Para formar parte de la información

Biopolímeros

¡Terrible! Zuliana relata su historia: "El biopolímero me destruyó"

Rosa Angélica Parra, comerciante marabina, comenzó a ver ulceraciones en su piel tres meses después de haberse inyectado en una estética en el segundo piso de Galerias Mall. La fina aguja que le atravesó los glúteos con un coctel de supuesto colágeno y otras vitaminas le cambió la vida. Sus manos y pies se inflamaron y sus piernas se endurecieron como una roca.

Pages