El agujero negro supermasivo más lejano observado hasta ahora

El agujero negro supermasivo más lejano observado hasta ahora

Con observaciones realizadas con telescopios Magallanes, un grupo de astrónomos encabezados por Eduardo Bañados descubrió el agujero negro supermasivo más lejano encontrado hasta ahora. Esta región finita, con una masa de 800 millones de veces más grande que nuestro Sol, reside en un cuásar luminoso cuya luz proviene de una época donde el universo tenía solamente un 5% de su edad actual.

Los cuásares son objetos extremadamente luminosos, que se componen de agujeros negros enormes. Estos crecen tragando materia en el centro de galaxias masivas.

“Reunir tanta masa en menos de 690 millones de años presenta un desafío enorme para teorías de crecimiento de agujeros negros”, explica el profesional de la institución de Carnegie que presentó los hallazgos en la revista Nature.

Algunos astrónomos han especulado que el universo debió haber tenido condiciones que permitieran la creación de agujeros negros. Estos sumarían masas hasta 100.000 veces más que la del sol, cuando las del universo actual raramente sobrepasan las pocas decenas de masas solares.

Para Bram Venemans, del Instituto Max Planck de Astronomía en Alemania, los cuásares son unos de los objetos celestes más brillantes y lejanos que se conocen. “Son cruciales para entender el universo primitivo”, indicó.

En cuanto al que encontró el equipo de Bañados, este pertenece a la era de reionización, cuando el universo salió de su edad oscura.

Al analizar el cuásar descubierto, los astrónomos identificaron una fuente de la era de reionización — cuando el universo salió de su edad oscura y se hizo transparente a la luz — antes de que suficientes de las primeras estrellas y galaxias se hayan formado para reionizar el Universo completamento.

La luz de esta fuente astronómica de energía electromagnética tardó más de 13 mil millones de años en llegar a la Tierra.

“Esta gran distancia hace que tales objetos aparezcan extremadamente débiles cuando se los observa desde la Tierra. Además, estos cuásares antiguos son muy poco comunes en el cielo. Hasta ahora, solo se había podido confirmar la existencia de un cuásar con un desplazamiento al rojo mayor que 7, a pesar de una búsqueda muy extensa”, explica Xiaohui Fan del Observatorio Steward de la Universidad de Arizona.

Se estima que existen entre 20 y 100 cuásares en todo el cielo que sean tan distantes y luminosos como el cuásar que encontró Bañados y su grupo.

Fuente: elcomercio / MF