Carro venezolano “Catatumbo” del equipo USB Solar debe ser alistado para pruebas

La carrera de los estudiantes nacionales es contra el tiempo y por recursos, pero les sobra talento, dedicación, entusiasmo y esperan contar con el apoyo de todos, gracias a patrocinarte.net plataforma que en línea con nuevas tendencias y apoyándose en tecnología segura, facilita a cualquier usuario conocer más sobre el proyecto y prestar su colaboración haciendo el aporte que desee. Una iniciativa poderosamente innovadora en cada una de sus partes. El reto es competir con otras universidades y mejorar el quinto lugar obtenido en el anterior “Word Solar Challenge”.

Treinta jóvenes en la Universidad Simón Bolívar (USB) han invertido valioso tiempo, incluyendo madrugadas, en la creación de un vehículo movido por la energía irradiada por el Sol. USB Solar es un proyecto que inició en 2006 y reúne a estudiantes que diseñan y construyen vehículos solares. Carlos Osorio, uno de los líderes del grupo, explicó en una entrevista concedida a un canal de televisión que una de las razones superiores que los motivan es complementar lo aprendido en las aulas de clase, llevándolo a la práctica. “Participan estudiantes de todas las facultades de Ingeniería. La idea central es llevar a la realidad todas las teorías. Incluso de esta iniciativa han surgido varios proyectos de tesis de grado”.

Para octubre de 2014, el equipo USB Solar aspira que “Catatumbo”, que es el nombre del carro que con diseño de “ala de avión” han diseñado y vienen construyendo, esté listo para ser probado en pista. Un mes después, en noviembre de este año será la “Carrera Solar Atacama 2014″ en el desierto chileno. El plan es participar en ese torneo de universidades y mejorar el quinto lugar que se logró en la competencia previa del “Word Solar Challenge”.

¿Cuál es el adelanto del proyecto, su estado actual?

Hasta ahora el Catatumbo tiene 90% de la carrocería. Los controles electrónicos y la suspensión están listos, informa Osorio, quien es el único integrante del grupo con estudios de pregrado completos. Ahora realiza una maestría en Electrónica de Potencia.

En menos de cuatro meses deben recaudar fondos y tener acceso a divisas para concluir la construcción del Catatumbo -adquirir las baterías y los paneles solares- y para los gastos operativos del equipo en cuanto a su desplazamiento y hospedaje al participar en la competencia internacional. Osorio comparte que una de las más grandes dificultades, además de las propias que supone la construcción desde cero de un carro que alcanzará la velocidad de 100 kilómetro por hora, es explicar, lograr comprensión y compromiso de los potenciales patrocinadores acerca de lo importante que es en sí mismo este proyecto.

¿Avanzada tecnología venezolana automotriz?

“En las competencias internacionales solo participan Colombia, Chile y Venezuela por los países latinoamericanos. Es importante tener una presencia en estos concursos, sobre todo por lo que se obtiene en materia de capacitación técnica de los participantes”. Al destacar el valor pedagógico de estas iniciativas, complementa que las grandes compañías automotrices asisten a las competencias, observan, monitorean las ideas innovadoras, chequean el desempeño, las formas de aplicar las nuevas tecnologías, de solucionar problemas y también miran el talento humano. “Puede que los vehículos del futuro tengan tecnología venezolana”.

El equipo de USB Solar es entusiasta e innovador. Para la recolección de fondos han utilizado una de las más recientes herramientas de patrocinio. Los estudiantes muestran su proyecto en la plataforma patrocinarte.net (sitio web que permite a emprendedores y creadores dar mayor visibilidad a sus propuestas y captar dinero de personas que crean en ellos o que compartan afinidad por su producto, obra o causa) donde cualquier usuario puede obtener más información y hacer el aporte que desee.

“Solo pensar que otras universidades cuentan de entrada con presupuestos que llegan al millón de dólares, mientras que en el mejor de los casos nosotros aspiramos un 10% de ese monto, es algo que desanimaría a muchos, pero no es nuestro caso, patrocinarte.net ha sido una gran ayuda. En pocas semanas muchas personas han contribuido y eso nos tiene muy entusiasmados”.

Los muchachos siguen internados en el taller. Se turnan con sus estudios y entre ellos para seguir trabajando en el Catatumbo y completar el sueño de llevar a Venezuela a uno de los topes de la ciencia aplicada en el mundo, es lo que se escucha por los pasillos y en las cafeterías de la Universidad Simón Bolívar.

Nota de prensa patrocinarte.net