Para formar parte de la información

Rafael Gallegos

Bienvenidos a Trucutrulandia

Rafael Gallegos's picture

Este gobierno nos traslada al pasado a una velocidad de vértigo. Vamos llegando a Trucutrulandia, la tierra de Trucutrú, aquel personaje de la Edad de Piedra. Tal vez exagere un poco con lo de la Edad de Piedra; pero lo que es innegable es que sí hemos llegado a la Edad de los Chopo e´ Piedra, aquellos generales del gomecismo, sin escuela, sin ideas y sin… vergüenzas, que acompañaron al Benemérito en altas funciones de gobierno hasta su muerte.

Colapso

Rafael Gallegos's picture

Aterra observar las proyecciones para la Venezuela 2018. Hiperinflación, dólar estratosférico, escasez y hambre. Puro colapso. Vorágine donde las cifras de hoy son nostalgia a la semana siguiente. Hasta la esperanza quiere fugarse. Ya nadie dice “no creo”… “hasta allá no vamos a llegar”. Sabemos que ya llegamos y que este caos no tiene límite, que crecerá… hasta que hagamos las cosas de manera diferente.

Enemigos del imperio… de la ley

Rafael Gallegos's picture

El gobierno pretende que le creamos que el mundo se ha puesto en su contra para cobrarles su “valiente posición” ante el imperio norteamericano. Otra mentira más. La verdad es que el único imperio del cual han demostrado ser enemigos, es del Imperio de la Ley propuesto por el Libertador Simón Bolívar. Y para lo único que han sido “valientes”, es para irrespetar y reprimir al mismo pueblo en cuyo nombre actúan.

Diálogo del absurdo

Rafael Gallegos's picture

En los años de la Segunda Guerra Mundial surgió una forma del drama que se denominó Teatro del Absurdo. Se trataba de obras teatrales sin argumento, sin conversaciones lógicas y al final el público quedaba presa de gran incertidumbre. Entre las más destacadas de ese género están “Esperando a Godot”, que pasa todo el evento esperando a un Godot que nunca llega, o “La cantante calva”, una conversación sin sentido entre dos familias.

¿Dictador yo?... Jamás

Rafael Gallegos's picture

Pérez Jiménez se hacía llamar Presidente Constitucional. Y lo era de acuerdo a “su” Constitución: la procedente de las elecciones de 1952, que le esquilmó a URD contando los votos en los cuarteles. Cuando se vencía su “período” en 1957, cambió elecciones por plebiscito. Dicen que le tuvo miedo a que Betancourt diera la orden de votar contra él y fuera derrotado. Asistió sólo a “sus” elecciones y ganó. Pero nadie lo quería. Algo similar a lo acontecido este 2017 con la Asamblea Nacional Constituyente.

1957- 2017… Sesenta años no es nada

Rafael Gallegos's picture

Carlos Gardel hubiera corroborado con creces la certeza de su tango “veinte años no es nada” al comparar el plebiscito convocado por Pérez Jiménez en 1957 con la Constituyente impuesta por Nicolás Maduro en 2017. Sesenta años y la misma historia, los mismos escenarios… con diferente decorado.

UNO:
1957: Marcos Pérez Jiménez no convocó a elecciones como correspondía. Le dio miedo enfrentar una derrota cantada. Sus asesores forzaron una interpretación de la Constitución vigente (su propia Constitución) y salieron con el cuento del plebiscito.

Del "por ahora" a la ilegitimidad

Rafael Gallegos's picture

Cuando Chávez pronunció aquel “por ahora” despelucó a los ingenuos y a más de uno le acercó la posibilidad de tocar el cielo con la mano. El mesianismo se exaltó y buena parte de Venezuela se fue tras de él cual mesías revivido.

Sus seguidores pensaron: eso es lo que hace falta, un tipo joven, simpático, un militar que ponga orden en el caos, que acabe con tanto corrupto. Afloró la anti política y el comandante se convirtió en el nuevo salvador de la patria.

Konstituyente

Rafael Gallegos's picture

Así, con k de kamarada, komintern, kuomitang, nomenklatura, y todas esas k komunistas, cuyo propósito es, no lo dude, mandar a la democracia al karajo. Y a la luz de tanta represión habrá que agregar masakre. Esta Konstituyente no es lo mismo ni se escribe igual que la Constituyente del 99. Hay diferencias, y lo decimos a pesar que nunca estuvimos de acuerdo ni con el origen, la convocatoria, las bases comiciales y mucho menos con la aplicación autocrática de esa Constitución, por cierto hoy “moribunda”… lo que son las cosas.

Chávez ayer y Maduro hoy

Rafael Gallegos's picture

No se engañe, Chávez y Maduro son lo mismo. El mismo esquema ideológico: comunistas, maquilladores de la careta democrática, estrategas de la destrucción nacional para permanecer en el poder y partidarios de la hegemonía cubana. La diferencia entre estos jefes de “revolución” reside en las circunstancias, nada que ver entre las que disfrutó Chávez ayer y las que padece Maduro hoy. Veamos:

Entre Vladimires te veas

Rafael Gallegos's picture

El empujón que le dieron a Julio Borges en la Asamblea lo sentí como si fuera a mí mismo. Y cuando Maduro condecoró al coronel Vladimir Lugo dudé si sería por alguna batalla contra los enemigos de la patria, por haber empujado a Borges, o por la agresión a la valiente diputada Delsa Solórzano. Y luego en televisión, ¿cómo corolario de la condecoración?, transmitieron el empujón varias veces mientras los presentes aplaudían. Con todo este surrealismo, me vino a la mente el general del eructo.

Revolución pírrica

Rafael Gallegos's picture

“Otra victoria como esta y me quedo sin ejército”, afirmó el general Pirro luego de su triunfo ante los romanos a un costo de miles de hombres. De allí proviene la denominación “victoria pírrica” que se da a los triunfos cuyo costo es tan superior a los beneficios, que no valen la pena.

Vistos los nefastos resultados a que nos han conducido estos años de “revolución”, los venezolanos podemos parafrasear al general Pirro y decir: otra “revolución” como esta y nos quedamos sin país.

La hora del frente unitario

Rafael Gallegos's picture

La MUD unificó la oposición y nos condujo hacia un gran triunfo en las parlamentarias. Los asambleístas están dando una gran batalla, casi el 20 % de ellos ha sufrido accidentes en “ejercicio de su mandato”. Además presenciamos una profunda rebelión popular que ha registrado lamentablemente demasiados muertos, heridos y detenidos. En este momento se precisan acciones que aceleren la definición de esta lucha. Una escalada estratégica. Para ello se habla por ejemplo, de huelga general o de aplicación del 350.

Inconstituyente: Boda sin novia

Rafael Gallegos's picture

Recuerdo a un amigo de mi juventud, yo le decía Susanito porque era como aquel personaje de Mafalda (Susanita) que vivía soñando con su matrimonio. Un día me dijo: Rafael, me caso. Yo lo felicité. Emocionado me contó que había hablado con el papá de la novia, con la mamá de la novia, hasta con un futuro cuñado y también le había participado la boda a sus padres. Igual estaba a la búsqueda del flux (o hasta smoking) con que se casaría, había comprado la bebida y hacía diligencias para contratar un local y la comida.

Pueblo destituido

Rafael Gallegos's picture

La Asamblea Constituyente es inconstitucional. No es salida a la crisis, sino entrada al comunismo. Inventan unas bases comiciales que les permitirían asumir el poder total con apenas 15 o 20% del apoyo popular, y eso… no es democracia. Malinterpretan el 347 que dice que el pueblo puede convocar y el 348 que dice que el Presidente puede tomar la iniciativa. Si fuera lo mismo convocar que tomar la iniciativa, sobraría uno de los dos artículos. ¿O es que “la mejor Constitución del mundo” está mal redactada?

La democracia, otro camello de la “revolución”

Rafael Gallegos's picture

Cuando fue derrotada la guerrilla de los años sesenta, los hermanos Castro y algunos subversivos idearon un plan a largo plazo. Consistía en reclutar cadetes y oficiales, y prepararlos para la toma revolucionaria del poder. Salieron a la luz pública el 4F 92, cuando encabezados por Hugo Chávez atentaron fallidamente contra un gobierno electo por el pueblo. Así nacía el chavismo.

Entre el comunismo y la libertad

Rafael Gallegos's picture

La tramoya de la Constituyente Comunal es una mascarada leguléyica que utiliza la impopular minoría del gobierno para permanecer en el poder. Con ella esperan implantar un sistema comunista: cero libertades, elecciones entubadas y monopartidistas, represión totalitaria, cero propiedad privada y prevaleciente militarismo.

La "paz superior" de los dictadores

Rafael Gallegos's picture

El gobierno se burla del pueblo cuando expresa buscar la “paz superior” con la insólita Asamblea Constituyente Comunal. Con evidente minoría, aspira implantar el fracasado comunismo por una vía “y que” electoral. Más sincero sería que dijeran “poder superior”, porque lo que realmente buscan es permanecer en el gobierno, a cualquier costo y para toda la vida.

No hay “paz superior” ni paz inferior… hay paz. La verdadera paz, la que pedimos los venezolanos, se construye con ladrillos de democracia y cemento de elecciones oportunas y limpias. PAX democrática, pues.

La Constitución sirve para todo

Rafael Gallegos's picture

La frase fue pronunciada por José Tadeo Monagas luego de haberle salido el tiro por la culata en el asalto al Congreso de 1848, y la han practicado toneladas de autócratas a través de nuestra historia.
Como Joaquín Crespo, que se alzó con su Revolución Legalista porque Raimundo Andueza quería modificar la Constitución para quedarse por dos años más en el poder. Lo tumbó y se quedó… por seis años.

Pages