Pastilla china es una peligrosa píldora para adelgazar, según expertos


Fabiana Gutiérrez estaba desesperada por bajar al menos 15 kilos antes de julio. Su viaje a Margarita con sus compañeros de trabajo ameritaba una "cirugía estética", sin dolor y en tiempo récord. Sabía que ninguna dieta rigurosa lograría esos resultados en sólo dos meses. La joven de 25 años tenía en mente una solución para conseguir su objetivo. Su mejor amiga había adelgazado ocho kilos en tan sólo 30 días. Comía desde carbohidratos hasta grasas y aún así bajaba de peso. Sólo debía tomarse una pastilla en ayunas y el efecto persistía por el resto del día. Al parecer, no dejaba secuelas y el único efecto era perder al menos cinco centímetros por semana en el área abdominal.

Así fue como Fabiana Gutiérrez comenzó a tomar las famosas Meizitang, mejor conocidas como pastillas chinas, que de la noche a la mañana aparecieron en el mercado marabino como la fórmula milagrosa para rebajar. Sus ingredientes "cien por ciento naturales" conforman el atractivo principal para que más de uno delire por comprarlas.

Pero esa efectividad no proviene únicamente de la naturalidad de sus componentes. Así lo considera María Eugenia Conde, coordinadora regional de Nutrición, quien aclara que ninguno de los elementos que están reseñados en el paquete causan pérdida del apetito. Alerta que no todos los ingredientes naturales son inofensivos, pues algunos alivian ciertos síntomas, pero a la vez producen efectos colaterales. Agrega que sólo uno por ciento de los medicamentos logran demostrar tener pocos efectos adversos.

Asegura que además de las semillas de cassia, rhizoma alismatis, chinakudzu, nuez de cola, gardenia, platanus orientalisy loto, las pastillas chinas deben contener algún estimulante que inhibe el hambre en el sistema nervioso central y mantiene el cuerpo acelerado para impedir que sienta ansiedad y apetito. "No puedo decir con certeza el ingrediente, pero probablemente tienen algún estimulante que controla el apetito e impide que la persona piense en la comida y sienta hambre".

Advierte que las sustancias que inhiben el hambre sin control pueden inflamar los riñones y complicar el trabajo del hígado, ambos órganos encargados de depurar las sustancias tóxicas del organismo.

Cada cuerpo es un mundo

Al principio del tratamiento, las pastillas chinas fueron una maravilla para Ana González. Los huesos de la clavícula ya se asomaban, lo que se traducía en seis kilos menos para la trabajadora social de 30 años. Pero luego de dos semanas, el encanto se desvanecía poco a poco. Los dolores de cabeza comenzaron a perturbar su ánimo y el agotamiento físico que la acorralaba se agudizaba cada vez más.

No comía por la falta de apetito, pero la pérdida drástica de peso hacía que se olvidara de todo. Y es que en apenas dos semanas logró bajar diez kilos. Era la primera vez que la también costurera lograba estar cerca de su peso ideal.

Una mañana la alarma se encendió para la mujer de cabello oscuro y ojos negros. Un desmayo en su oficina fue el detonante para que descubriera que su "santo remedio" causaba estragos dentro de su organismo. Los niveles tiroideos estaban alterados, al igual que en el hipotálamo, responsable de la coordinación del sistema endocrino; y en la glándula suprarrenal, encargada de liberar las hormonas que el cuerpo necesita.

Pero, ¿por qué a unas personas estas pastillas les resultan inofensivas y a otras muy agresivas? Mylene Puche, médico esteticista, responde la interrogante. Con certeza afirma que cada organismo es distinto y los medicamentos actúan dependiendo a la herencia registrada en los genes.

Ejemplifica que aunque todos los seres humanos tienen las células del cáncer, no todos desarrollan la enfermedad. Todo depende del estilo de vida, herencia y alimentación de cada persona. Puntualiza que de igual manera sucede con las Meizitang. "No hay un requisito indispensable para que las pastillas chinas caigan bien o mal, eso lo determina el cuerpo con sus reacciones".

La especialista en obesidad hace hincapié en la peligrosidad de las pastillas. Explica que operan como diurético-secretor y a nivel de las glándulas suprarrenales. Agrega además que los ingredientes naturales que se prescriben sólo están bajo el nombre botánico y no con el farmacéutico, por lo que se desconoce el verdadero efecto de cada comprimido. "Entre las recomendaciones se dice que mientras se ingieran no se puede tomar bebidas gaseosas o café, pero en ninguna parte se explica la razón. Eso obedece a la falta de información de los componentes".

Precisa que una dieta balanceada bajo supervisión médica y una rutina de ejercicios es el único camino para bajar de peso de manera saludable.

Sin registro

Quienes venden las Meizitang afirman que cuando una persona siente un efecto secundario es porque ingiere la copia del producto y no el original. Según los comerciantes, las verdaderas tienen inscrita las iniciales MZT en cada cápsula. Hasta la fecha no se ha comprobado si existe una copia o sólo es una estrategia de mercadeo.

Lo que sí es cierto es la falta de registro sanitario que caracteriza al medicamento. Médicos afirman que las pastillas chinas no cuentan con el aval de la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA, por sus siglas en inglés), agencia norteamericana responsable de la regulación de alimentos, suplementos alimenticios, medicamentos, cosméticos, aparatos médicos y productos biológicos.

Alba Carróz, directora regional de Contraloría Sanitaria, advierte que se trata de un producto que ingresa al país de contrabando, por lo que no cuenta con el permiso del Ministerio de Salud. Aclaró que aunque no ha recibido denuncias formales, no descarta la posibilidad de que sea un producto hecho con sustancias nocivas para la salud. "Cuando nos llega alguna denuncia nosotros investigamos la procedencia del producto y lo enviamos al Instituto Nacional de Higiene para que corroboren sus ingredientes. Insto a la población a no consumir ningún producto que no esté debidamente permisado y reglamentado por las instituciones de salud pública".

Fuente: María Paola Sánchez / http://laverdad.com/detnotic.php?CodNotic=39732

YU

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal