FARC destacan un avance "sustancial" en la séptima ronda del diálogo de paz


Las FARC anunciaron hoy que este jueves concluirá la séptima ronda del diálogo de paz con el Gobierno colombiano con un avance "sustancial" en el tema agrario y "una construcción bastante grande" del acuerdo final. "Mañana seguramente terminamos un importante ciclo con nuevas aproximaciones y una construcción bastante grande del acuerdo. Me parece que el avance en este momento sí es sustancial", dijo a los periodistas en La Habana el guerrillero Seuxis Paucias Hernández, alias "Jesús Santrich".

Santrich, uno de los miembros del equipo negociador de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), dijo que el fin de esta ronda iniciada el 11 de marzo llega con muchos más avances que los cinco folios de acuerdos puntuales sobre el tema de la tierra que se habían consensuado antes.

"Ya esas cinco páginas de aproximaciones fueron superadas, hay mucho más. Yo creo que si las pegamos hay unos cuatro o cinco metros de páginas extendidas en el suelo", comentó el guerrillero a su llegada al Palacio de Convenciones de la capital cubana, sede del diálogo iniciado en noviembre pasado.

La cuestión de la tierra es el primer tema de la agenda de la negociación y también el más complejo, al estar en la génesis del conflicto armado que padece Colombia hace casi medio siglo.

Ni la guerrilla ni los negociadores del Gobierno adelantaron hoy si finalmente cerrarán el asunto agrario este jueves, aunque en los últimos días tanto las FARC como el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, mostraron optimismo por la marcha del proceso de paz.

La semana pasada la guerrilla manifestó en La Habana estar "anhelante" de poder iniciar la negociación sobre participación política, segundo punto de la agenda.

"Todavía es muy temprano para decir en qué movimiento, en qué coalición participaríamos en la eventualidad de que se produzca un acuerdo", afirmó hoy Santrich.

Preguntado sobre el proceso de restitución de personalidad jurídica del partido de izquierda Unión Patriótica (UP), pendiente del fallo del Consejo de Estado, opinó que "no sería un favor" sino "hacer justicia con uno de los crímenes de Estado más grandes".

El guerrillero consideró que "habría que restituir todos los derechos políticos" de lo que antes fue la UP, aunque en su opinión eso sería "imposible porque lo que se perdieron fue muchas vidas de colombianos que pudieran estarle hoy aportando al desarrollo del país".

La UP nació en 1985 como parte de un acuerdo entre el Ejecutivo encabezado por Belisario Betancur (1982-1986) y las FARC, dentro del primer proceso formal de paz entre ambas partes, que fracasó.

Desde entonces el partido sufrió el exterminio de más de 4.000 de sus militantes y simpatizantes, entre ellos dos candidatos presidenciales, a manos de paramilitares, fuerzas de seguridad del Estado y narcotraficantes.

La UP, que perdió su personalidad jurídica en 2002, reclamó esta semana una "reparación integral" y garantías de participación política para los movimientos opositores, ante su posible participación electoral en 2014. EFE

EA

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal