Contaminación ambiental en Venezuela dispara enfermedades respiratorias, según expertos


La calina, un fenómeno que mantiene las partículas de polvo en suspensión en el aire, y el humo de las quemas forestales agravan las afecciones virales y padecimientos respiratorios en la población, especialmente en niños y ancianos. Alergólogos, expertos en enfermedades respiratorias y oftalmólogos ofrecen algunos consejos sobre qué hacer en estos momentos, cuando el fenómeno de la sequía incrementa la contaminación en Ciudad Guayana, una zona ya golpeada por el aire impuro devenido de las emisiones de las empresas básicas. Los residentes aseguran presentar múltiples problemas por el enrarecimiento del ambiente. Irritación en la garganta, gripes frecuentes y alergias son las afecciones más nombradas.

La contaminación ambiental en la ciudad, agravada en los últimos meses por la intensa sequía, y las quemas forestales, tienen efectos negativos sobre la salud de los habitantes, generando alergias, afecciones respiratorias e irritación ocular.

El fenómeno, conocido como calina (suspensión de pequeñas partículas de polvo y humo en la baja atmósfera), ocasiona también el incremento de las temperaturas, porque funciona como un “tapón” que impide la salida del calor diurno hacia la atmósfera, según explicó Jacinto Guédez, pronosticador del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inameh).

En el caso específico de Guayana, a la sequía y las quemas se le suma la contaminación de las empresas básicas, que amplían la cantidad de partículas en suspensión en el ambiente, muchas de las cuales suelen alojarse en los pulmones de quienes estén constantemente expuestos a este tipo de emisiones.

El experto ambiental Luis Guzmán, miembro del Centro de Investigaciones en Gestión Ambiental y Desarrollo Sustentable de la Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG), advierte que la paralización de las industrias básicas, producto de la imposición del ahorro eléctrico por la crisis nacional, ha servido de control indirecto del impacto ambiental que éstas generaban, por lo que el panorama podría ser peor si éstas estuvieran activas al 100 por ciento.

Sin embargo, la incidencia del fenómeno en la región es notoria y los médicos advierten que no se puede escapar de este, porque es imposible no respirar el aire enrarecido de los últimos días.

Carlos Magallanes, especialista en enfermedades respiratorias del niño y del adulto, comenta que “evidentemente esta contaminación ambiental, producto de este intenso verano y de las quemas de la vegetación de sabana, que genera humo que contamina la atmósfera al que se le denomina calina, es bastante dañina para el aparato respiratorio”.

Respiración en riesgo

Entre los padecimientos que ocasiona esta situación figuran: enfermedades virales respiratorias, desde gripes, rinitis, bronquitis con cierta frecuencia, hasta exacerbación de los pacientes de asma, rinitis alergia, agravamiento de los procesos rinusinusales y la agudización de la enfermedad pulmonar respiratoria, ocasionada esta última por el humo de cigarrillo.

Además de generar patologías, señala el experto, que los ya enfermos de los pulmones pueden tener crisis y presentar infecciones respiratorias bastante importantes.

“En este período, estas enfermedades que mencioné son muy frecuentes, debido a la irritación que produce la inhalación de la calina, a través de las fosas nasales. Eso ocasiona edema, inflamación y eso, por supuesto, al cabo de 24-48 horas de híper-secreción bronquial se contamina por bacterias como el neumococo, produciendo dichos cuadros clínicos”.

Acudir al médico

Los niños y los adultos de la tercera edad son especialmente susceptibles a este tipo de afecciones, porque su sistema inmune está alterado, por lo que la única recomendación posible que puede dar el especialista es estar atento a cualquier síntoma que persista más de 4 ó 5 días, porque de no ser atendido correctamente la patología podría complicarse.

Félix Wong, inmunólogo clínico y alergólogo, destacó que en el caso de su especialidad las alergias más comunes son las rinitis alérgicas, las enfermedades de la nariz y secundariamente problemas de los pulmones.

A pesar de la situación actual asegura el alergólogo que “no ha habido un repunte especial”. Al igual que Magallanes, coincide en que no hay recomendación específica para este tipo de casos, sólo ir al especialista cuando el malestar sea recurrente.

Además del aparato respiratorio, los ojos también sufren irritaciones por las variables ambientales. El oftalmólogo Danilo Francis comenta que en los últimos meses no ha visto incremento de las afecciones de la mucosa ocular, mas sí recomienda que en vista de las inclemencias del clima se usen “lágrimas artificiales” o lubricantes oculares para aliviar la resequedad en los ojos y lentes de sol con protección ultravioleta para protegerlos.

En cuanto a los lentes, aclaró que no todos los anteojos de sol protegen de los rayos UV. “Los lentes son los de marca, no esos tapa amarilla, esos no protegen y por el contrario ayudan a tener problemas con la visión”.

Fuente: Natalie García / http://www.correodelcaroni.com/content/view/148714/1/

YU

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal