La escasez de harina de trigo tiene de cabeza a los panaderos en el Zulia


El pan nuestro de cada día, la escasez. La liberación de la harina de trigo suponía un alivio para los agroindustriales que dependen de la importación de la materia prima. A más de un año de la modificación dictada por el Gobierno, ahora son los panaderos quienes ponen las bandejas vacías sobre la mesa por la caída de los inventarios y el aumento de precio del saco del rubro, ante una regulación congelada del pan. La situación se ha extendido a las empresas productoras de pasta alimenticia que dejaron de abastecer a los automercados y mercados de la ciudad.

Desde hace tres semanas la escasez de harina de trigo está recalentando los hornos de las panaderías, y desde hace un mes las plantas productoras de pasta registran fallas. Algunos dueños de negocios comentaron que las plantas industriales tienen restricciones en la distribución.

Wílliams Suárez, comercializador, dijo que la pasta larga y corta dejó de despacharse a establecimientos ubicados en los mercados populares. Dos empresas que surten el producto tienen "tiempo sin distribuir", una tiene un mes, y la de capital extranjero tiene tres meses sin ofrecer abastecimiento.

En la cooperativa de alimentos Faiz la escasez de pasta se unió a la de harina de trigo en presentación doméstica. Una de las vendedoras comento a La Verdad que "no se encuentra nada para vender, no hay". Mencionó más de 10 productos que están desaparecidos de los anaqueles, entre los más buscados destacó el aceite, pasta, azúcar, leche en polvo, margarina y harina de maíz y de trigo.

Marcelina de Nieve, administradora de una panadería, destacó los problemas que tiene ese sector por las fallas de harina de trigo. Señaló que hay negocios de la panificación que desde antes de Semana Santa se quedaron sin producción porque "no despacharon". Tienen ahogos financieros porque además de la escasez reportan aumento de precio de la manteca, la levadura y demás materias primas para hacer pan.

El saco de 45 kilos de harina de trigo tiene dos bandas de precios tras la liberación. Mientras las empresas venden directamente a 140 bolívares fuertes, los mayoristas lo comercializan a Bs.F. 200 y 250. Pero la falta de distribución empujó una comercialización por encima de esos precios.

El control de precios decretado en abril de 2009 fijó que el kilo de pan de trigo para la venta a Bs.F. 5,60. Cada presentación pesada en gramos de: 800, 700, 650, 500 y 350 se reguló a 5,30; 4,92; 4,50; 3,41 y 2,40 bolívares fuertes.

El kilo de pasta alimenticia bajó de precio en ese período, de 3,39 descendió a 3,26 bolívares fuertes por la caída del precio internacional del trigo debido a la recesión económica de los países productores del cereal.

La responsable del negocio explicó que el precio tiene tiempo sin revisarse, "la materia prima y todo está por las nubes este año", hay altos costos. Indicó que con las mezclas de las fórmulas fortificadas es que cubren parte de los gastos, pero con la escasez las dificultades aumentan. "Está muy difícil trabajarlo".

Y la yuca…

En Venezuela la producción del pan y pasta depende del trigo importado, la compra de la materia requiere de la autorización de los ministerios de Comercio, Alimentación y Agricultura y Tierras. La aprobación pasa por el otorgamiento de la divisa a 2,6 bolívares fuertes por dólar.

Según las resoluciones del Ejecutivo, las importaciones de alimentos tienen preferencias en la revisión que hace la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi). Para liberar esa dependencia de cereal extranjero el propio Presidente de la República ordenó modificar las fórmulas y mezclas del pan y pasta por alternativas de harina de yuca.

Mientras la colocación del producto depende del filtro gubernamental para la compra y también para la fijación de precios de los productos elaborados con el trigo, la preparación de los productos acumula costos adicionales en los fabricantes.

Despachos nacionales

La Superintendencia de Silos, Almacenes y Depósitos Agrícolas (Sada), conoce de las deficiencias en la distribución de harina de trigo. Carlos Osorio, superintendente, dijo que están tomando las medidas para garantizar la materia prima, agregó que además revisan la comercialización del azúcar.

Reconoció que desde la semana pasada hay escasez y anunció que harán envíos desde las centrales azucareras y plantas procesadoras de trigo a los hipermercados Bicentenario y cadenas alimentos privados. Aseguró que coordinarán y supervisarán los despachos de harina para que se dé la comercialización a los precios establecidos, evitando la especulación.

Mientras, Félix Osorio, ministro de Alimentación, aseguró ayer que existe suficiente inventario de todos los rubros alimenticios y adjudicó las denuncias de fallas en el mercado a una supuesta campaña de "chantaje" para buscar el aumento de los precios.

En el caso de la harina de maíz precocida afirmó que el consumo mensual es de 85 mil toneladas y hay suficiente materia prima. Precisó que chequearon las plantas productoras, incluso algunas están trabajando en cuatro turnos, por lo que no se justifica "ningún foco" de desabastecimiento del rubro.

Cambios de cereal

En 2007 mediante Gaceta Oficial el Gobierno resolvió ordenar a la industria hacer fórmulas de sustitución de trigo por yuca, arroz y maíz.

La medida establecía cambio en un 15 por ciento de dependencia.

Fuente: Yasmín Ojeda / http://www.laverdadzulia.com/detnotic.php?CodNotic=32993

YU

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios