Las mineras "serias" se comprometen con el desarrollo sostenible, dice un experto

Las empresas mineras "serias" de la región innovan y trabajan en planes de acción para cambiar el modelo de enclave a uno comprometido con el desarrollo sostenible, el medioambiente y la inclusión, y la experiencia más exitosa es un proyecto de cobre en Panamá que rompe con el arquetipo original expoliador.

Lo anterior es lo que destacó en una entrevista con Efe el presidente de la Cámara Minera de Panamá (Camipa), Zorel Morales, durante la Expo Minera Internacional Centroamérica y el Caribe 2017, celebrada esta semana en la capital panameña.

En la Expo Minera, organizada por la Camipa y la Federación Minera Centroamericana y del Caribe, expertos latinoamericanos analizaron estos nuevos paradigmas en la industria.

Morales reconoció que la minería "tiene una carga del pasado que es el hecho que se cometieron muchos errores, como el modelo ese de enclave que llegaba, sacaba, se acababa la mina y toda quedaba igual o peor que antes que la mina estuviera allí", pero "ahora hay otro modelo de actuación de parte de las empresas mineras serias".

En la actualidad, de acuerdo con el directivo de la Camipa, no solo se trata de hacer las cosas bien desde el punto de vista de la operación de la empresa, sino también de "hacer el bien como buen vecino en la comunidad donde operan".

Además, indicó, están igualmente las regulaciones que también "están cambiando, moviendo o empujando a las empresas, motivándolas para que siempre cumplan con esa práctica".

Resaltó en ese sentido que en Centroamérica y el Caribe el país más atractivo en este momento para la inversión minera es Nicaragua, porque el Gobierno "directamente" está apoyando al sector minero, ya que "ha encontrado que a través de la minería puede desarrollar zonas apartadas que son pobres".

Incluso, señaló, "ahora hay iniciativas regionales en las que trabajan expertos, creando esa nueva visión o nuevo rol de las empresas de cómo ser una plataforma de desarrollo, no simplemente enclaves".

Destacó que precisamente, de manera paralela a la Expo Minera, la Organización Latinoamericana de Minería hizo una asamblea general en la que se habló del establecimiento de planes de acción, "que buscan que las empresas mejoren su modo de actuación" y que "se fortalezca el aparato estatal para supervisar los proyectos mineros".

Morales afirmó que ciertamente "la experiencia más exitosa de producción minera" y de este nuevo modo de actuación "es la que se está dando aquí en Panamá con el proyecto minero de Cobre Panamá", en la provincia caribeña de Colón.

La empresa responsable de Cobre Panamá es la panameña Minera Panamá, subsidiaria de la multinacional de origen canadiense First Quantum Minerals, que tiene el 80 % de acciones del proyecto.

"Es un proyecto de clase mundial, un proyecto enorme, que ha desarrollado su construcción con mucho éxito, no solo en el aspecto económico o técnico, sino también en el aspecto social y ambiental". afirmó Morales.

En el aspecto social, en la zona en que opera Minera Panamá se han implementado programas de emprendimiento a través de los cuales se crearon tres cooperativas de campesinos que proveen alrededor de 60 toneladas mensuales de frutas y legumbres a la operación de la mina.

Estos son emprendimientos paralelos a la mina, que cuando acabe la explotación de cobre van a quedar. Igualmente se ha edificado infraestructura como carreteras, escuelas y electrificación.

En la parte ambiental, agregó, el proyecto ha traído como beneficio "una mejora y una conservación y protección efectiva del ecosistema donde está operando", que es la del Corredor Biológico Mesoamericano.

El Corredor Biológico "es una zona protegida pero no ha habido nunca los fondos para protegerlo, y ahora con el proyecto esa zona está siendo protegida, se está monitoreando la flora, la fauna, con cualquier cantidad de cámaras instaladas por toda el área", aseguró.

Minera Panamá también se ha comprometido en el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) en reforestar el área en donde opera y a que para 2040, cuando termina la vida útil del proyecto, estén integras las 250.000 hectáreas de bosque del Corredor Biológico que quedaban cuando comenzó la construcción de la mina.

Recordó que esta zona protegida tenía aproximadamente un millón y medio de hectáreas de bosque en su creación en 1997, pero que la agricultura y la ganadería de subsistencia, y la minería ilegal,la redujeron a 250.000 hectáreas.

El proyecto, dijo Zorel Morales, "ha traído como beneficio una mejora en la conservación y protección efectiva del ecosistema donde opera, eso derrumba el mito de que la minería llega solo a acabar con el medioambiente y a dejar residuos".

"Todavía no se ha exportado la primera libra de cobre y ya tenemos beneficios de orden social y también de orden ambiental", expresó.

Esto "lo está mirando mucha gente, es un modelo que donde quiera que voy a dar conferencias, aquí y en el exterior, sorprende".

Morales explicó que en lo económico, aunque la mina está en construcción y no operará hasta 2019, se calcula que producirá entre 320.000 a 350.000 toneladas de cobre al año, alrededor de 2.000 millones de dólares en metales de este producto que Panamá exportará.

Esto va a generar que el sector minero en el país pase de ser el 1,5 % del Producto Interno Bruto (PIB) al 10,5 %, tomando en cuenta que el precio del cobre está subiendo y alcanzando por arriba de los 3,5 dólares.

"El sector minero se va a volver un sector muy importante y uno de los pilares para la economía del país", afirmó el presidente de la Cámara Minera de Panamá.

EFE / LR

Tags: 
Categoria: