EEUU: internautas contra la inmigración vigilan las fronteras desde sus computadores


Cuando Alberto Gómez llega a casa desde su trabajo como vendedor en Madrid, se sienta ante su ordenador con una botella de cerveza y empieza a patrullar la frontera entre Estados Unidos y México. Y para hacerlo, no necesita ni moverse del sofá. Él es uno de los miles de personas de todo el mundo que “patrullan” voluntariamente la franja de 2.000 kilómetros entre Texas y México a través de internet.

El programa de Vigilancia Virtual de la Frontera de Texas –que ha costado más de 4 millones de dólares- invita a los civiles a inscribirse en la página web blueservo.net. Desde allí, pueden contemplar a cualquier hora del día imágenes en directo desde 21 cámaras ocultas situadas a lo largo de la frontera.

La iniciativa es un paso adelante en los intentos de Estados Unidos para frenar la inmigración ilegal, el tráfico de drogas y la violencia fronteriza.

50 millones de visitas

Desde que la web se puso en funcionamiento en noviembre de 2008, ha recibido más de 50 millones de visitas y más de 130.000 personas se han registrado para convertirse en “ayudantes del sheriff” virtuales. Entre los inscritos hay internautas de lugares tan diversos como Australia, México, Colombia, Israel, Nueva Zelanda, España o el Reino Unido.

La atención creciente sobre la frontera está ligada a la preocupación de que la violencia relacionada con el tráfico de drogas se extienda desde México a Estados Unidos.

Hasta ahora, alrededor de 21 personas han sido detenidas como consecuencia de este proyecto, que está en manos de la Coalición de Sheriffs de la Frontera de Texas (TBSC, por sus siglas en inglés). La mayoría de los detenidos han sido acusados de contrabando y se han confiscado más de 2.140 kilos de marihuana.

Las cámaras de seguridad se centran en aquellos tramos que no están “protegidos” por el muro o por guardias de frontera. La web del programa informa a los usuarios sobre qué deben buscar en las imágenes: grupos de gente en barcas que intentan cruzar el Río Grande, individuos cargados con mochilas o paquetes, coches en zonas aisladas y gente arrastrándose entre los matorrales.

Si los “ayudantes del sheriff” virtuales ven algo sospechoso, aprietan un botón en la web y envían un mensaje a la oficina del sheriff de la zona correspondiente. En ese caso, los agentes decidirán si vale la pena investigar e informar del aviso a la patrulla de la frontera.

Poder disuasorio

Según la TBSC, las cámaras de vigilancia sirven para intimidar a posibles traficantes de drogas y a los inmigrantes ilegales.Como en el trabajo de la policía real, las patrullas online consisten en horas de tedio salpicadas de minutos de mucha excitación.

Fuente: http://www.minutodigital.com/2011/11/18/eeuu-internautas-contra-la-inmig...

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal