Presentan a un pichón de cóndor andino que nació en Argentina

Killa Tutijak (Eclipse de luna, en lengua quechua) pesó 185,1 gramos al nacer. Hoy, en su primer mes de vida, ya come dentro de su caja de cría cuatro veces por día, ayudado por títeres que son réplica de sus padres. Ese método es utilizado para que el animal no se acostumbre al contacto con los humanos y facilitar así su supervivencia post-cautiverio.

Kuna y Cura, los padres del flamante pichón, viven en el zoológico de Olavarría, en la provincia de Buenos Aires. El huevo del que nació Killa Tutijak fue incubado en el zoo porteño gracias al trabajo conjunto impulsado por el Proyecto de Conservación de Cóndor Andino, cuyo origen se remonta a 1991. Por estos días, la pareja está criando a su segundo pichón.

“Gracias a estos cóndores y a los de otros Zoológicos de la Argentina y del extranjero, nos fue posible incubar y criar en aislamiento humano 49 pichones. De esta manera y junto a los rescates realizados, ya se han concretado 124 liberaciones a lo largo de los Andes, devolviéndolo a lugares donde ya se habían extinguido como Venezuela y la Costa Atlántica argentina”, informaron hoy desde el Zoo porteño.

Image

Fuente: Clarin

EA