Contaminación química

En todo el mundo se han visto ranas sin extremidades o malformaciones, y muchos científicos piensan que esto se debe a la contaminación química. Sin embargo, nuevas pruebas llevadas a cabo en ranas y sapos revelan una causa más benigna y natural. Según una nueva investigación, las ranas deformes han sido víctimas de los hábitos depredadores de las ninfas de libélula, que se alimentan de patas de renacuajo.

A fines de los años 1980, los investigadores comenzaron a recibir informes de numerosas ranas y sapos salvajes con extremidades adicionales, sin extremidades o con patas malformadas.

La causa de estas deformidades fue objeto de un acalorado debate porque algunos científicos creían que podría ser un factor natural, debido a parásitos o depredadores.

Otros pensaban que la contaminación química o que la radiación de rayos UV-B causada por el adelgazamiento de la capa de ozono estaba provocando las deformaciones.  seguir leyendo »