Según una investigación, la carne cocinada aporta más energía que la carne cruda