Aromas más deliciosos de la cocina convertidos en extravagantes perfumes


Atrapar una frangancia en un fluido y hacer que esta perdure durante un tiempo, es una tarea difícil para los perfumistas. Los olores de elementos botánicos, maderas y florales, se combinan con maestría para elaborar una esencia acertada. Hoy existe una nueva tendencia, la de los aromas más deliciosos de la cocina convertidos en extravagantes perfumes.

Estoy hablando de productos como la tan apetecibles como la colonia con aroma a tarta Red Velvet o por el contrario, tan poco seductores como la colonia con olor a bacon. Una de las últimas creaciones ha sido un desodorante comestible Candy Deo, que tras su ingesta, al parecer transmite su aroma al sudor de la persona, que queda perfumado con aroma de caramelo.

Este tipo de noticias me deja siempre perplejo, pero lo cierto es que existen algunas empresas y grupos de investigación que intentan aplicar las tecnologías existentes para atrapar los aromas de alimentos que gustan a muchas personas y reproducirlos en esencias o perfumes.

Image

Así, se han comercializado ya productos tan inquietantes como el Eau de Whopper, o Eau BBQ Que, la colonia con olor a Costillas de cerdo a la Barbacoa, o la Eau de Pizza de la que os hablamos hace tiempo.

Otras curiosidades, la colonia con olor a Tamales, o las creaciones del perfumista Christopher que ha preparado una serie llamada Food, con aromas tan curiosos como Pesto, Brochetas, California Rolls Makis, o Roast beef, y que vende on line en su web a 40 dólares el frasquito de 15 ml.

A mi desde luego no me gusta el olor a comida, no hay peor sensación que salir de un local con olor a fritanga en la ropa, pero al parecer esta tendencia de convertir los aromas más deliciosos de la cocina en extravagantes perfumes está creciendo.

Fuente: Directoalpaladar

EA

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal