Jefe policial colombiano elogia la colaboración venezolana en la captura de narcos


El director de la Policía Nacional de Colombia, el general Óscar Naranjo, agradeció hoy la colaboración de la Oficina Nacional Antidrogas (ONA) de Venezuela, que llevó a la detención en ese país de dos hermanos buscados por narcotráfico y paramilitarismo, los cuales serán deportados el jueves.

Para el jefe policial, la detención de los hermanos Héctor Germán y Nelson Buitrago Parada, conocidos como "Martín Llanos" y "Caballo" respectivamente, es el mejor indicador de que "Colombia no es un santuario del narcotráfico".

Se espera que los dos hermanos, de cuya captura en el estado venezolano de Anzoátegui informó este lunes el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, sean deportados este jueves, dijo Naranjo, quien confió en que las autoridades venezolanas entreguen también todos los documentos y equipos que les fueron decomisados.

"La inteligencia (colombiana) estuvo centrada en el último año en su localización, directamente en Venezuela, y por eso destacamos que la cooperación que la Oficina Nacional Antidrogas, en este caso de manera muy diligente y eficaz, logra desmantelar, acabar con esa era de Los Buitragueños", subrayó el oficial.

Los Buitrago pertenecen a un clan familiar con trayectoria armada que se conoció en un principio como Los Buitragueños y operaba en territorios del este de Colombia, entre ellos los departamentos del Casanare y Vichada, este último fronterizo con Venezuela.

En su caso, "Martín Llanos" encabezó las llamadas Autodefensas Campesinas del Casanare (ACC), grupo paramilitar que se marginó del proceso de diálogo que llevó al desarme de la organización Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), en 2006.

Con dicha facción, "Martín Llanos" defendió sus intereses de narcotráfico y mantuvo una cruenta guerra con rivales y contra agentes del Estado que, según la Policía colombiana, dejó más de un millar de muertos.

El general Naranjo dijo que ese jefe mafioso y paramilitar salió de Colombia hace cinco años y tenía una identidad falsa colombiana, mientras su hermano vivía con identidad falsa venezolana.

El jefe policial explicó que "sobre esas identidades falsas habían constituido en Anzoátegui una especie de compraventa, de centros de negocios, que eran realmente las fachadas que les permitían tener comunicación con sus delincuentes en Colombia".

Naranjo dijo que su institución hizo sobre ellos "una operación típica de inteligencia basada en controles, vigilancias y seguimientos" que se inició hace varios años y que en 2010 facilitó la captura en Bolivia de los hermanos Héctor Fabio y Carlos Noel Buitrago Vega, primos de los Buitrago Parada.

Los Buitrago hacen parte de los cerca de 27 grandes capos que han sido detenidos en 18 meses en el exterior, apuntó Naranjo.

Según él, esto significa que "la acción colombiana ha trascendido las fronteras y que la cooperación que estamos recibiendo del mundo para acabar con los cárteles antiguos colombianos realmente está dando esos resultados". EFE

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios