¿Es bueno que los niños sean tan tecnológicos?

¿Es bueno que los niños sean tan tecnológicos?

Las investigaciones han encontrado que el riesgo de depresión de un alumno de ESO aumenta un 27% cuando usa con frecuencia las redes sociales. Los niños que utilizan sus teléfonos durante al menos tres horas al día tienen muchas más probabilidades de ser suicidas. Y una investigación reciente ha descubierto que la tasa de suicidios de adolescentes en los EE. UU. ahora eclipsa la tasa de homicidios, con los teléfonos inteligentes como la fuerza impulsora.

Pero los escritos sobre el riesgo de los teléfonos inteligentes pueden haber estado delante de nuestros ojos durante todo este tiempo, según los educadores Joe Clement y Matt Miles, coautores del reciente libro “Screen Schooled: dos profesores veteranos exponen cómo el uso excesivo de la tecnología hace que nuestros niños sean más tontos”.

Debería ser revelador, sostienen Clement y Miles, que las dos figuras tecnológicas más importantes de la historia reciente, Bill Gates y Steve Jobs, rara vez dejen que sus hijos jueguen con los mismos productos que ayudaron a crear.¿Qué saben ellos que nosotros no sabemos? Según estos dos autores, es el poder adictivo que la tecnología digital tiene en los más pequeños.

En 2007, Gates, el ex CEO de Microsoft, implementó un límite en el tiempo de pantalla cuando su hija comenzó a desarrollar un videojuego. Tampoco permitió que sus hijos obtuvieran teléfonos móviles hasta que cumplieron 14.

Jobs, que fue el CEO de Apple hasta su muerte en 2012, reveló en una entrevista en el New York Times de 2011 que prohibía a sus hijos usar el iPad recientemente lanzado. “Limitamos la cantidad de tecnología que usan nuestros hijos en casa”, dijo Jobs al periodista Nick Bilton.

En “Screen Schooled”, Clement y Miles argumentan que los adinerados padres de Silicon Valley parecen captar los poderes adictivos de los teléfonos inteligentes, tabletas y ordenadores más de lo que lo hace el público en general, a pesar de que estos padres a menudo se ganan la vida creando y invirtiendo en esa tecnología.

Los hijos de Jobs han terminado la escuela, por lo que es imposible saber cómo el fallecido cofundador de Apple habría respondido a la tecnología educativa, o “edtech”. Pero Clement y Miles sugieren que si los niños de Jobs hubieran asistido a la escuela promedio de EE. UU. hoy en día, habrían usado la tecnología en el aula mucho más de lo que lo hicieron en casa mientras crecían.

Los beneficios de la tecnología en las escuelas

Si hay alguna concesión que Gates haya hecho sobre la tecnología, está en los beneficios que ofrece a los estudiantes en ciertos entornos educativos. En los años transcurridos desde que Gates implementó su política familiar, el filántropo multimillonario se ha interesado mucho en la educación personalizada, un enfoque que utiliza dispositivos electrónicos para ayudar a diseñar planes de lecciones para cada alumno.

En una publicación reciente del blog, Gates celebró Summit Sierra, una escuela con sede en Seattle que toma los objetivos personales de los estudiantes, como ingresar a una universidad específica, y crea un camino para llegar allí. Los docentes en entornos de aprendizaje personalizado asumen un papel más de coaching, lo que ayuda a los alumnos a volver a la normalidad cuando se quedan atascados o distraídos. En estos casos, la tecnología se usa de la manera más específica, y de una forma que Gates reconoce como útil para el desarrollo de un estudiante, no como entretenimiento.

Fuente: Forbes

EA