Cómo preparar una compota de manzana casera


Se trata de una receta facilísima, bien para degustar sola o bien como ingrediente de otros ricos postres otoñales. Ya lo dice nuestro amigo y colaborador, el excelente chef Koldo Royo, en su blog de esta semana; en su última entrada Koldo nos habla de‘los imprescinbiles’ de la cocina de octubre, entre los que no faltan las setas, los platos de caza o, en el apartado de las frutas, las uvas, los higos o las manzanas.

Hoy nos centramos en éstas últimas para darles forma de deliciosa compota. Una receta facilísima, para tomar bien ‘sola’ o bien como ingrediente de otros ricos postres otoñales. Para su realización tan sólo deberás seguir los siguientes pasos:

-Como ingredientes sólo necesitarás: 4 manzanas reinetas; 50 ml de agua; 4 cucharadas soperas de azúcar; 80 gr de mantequilla. (En función de si quieres más cantidad de compota o menos, las cantidades deberán ser mayores o menores pero proporcionales).

-Pela y corta las manzanas en trozos grandes.

-Pon en un cazo con el agua y deja cocer, tapado, hasta que se ablande.

-Añade la mantequilla y el azúcar.

-Remueve bien y deja 6 minutos más, removiendo de vez en cuando para que no se pegue.

A TENER EN CUENTA:

Para darle un toque especial, la compota se puede hacer en trozos más pequeños con el agua, unas gotas de limón y una rama de canela. Dejas hacer hasta que se ablande e incorporas el azúcar en la masa.

Si quieres que quede totalmente en forma de puré, pásala por la batidora.

Se puede hacer con otros tipos de manzana, pero eso sí, dependiendo de la acidez de la misma, se echará más o menos azúcar.

Fuente: Hola

EA

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal