Andrea Caricatto: Reflexiones para lo que queda de mercurio retrogrado