Tarjeta de crédito: ¿Están preparados sus hijos para tener una?


Es difícil saber el momento en que estamos listos para algo. Pero está claro que el mejor momento para hacer algo es cuando por lo menos tenemos los conocimientos. Ahora que los más jóvenes acaban de empezar su nuevo año escolar resulta relevante hacerse la pregunta de si nuestros hijos están listos para tener tarjeta de crédito. Cada familia decidirá sobre eso. Sin embargo, la mejor manera de aprender es practicando.

Una tarjeta de crédito puede ser una poderosa herramienta de aprendizaje porque al tenerla los más jóvenes aprenderán conceptos como gastar según un presupuesto, pagar gastos con tarjeta, pagarlos todos al fin de mes o diferir algunos y acumular deuda. También se aprende sobre el costo del dinero o tasa de interés y sobre lo importante que es hacer las cosas bien para construir historia de crédito.

"Las tarjetas de crédito son una excelente forma de aprender sobre el crédito, pero si la persona, por ser muy joven y no tener historia de crédito, no puede obtener una, una solución puede ser obtener una tarjeta asegurada de un banco local o cooperativa de crédito (credit union)", dijo Ilyce Glink a HuffPost Voces, autora de varios libros sobre finanzas personales.

¿Si no hay historia de crédito?

El principal problema de los muchachos es que no tienen historia de crédito. Por ello puede ser buena la estrategia de obtener una tarjeta asegurada. En esta opción es necesario hacer un depósito que sirve como respaldo de la línea de crédito y es a la vez el monto de crédito que se obtiene. Si se depositan $200, se pueden hacer gastos hasta por ese monto.

Lo interesante es que la información sobre esta tarjeta se enviará a las agencias de calificación de crédito. De esta forma se puede empezar a crear historia de crédito. Este tipo de tarjeta también se recomienda para los recién llegados a Estados Unidos o para quienes han tenido problemas y necesitan reconstruir la historia de crédito.

Pero hay otras opciones para crear historia de crédito. Ecredible, una empresa creada en 2009, es una de ellas. Esta nueva agencia de crédito realiza informes de crédito con base en otras actividades de pagos que las agencias tradicionales no miran como el pago del alquiler, los servicios públicos o el pago de seguros.

"No pretendemos sustituir las agencias de crédito tradicionales sino convertirnos en un sistema alternativo que sirva de puente para que muchos consumidores puedan llegar a tener historia de crédito", dijo a HuffPost Voces Steve Ely, presidente ejecutivo de Ecredible.

Para obtener un informe de Ecredible es necesario inscribirse en la agencia y pagar un cargo que en promedio es de $90 para que la agencia realice el informe de crédito. Esta agencia se encargará de obtener la información relacionada con pagos de alquiler, servicios públicos y otros y convertirla en un informe de crédito.

Por ahora solo algunas empresas financieras aceptan los informes de Ecredible (roadloans.com para préstamos de compra de autos es una de ellas), pero Ely, espera que al final de este año se sumen otras 3 o 4 compañías financieras.

El exceso de deuda

La primera lección que deben aprender los más jóvenes es que el exceso de deuda no es saludable para sus finanzas personales. Los jóvenes están terminando sus estudios universitarios con deudas de tarjetas de crédito y préstamos de estudio que se acercan a los $20.000, de acuerdo con estadísticas de credit.com, sitio de guía y asesoría al consumidor sobre el tema del crédito.

Pero ante los elevados costos de la educación, para muchos resulta inevitable endeudarse para ir a la universidad. La deuda para educarse no es necesariamente algo negativo porque según un estudio del College Board, las personas con grado universitario van a ganar un 60% más que las que solo tienen la secundaria.

La deuda para inversión es buena porque genera mayores ingresos. El problema es la deuda solo de consumo. Según credit.com, los estudiantes universitarios pueden llegar a tener hasta 5 tarjetas de crédito en promedio. Para empezar a crear historia de crédito y aprender sobre el manejo de una tarjeta con una o dos basta.

¿Cuál es la mejor?

Otro paso importante es seleccionar la mejor tarjeta. Un comienzo puede ser el último informe sobre la selección de las mejores tarjetas de crédito para estudiantes universitarios realizado por Cardhub.com, sitio de análisis de tarjetas de crédito.

Según dijo Odysseas Papadimitriou, presidente ejecutivo de Cardhub.com, a HuffPost Voces, a la hora de seleccionar una tarjeta de crédito, los estudiantes deben considera su estilo de vida y sus necesidades financieras.

Por ejemplo, si el estudiante puede pagar cada mes el total de los gastos de su tarjeta, puede elegir una que ofrezca premios o rewards y "en ese caso hay que buscar las tarjetas que como mínimo ofrezcan un premio equivalente al menos al 1% de los gastos realizados", dijo Papadimitriou.

Para los estudiantes que necesitan algún tiempo para pagar ciertas compras más costosas como libros, computadora u otros, Cardhub sugiere buscar la mejor oferta de tarjetas con 0% de tasa de interés por algún tiempo. De esta forma, el usuario podrá tener crédito gratis durante los primeros meses y ojalá se organice para pagar la deuda antes de que termine le oferta del 0%.

Para los estudiantes que no tienen ninguna historia de crédito la mejor alternativa será la tarjeta de crédito asegurada. En este caso, según cardhub.com, la mejor opción será buscar la tarjeta con el menor costo fijo anual.

El objetivo primordial de los jóvenes no es aumentar su deuda sino adquirir historia de crédito. "Para ello lo más importante será pagar todas sus cuentas a tiempo para demostrarle a las agencias de calificación de crédito que son un buen riesgo de crédito", dijo Ilyce Glink, experta en finanzas personales, a HuffPost Voces.

Fuente: http://voces.huffingtonpost.com/2012/08/23/tarjetas-de-credito-hijos_n_1...

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal