El tipo de cambio en el mercado paralelo impulsa la inflación


Cinco años atrás los diputados del PSUV alzaron la mano para aprobar una ley que prohibe divulgar “de forma escrita, audiovisual, radioeléctrica, informática o por cualquier otro medio” la cotización del dólar en el mercado paralelo, de esta manera el Gobierno confiaba en resolver mágicamente el desequilibrio cambiario, pero la economía es terca.

El mercado paralelo ha seguido intacto, la cotización aparece diariamente en portales web y el billete verde impacta los precios de una enorme variedad de productos.

En una economía donde la inflación merma cada año la capacidad de compra de la moneda, todos aquellos que tienen excedentes de bolívares buscan cambiarlos a divisas y quien vende una casa o automóvil establece el precio pensando en cuántos dólares podrá obtener en el mercado paralelo.

Al mismo tiempo una gran cantidad de comerciantes que no saben si recibirán dólares al tipo de cambio oficial fijan sus precios de acuerdo con el valor del billete verde en el mercado paralelo donde tienen la certeza de obtener divisas a tiempo.

El resultado es que el tipo de cambio paralelo es un actor que tiene que ver con la aceleración de la inflación y con el aumento en los precios de automóviles, viviendas, teléfonos celulares, repuestos de automóviles, instrumentos musicales, entre otros.

La brecha

Inmerso en un año clave desde el punto de vista electoral el Gobierno disparó el gasto público en 2012 e introdujo en la economía una enorme cantidad de bolívares que en una proporción importante, se desplazaron a la búsqueda de dólares en el mercado paralelo.

El resultado es que el aumento de la demanda catapultó el precio del dólar y la brecha respecto al tipo de cambio oficial de 4,30 bolívares en Cadivi o de 5,30 bolívares en el Sitme, se amplió como nunca antes, algo que tiene consecuencias.

El economista y profesor del IESA, Pedro Palma, explicó en el foro organizado por Venamcham el pasado jueves que cuando el tipo de cambio paralelo se divorcia del tipo de cambio oficial “surgen unos problemas de desequilibrio muy intensos”.

Añade que “uno de los mejores negocios que puede hacer cualquier persona que tenga acceso a los dólares a 4,30 o a 5,30, es obtener esos dólares (…) y venderlos a un precio muy superior”.

La brecha tiene otro tipo de impacto. Si el Gobierno quisiera corregir la sobrevaluación del bolívar, es decir, acabar con el desajuste que estimula las importaciones y desestimula la producción nacional porque se puede comprar mucho más con un dólar en el exterior que con 4,30 o 5,30 bolívares en el país, no solo tendría que ajustar al tipo de cambio oficial, también tendría que lidiar con el mercado paralelo.

Pedro Palma precisa que si se quisiera corregir toda la sobrevaluación el tipo de cambio oficial debería estar en 9,50 bolívares por dólar, pero “si usted no atiende ese mercado negro y permite que siga en franco aumento va a continuar teniendo una sobredemanda de dólares al tipo de cambio oficial porque seguirá siendo un excelente negocio comprar dólares a 9,50 y venderlos a un precio sustancialmente mayor en el mercado negro”.

No duda en afirmar que “ese mercado negro hay que atenderlo, es un mercado importantísimo que determina con mucho la percepción de cuánto vale un dólar para el venezolano común y por lo tanto determina de forma considerable los precios basados en los costos esperados de reposición que se establecen dentro de la economía venezolana, tienen que haber mecanismos para alimentar ese mercado que se declaró ilegal y donde hay una demanda importante”.

Sube la presión

El Gobierno no solo ha dejado de atender al mercado paralelo sino que disminuye fuertemente la oferta de dólares en el Sitme, un mecanismo donde legalmente las empresas obtienen divisas a través de bonos.

La oferta del Sitme registra una caída desde un promedio diario de 44 millones de dólares hasta 15 millones y el presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, anunció la semana pasada que no está previsto emitir bonos para alimentarlo.

Fuentes financieras explican que la sequía de divisas en el Sitme se traducirá en más demanda de dólares en el mercado paralelo porque ésta será la alternativa para un número importante de empresas que tampoco reciben divisas en Cadivi.

Fuente: Elestenoticias

EA

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal