Mercancía llega a Margarita pero piden evitar compras nerviosas


Unicasa vendió en un día cuatro toneladas de harina de maíz, es decir, 250 bultos; de arroz 75, de azúcar 124 y 78 cajas de aceite. “No se pongan nerviosos que la mercancía está llegando”, solicitó el gerente de este supermercado.

El panorama en los supermercados insulares es el mismo. No hay pollo, harina, arroz, aceite y azúcar, sin embargo, el motivo no es el acaparamiento de los establecimientos, ni la poca distribución, es la misma sociedad civil que con sus compras nerviosas no da oportunidad a que estos rubros permanezcan por más de un día en los anaqueles.

El gerente del supermercado Unicasa, Ramón Martínez, recomienda a la ciudadanía que evite comprar masivamente, pues la distribución se normalizó y las empresas productoras regresaron de sus vacaciones colectivas, además, el transporte marítimo también ha hecho su parte en mejorar notablemente la afluencia para el traslado de los camiones.

“Llegaron cuatro toneladas de harina de maíz, es decir, 250 bultos; de arroz 75 bultos, de azúcar 124 bultos y 78 cajas de aceite y hoy ¡no queda nada! No se pongan nerviosos que la mercancía está llegando”, solicita el gerente de Unicasa.
Anuncia que la semana entrante, como es costumbre, surtirán nuevamente los anaqueles, pero solicita prudencia y paciencia a los neoespartanos, ya que la temporada de carnavales está en puertas y necesitan abastecer a todos, residentes y visitantes.

Mirla Marcano, residente de Araya y quien se encuentra de visita en Margarita, asegura que los acaparadores no son los comercios, sino la misma gente. “¿Cómo es posible que uno vea a una misma persona agarrar los paquetes de harina, dejarlos afuera y después volver a entrar?, eso no se debe hacer. Mi sobrino tiene un negocio pequeño y le llegan todos los productos, aquí no hay escasez”.

Golpes por un paquete

Igual opina José Castillo, quien expresa su desilusión por la manera cómo se comportan los insulares cada vez que llega la harina de maíz.
“Se llegan a caer a golpes por un paquete de harina, esto no puede seguir pasando, la gente tiene que caer en cuenta de que su derecho termina cuando empieza el del otro”. En Central Madeirense de Costa Azul la situación es similar, los productos llegan al supermercado, pero en menos de una hora se agotan, cuenta el coordinador de compras, José Gregorio Rivero.

“Aquí se surte suficiente para todos: 15 mil kilos de pollo, mil 500 pacas de harina de maíz, azúcar, aceite, pero en menos de una hora se vendieron 600 pacas de harina. Llegó una gandola completa, pero se agotó sin dar oportunidad a más nadie”, refiere con asombro.
Rivero también hace un llamado de atención, especialmente a aquellas personas que compran los cuatro paquetes reglamentarios y luego salen con el carrito y vuelven a entrar para nuevamente hacer la cola.

Fuente: Elsoldemargarita

EA

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios