Ocho hampones armados y vestidos de policías asaltaron un autobús con destino a Caracas