Venezuela: un país solo para millonarios

Venezuela: un país solo para millonarios

Diez meses de trabajo necesita un ciudadano de a pie para poder comprar la franela de la selección nacional de fútbol, que se cotiza en más de un millón de bolívares en su presentación original.

Ello teniendo en cuenta que el sueldo mínimo actual es de 136.543,4 bolívares, sin incluir el ticket de alimentación.

Entre tanto, no solo la camisa de la vinotinto se hace inalcanzable, también es el caso a la hora de adquirir un colchón, cauchos, zapatos deportivos, una bicicleta y hasta un set de teteros. Todos sobre pasan del millón.

Carlos González se pregunta “cómo hacen las madres solteras que ganan sueldo mínimo para sobrevivir en este país”. No tenemos la respuesta a esa interrogante.

Los estudiantes que deseen especializarse no escapan al karma del millón. Un diplomado en una prestigiosa universidad de Caracas cuesta un millón 600 mil bolívares.

De mochilero. Si un ciudadano decide irse del país o simplemente emprender un viaje, debe sumar le a su presupuesto el costo de las maletas que oscila entre 2 millones y 6 millones de bolívares dependiendo del tamaño y la marca.

Y ni hablar de hacer turismo nacional. Un viaje para la isla de Margarita para 4 personas, cuesta alrededor de 5 millones de bolívares en un hotel 4 estrellas.

Conocer los tepuyes del Roraima, Canaima o las playas paradisíacas de Los Roques, queda solo en un sueño para el venezolano. Los costos van desde 2 millones de bolívares y 5 millones de bolívares respectivamente por persona, sin contar el boleto aéreo.

Enseres básicos. Un consumidor puede elegir entre comprar la camiseta de la vinotinto o no, pero no tiene opción cuando de comprar lo básico para el hogar se trata. Una licuadora de 3 velocidades cuesta un millón 400 mil bolívares.

En más de un millón también se cotiza un ventilador, de mesa, una cafetera eléctrica, un juego de ollas, una batidora con pedestal y hasta un edredón de algodón.

Fuente: 2001

AM

Categoria: