícula biliar.

Es importante que aumentes el consumo de frutas, verduras y hortalizas: come al menos cinco raciones al dia y limita el consumo de alimentos que contienen grasas de origen animal. El 30% de todas las muertes causadas por el cáncer están relacionadas con la alimentación.

La ingesta de frutas, verduras y hortalizas tiene un efecto beneficioso sobre el organismo, disminuyendo el riesgo de aparición de una amplia serie de cánceres, especialmente de esófago, estómago, colon, recto y páncreas. Esto es debido a que estos alimentos contienen un gran número de sustancias como es el caso de diversas vitaminas y minerales que parece que tienen un efecto protector frente a determinados cánceres. Los cereales (pan, arroz, pasta…) constituyen la base de la alimentación y proporcionan fundamentalmente fibra (sobre todo si son integrales). Se les asocia con una reducción en el riesgo de cánceres del aparato digestivo, entre ellos el cáncer colorrectal.

3.- Realiza alguna actividad física de intensidad moderada todos los días.

Existe evidencia de que realizar una actividad física de intensidad moderada diariamente está asociado con una reducción del riesgo de padecer cáncer de colon, mama, útero y próstata.

La actividad física beneficiosa para la salud es aquella de intensidad moderada que se realiza diariamente, o casi todos los días, con una duración mínima de 30 minutos. Si no se puede realizar una actividad física de intensidad moderada, pueden realizarse 60 minutos de intensidad suave.

4.- Disminuye el consumo de alcohol.

Si bebes alcohol, ya sea vino, cerveza o bebidas de alta graduación, modera el consumo a un máximo de dos consumiciones o unidades diarias si eres hombre o a una si eres mujer.

El consumo de bebidas alcohólicas aumenta el riesgo de padecer entre otros, cáncer de la cavidad oral, faringe, laringe, esófago, hígado, colorrectal y mama.

Si al consumo habitual de bebidas alcohólicas le añadimos el de tabaco, se observa un efecto multiplicador del riesgo de padecer algunos de estos cánceres, de manera que el riesgo aumenta entre 10 y 100 veces respecto a las personas que nunca han fumado ni bebido.

5.- Evita la exposición excesiva al sol.

El cáncer de piel es más frecuente en las personas de piel blanca y su principal causa es la luz ultravioleta de la exposición solar.
Existen varios tipos de cáncer de piel, entre los que destacan los carcinomas cutáneos y los melanomas:

- Los carcinomas cutáneos muestran una relación con la exposición crónica al sol, siendo el tipo de cáncer de piel más frecuente en personas que trabajan al aire libre. Su grado de curación es muy alto.

- El riesgo de melanoma parece estar relacionado con la exposición intermitente al sol. Las quemaduras en la piel causadas por el sol son un importante factor de riesgo para desarrollar este tipo de cáncer.

6.- Aplica estrictamente la legislación destinada a prevenir cualquier exposición a sustancias que pueden producir cáncer.

La promoción y cumplimiento de medidas destinadas a prevenir la exposición a los agentes cancerígenos en los lugares de trabajo, están basadas en el comportamiento responsable de tres grupos fundamentales:

1. De las personas e instituciones, tales como los legisladores y responsables de garantizar su cumplimiento, que tienen la obligación de dictar y aplicar leyes, normas y recomendaciones claras y a su debido tiempo, en función del consenso científico existente en cada momento.

2. De las personas que deben cumplir estas normas, leyes y recomendaciones para proteger la salud de otros (empresarios, médicos del trabajo y expertos en higiene y seguridad laboral).

3. De todas las personas para que protejan su propia salud y la de otros y presten atención a la presencia de factores cancerígenos con el fin de evitar o al menos reducir la exposición a éstos.

7.- Detección precoz del cáncer de cuello de útero.

La citología o prueba de Papanicolaou (PAP), realizada cada 3-5 años es una forma eficaz de detección precoz del cáncer de cuello de útero. Es aconsejable que todas las mujeres sexualmente activas y/o a partir de los 25 años y hasta los 60 se realicen esta prueba de forma periódica.

El objetivo de esta prueba es detectar lesiones precursoras del cáncer de cuello uterino, de tal forma, que el diagnóstico en estas etapas tempranas permita aplicar tratamientos sencillos y obtener una completa curación de las mismas.

Actualmente también se está valorando el papel que la detección del Papilomavirus Humano (VPH) puede tener en el diagnóstico precoz del cáncer de cuello uterino, ya que hoy día sabemos que la infección producida por ciertos tipos de este virus es el factor de riesgo más importante de este cáncer.

8.- Detección precoz de cáncer de mama.

El cáncer de mama es el tumor más frecuente entre la población femenina. La mamografía es un procedimiento eficaz para la detección precoz de esta enfermedad, ya que es capaz de detectar tumores que aún no han dado síntomas.

Un programa de detección precoz de cáncer de mama bien organizado, con un buen cumplimiento por parte de las pacientes, debe dar como resultado una reducción en la mortalidad de al menos el 20% en mujeres de más de 50 años.

9.- Detección precoz de cáncer de colon.

La posibilidad de identificar una lesión premaligna bien definida, asociada con el diagnóstico de la enfermedad en las primeras fases, hacen del cáncer de colon un candidato ideal para las pruebas de detección precoz.

Recientemente se han producido importantes avances en este campo gracias al progreso de las técnicas de diagnóstico como el test de sangre oculta en heces (TSOH) y la colonoscopia:

- El test de sangre oculta en heces (TSOH), integrado en un programa adecuado que permita descartar falsos positivos, puede llegar a reducir la mortalidad por cáncer colorrectal entre el 16% y el 27%. Se propone realizar la prueba cada dos años a partir de los 50 años.

- La colonoscopia permite visualizar el colon a través de un tubo largo y flexible llamado endoscopio. Es por ello que el programa de detección precoz debe abordarse de manera integral de acuerdo con los criterios médicos apropiados.

10.- Vacunación contra el virus de la hepatitis B.

Aproximadamente el 18% de todos los cánceres son atribuibles a infecciones provocadas por virus y bacterias. Entre ellos destacan el cáncer de hígado, cuello de útero, estómago y algunos tumores linfáticos y de la sangre. El virus de la Hepatitis B y C, el virus del Papiloma Humano, el virus de la Inmunodeficiencia Humana o el Helicobacter Pylori, entre otros, están implicados en el desarrollo de estos cánceres.

Anualmente, se diagnostican en la Unión Europea 30.000 casos de cáncer de hígado, y la mayoría de ellos están causados por los virus de la Hepatitis B y C (VHB, VHC). La vacunación universal contra el VHB debe considerarse como una posible manera de prevenir este tipo de cáncer.

Cada año 25.000 mujeres son diagnosticadas de cáncer de cuello uterino. El Virus del Papiloma Humano se ha encontrado en el 90% de los casos.

De los 80.000 casos de cáncer de estómago que se diagnostican anualmente en la Unión Europea, el 65% son atribuidos a la infección del Helicobacter Pilory.

Fuente: Practicopedia

EA

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios