Para formar parte de la información

Gustavo Tovar-Arroyo

La rebelión cansada y perdida

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

El eterno retorno

Hemos votado, marchado, protestado, lanzado piedras, tragado humo, vuelto a votar, mentado madres, caceroleado, bailado (como terapia infeliz), cerrado calles, votado de nuevo, quemado cauchos, bañado de **** a nuestros represores (como terapia feliz), ido y venido, vuelto a ir, vuelto a venir, votado otra vez, y nada; por hacerlo, por oponernos a la dictadura, nos han perseguido, expropiado, encarcelado, torturado, desterrado o asesinado. Somos un pueblo mal herido, que agoniza.

Yo soy Venezuela

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

VENEZUELA Y LOS MALECONES DEL ESPÍRITU: La patria es una palabra hinchada, regordeta, celulitosa. La usan tanto los dictadores como los poetas; los presos políticos y los burócratas. A mí la palabra “patria” me pesa, no me gusta, nunca me ha gustado. Esa petulante y cursi manera como la usan las tiranías escupen maní masticado cada vez que la anuncian me abochorna, hay que esquivar sus babas mientras los tiranos la usan si no queremos quedar embarrados. Prefiero la palabra Venezuela, me parece una voz bellísima.

Los escupitajos de fuego

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

Descansé en paz

La dictadura de Nicolás está muerta. Los venezolanos lo hemos decidido así y también América Latina y el Mundo. La estrecha vinculación del régimen con las fuerzas más nocivas de la modernidad: narcotráfico, terrorismo y corrupción, la estigmatizan y marginan como los criminales que son. En este momento al chavismo sólo lo sostiene la delincuencia.

¿Luchamos o nos rendimos?

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

EL ANIMAL QUE SE MUERDE LA COLA: La oposición –me incluyo– es como un animal que gira sobre sí mismo frenéticamente para morder su propia cola. En vez de plantarse frente a la perra tiranía para desafiarla, clavarle los colmillos de la justicia en el cuello y vencerla, persiste en dar extravagantes vueltas en círculo para evitar lo inevitable: la confrontación final con el chavismo para erradicarlo del poder.

Hora cero: Sé Libertador

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

LA HORA SUBLIME: Todas las interrogantes de este tiempo se amontonan en un solo acto: la rebelión civil. ¿La lograremos? Pienso que sí, pienso que Venezuela entrará pronto en el siglo XXI. Llegamos tarde, pero al fin llegamos.
Nuestra nación –preñada de ideales– se pare otra vez a sí misma, el futuro muestra su rostro, emerge del vientre ensangrentado de nuestra madre historia; y con manos temblorosas y vacilantes los venezolanos recogemos ese sueño de libertad que renace entre nosotros.

15 mil heridos…

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

VENEZOLANOS HERIDOS: Heridos de muerte, heridos de gravedad, heridos leves (pero heridos); heridos por perdigones, peinetas, balas, metras, arrollados por motos o por tanquetas, heridos por feroces golpizas; venezolanos heridos, muchos heridos, intoxicados, alcanzados por bombas lacrimógenas, por rolazos, por manos y patadas ensanchadas de brutalidad; heridos y además torturados, sodomizados, infamados con tratos despreciables e inhumanos, con tratos que definitivamente fueron impuestos por una mente criminal.

Como vaya viniendo vamos viendo

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

Somos venezolanos, conocemos muy bien nuestras virtudes y nuestros defectos, nuestros alcances y límites. No nos destacamos precisamente –lo sabemos– por planificar en el mediano y largo plazo, cargamos con la permanente tara del “como vaya viniendo vamos viendo”. Así no se sale de una tiranía.
Aunque la voluntad, el multitudinario fervor, la creatividad y la moral cuentan, hace falta mucha planificación, organización y astucia para desentrañar del poder político una peste tiránica como la chavista.
Ya lo hemos hecho antes, hagámoslo otra vez.

La Calle de la Unidad Democrática (CUD)

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

LA GLORIA DEL PUEBLO BRAVO: No soy –ni seré– uno de esos que achaca a la supuesta pasividad de nuestro pueblo los ruinosos avances sociopolíticos del chavismo. Han sido años calamitosos y el venezolano común ha estado a la altura de los acontecimientos, ha hecho lo indecible por sacudirse las úlceras que ha causado en su espíritu la lepra ideológica de Chávez y por razones no atribuibles a él –al pueblo– no lo ha logrado.
El esfuerzo la ha hecho, qué duda cabe. No titubeo en ofrecerle mi reconocimiento al pueblo bravo que está en las calles, que lucha.

MAD “Venezuela” MAX

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

¿Dónde queda el fin?

Horror, martirio, sufrimiento y lamento son los sentimientos que se desprenden de la cinematográfica ruina que vive Venezuela. No hay espacio en el alma para economizar frustraciones ni para ajustar dolores. Como quien sufre una punzante pena, los venezolanos ya no cuidamos las formas de la indignación, el grito es unánime y energúmeno. Lo más triste es saber que cada día empeoran las cosas y seguirán empeorando.

¿Dónde queda el fin?

Amarrados a nuestras heridas

María Corina: moral contra el circo macabro

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

La mujer de todos los siglos

En nuestra vida republicana, desde que somos venezolanos y no españoles, Venezuela ha conocido espíritus prominentes y universales, espíritus cuyo pensamiento y obra han levantado admiración y reconocimiento más allá de nuestras fronteras, espíritus que superan su tiempo histórico.

María Corina Machado es uno de ellos. No exagero si la ubico como una de las cinco mujeres más sobresalientes de nuestra política de todos los tiempos.

Ella es un espíritu que ya borró los límites de su siglo.

Lilian y Trump: ¿espejismo o realidad?

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

EL CHICHARRÓN SEMANAL: No soy una figura pública conocida en el psiquiátrico político venezolano. Nunca lo he sido ni lo seré. Aunque lo único que hago en mi exilio es pensar en mi país, estoy fuera de su centro –soy un excéntrico–, vivo frente al mar, lejos, muy lejos, del horror que se vive en mi auténtica orilla: Venezuela.

Unidad o el electrocardiograma de un corazón roto

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

Angina de pecho

No sé si cada vez que me leen pueden intuir qué pasa por mi espíritu cada vez que me siento a escribir mis entregas semanales. No lo sé, pero sí puedo confirmarles que ocurre algo extrañísimo entre nosotros. Cuando me envían sus comentarios es evidente que no reflexionan sobre mis palabras, reflexionan sobre los latidos de mi corazón a veces agitados, a veces sofocados, siempre anhelantes.

Leopoldo López, el sacrificio y el despertar…

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

“Si mi encarcelamiento contribuye al despertar de pueblo
habrá valido la pena”

Leopoldo López

Su fuerza y su fe

No dejo de pensar en un solo momento en las feroces y crueles condiciones carcelarias que la dictadura chavista le ha impuesto a Leopoldo López. Es una reflexión recurrente en mi día a día. Confieso que a pesar de que me indigna hondamente, también me inspira y admira por la fortaleza espiritual y la asombrosa capacidad con que ha sobrellevado tanta vejación y tortura.

2016, el “año terrible”

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

La arqueológica tristeza del derrotado: Ni la etimología latina de “derrota”: rota (fuga de un ejército) y rupta (quebrado), ni la francesa: dérouter (dispersar, disolver), explican el desgarramiento emocional y moral, el desconsolador abatimiento o la arqueológica tristeza de quien ha sido derrotado. No hay gramática ni semántica que pueda explicar lo que siente un derrotado.
La derrota no sólo representa el perder o el haber sido vencido; el que se fugue y disperse desordenadamente un ejército que ha sido doblegado, que pierde la ruta y huye.

AN, ¿ilusión o espejismo?

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

UNA NOSTALGIA COMPARTIDA: Sé..., sabemos, que luchar contra una tiranía no es faena fácil, nunca lo ha sido. Los venezolanos estamos colmados de moretones, heridas abiertas y cicatrices que lo confirman. También muertes, muchas muertes. Si algún pueblo puede mostrar las huellas del despotismo marcadas en su piel es el venezolano. Cada quien, a su modo, ha recibido un carajazo de injusticia chavista.
Aunque la decepción acumulada y la frustración han elevado mis niveles de escepticismo a umbrales nunca pensados, he decidido rescatar una nostalgia entre tanta la calamidad.

La rebelión es la última esperanza

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

La rebelión en Venezuela ha dejado de ser un hecho político o histórico, es una exigencia moral. Rebelarnos es nuestra responsabilidad, nuestra obligación más incontrovertible. Es un tema de supervivencia.

Dejarse someter por los delirantes desatinos y crímenes chavistas que, uno tras otro, barbarizan nuestra vida y la convierte en una experiencia asfixiante y esclavizadora, ha dejado de ser un ejercicio de resistencia, es una conducta suicida.

Esto debe cambiar, urge sublevar las cosas en el 2017, el venezolano –tú, yo, nosotros– tiene que detener la catástrofe.

Venezuela eres tú…

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

Esta entrega no será escrita, será musicalizada, cantada a coro. Es un regalo de navidad cuya motivación única es invitarte a seguir luchando, a persistir, a revirar con ese indómito manojo de ideales que atesoras en tu espíritu.
Sé que la misteriosa rendición de algunos miembros de la Mesa de la Unidad (MUD) y los oscuros derroteros en los que nos abismó el diálogo te han desconsolado como me han desconsolado a mí y ha desconsolado a la mayoría de los venezolanos.

Los saqueos, el jorobado y el nuevo tiempo

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

Gargajo de horror

Tiemblo mientras intento escribir. Otra vez. En circunstancias como las actuales los dedos no aciertan pulsar las teclas correctas, se extravían entre el sobresalto y la furia, son garabatos que salpican chispas, que sacan lumbre. Las noticias que llegan de Venezuela arden. Robos, hambre, enfermedad, crimen, inundaciones, carestía, desorden y anarquía. Saqueos, falta de dinero, cercos de púas políticos, emboscadas económicas. El apocalipsis nos ha lanzado su gargajo de horror.

Pages