Primeras reacciones de la devaluación del bolívar: Colas kilométricas y descontento


El nerviosismo de los venezolanos no se ha hecho esperar ante la devaluación del bolívar anunciada este viernes en la noche por el presidente Hugo Chávez. Como si el mundo se fuera a acabar, las colas en las tiendas y supermercados fueron kilométricas este sábado para comprar alimentos y electrodomésticos antes de que el lunes cuesten el doble. Chávez anunció un control de cambio dual, es decir, dos tipos oficiales de cambio. El de 4,30 por dolar supone una devaluación lineal del 100%, que para el bolsillo de los venezolanos es grave, empezando el año.

En primer lugar, el tipo preferencial de 2,15 bolívares por dólar –que predominó durante 10 años- sufre un ajuste de 2,60. Pero también surge un segundo cambio oficial que tendrá un valor de 4,30 bolívares por dólar.

El mandatario dijo que la tasa preferencial de 2,60 bolívares por dólar se aplicará para las remesas del sector público y familiares, estudiantes en el exterior, embajadas y consulados de Venezuela en el extranjero, jubilados y pensionistas, importación de alimentos esenciales, medicinas, equipos, ciencias y tecnología. Pero, el segundo cambio oficial de 4,30 se utilizará para las importaciones automotrices, comercio, telecomunicaciones, químico, metalúrgico, informático, eléctrico, electrodoméstico, gráfico, textil, construcción, bebidas y tabaco. Las colas han sido gigantescas y así seguirán la semana que viene.

Según ha podido comprobar ABC.es, algunas tiendas ya tienen los precios nuevos y otras los tendrán en los próximos días. Por eso los consumidores quieren comprar a precios antiguos.

El descontento es enorme

El ex ministro de la Defensa, actualmente preso por investigación ordenada por Chávez, el general Raúl Baduel, ha sido el primero en criticar la medida. “Chávez oficializa la devaluación del bolívar después de 10 años en el gobierno, despilfarrando más de 950.000 millones de dólares de ingreso petrolero”.

El general añade: “Chávez nos dice que hay que salir de la renta petrolera de la que él mismo ha vivido, y que debemos sustituir las importaciones. ¡Como si eso se lograra de la noche a la mañana después de haber destruido el aparato productivo de la nación!. En el pasado tuvimos un viernes negro, pero ahora tenemos un viernes rojo”.

La Iglesia Católica también ha reaccionado

El vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela, monseñor Roberto Luckert, afirma: “creo que el presidente Chávez se está dando cuenta de que no podía seguir mintiéndole al país, manteniendo una moneda hiperinflacionaria.” El año pasado cerró con un 27% de inflación, una de las más altas de la región.

En su opinión, viene “una terrible inflación”. “Le exigimos al presidente de la república que mire con ojos de verdadero nacionalismo a este país que ciertamente se le está desbaratando en sus manos”, dijo monseñor.

Pero el ministro de Finanzas, Alí Rodríguez Araque, considera que la inflación de 2010, estimada en principio entre 20 y 22%, apenas aumentará un 3 y un 5% por encima de las previsiones.

El economista Orlando Ochoa señala a ABC.es que la devaluación “va a disparar la inflación. Los precios van a subir pero el gobierno necesita más ingresos y recibirá el doble de bolívares por sus exportaciones petroleras”.

“Es raro ver en el mundo hoy un sistema de cambio que privilegie tanto al sector público. El Estado importa a 2,60 bolívares por dólar y recibe 4,30 bolívares por cada dólar de sus exportaciones”, dijo Ochoa.

Todos los venezolanos, chavistas o no, han recibido un golpe en el estómago con el anuncio presidencial de la devaluación. Y lo están pagando caro.

Fuente: http://www.abc.es/20100109/internacional-iberoamerica/chavez-anuncia-dev... Ludmila Vinogradoff

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios