El fondo que compartía los derechos de Neymar se siente "traicionado" por el jugador

El fondo brasileño DIS, dueño del 40 % de los derechos del futbolista Neymar según un contrato firmado en 2009, ha manifestado este martes sentirse "traicionado" por el FC Barcelona, por el Santos FC brasileño y por el jugador, quien a juicio de la firma "incumplió su compromiso" y lesionó sus derechos.

La compañía ha explicado, en una rueda de prensa celebrada hoy en Madrid, que en 2009 el Santos FC transfirió a Neymar el 40 % de sus derechos federativos y que, a su vez, el deportista se los vendió a DIS por unos 2 millones de euros; lo que daba derecho a la firma a percibir el mismo porcentaje de cualquier futuro traspaso.

Según DIS, en el traspaso en 2013 del jugador del Santos al Barcelona las partes ocultaron pagos para reducir la cantidad que el fondo brasileño tenía derecho a cobrar, motivo por el que interpuso una querella contra el FC Barcelona y el Santos FC, así como contra sus presidentes y vicepresidientes en la fecha de la operación.

La querella se dirige, en concreto, contra Sandro Rosell, Josep María Bartomeu, Luis Álvaro de Oliveira y Odilio Rodrigues, así como contra los propios clubes, el jugador y su familia, por presuntos delitos de corrupción entre particulares y estafa en la modalidad de contrato simulado.

Esa querella fue admitida a trámite el pasado 17 de junio, por el Juzgado de Instrucción 5 de la Audiencia Nacional, competente porque el fraude se cometió en otro país (Brasil), y actualmente el proceso se encuentra bajo secreto de sumario.

El director ejecutivo de DIS, Roberto Moreno, ha sostenido que su compañía es "víctima de un fraude" y ha acusado de mentir al FC Barcelona, al que informó "reiteradamente" del derecho de cobro del fondo sobre el traspaso, extremo que obvió el club, que ocultó las negociaciones e hizo caso omiso de esa advertencia.

Siempre según DIS, el Santos dijo al fondo que el traspaso se había cerrado en 17,1 millones de euros, pero la operación superó con creces esa cifra e incluyó en 2011 un pago de 10 millones de euros del Barcelona al jugador, para que el deportista rechazara otras posibles ofertas; pago del que DIS no obtuvo su porcentaje.

Moreno ha reiterado que "DIS reclama lo que le fue defraudado" y que buscará con acciones judiciales "que se cumpla lo pactado en el pasado", esto es, el cobro del 40 % del importe total del traspaso, cantidad que ha dicho que "cada día parece más elevada" a medida que se conocen más detalles de la operación.

Esta no es la única causa judicial abierta por las irregularidades en el fichaje de Neymar. El otro procedimiento, instado por un socio del club, se lleva ahora, tras meses de instrucción en la Audiencia Nacional, en los juzgados catalanes, puesto que se centra en delitos cometidos en España.

Ese procedimiento, sobre el que hay dictada apertura de juicio, también se dirige contra Bartomeu, Rosell y el Barça por delitos fiscales, de apropiación indebida y societarios.

Por estos hechos, la Fiscalía ha pedido 2 años y 3 meses de cárcel para Bartomeu y 7 años y 6 meses para Rosell, así como multas de 3,8 millones y 25,1 millones de euros, respectivamente, y que el club pagara a Hacienda 11,4 millones en concepto de indemnización y una multa de 22,2 millones. EFE

EP

Categoria: