Para formar parte de la información

Fausto Masó

El gran tema: los que se acuestan sin comer

Fausto Masó's picture

A Chávez no le molesta que lo acusen de falsear la historia con la tesis del Bolívar con sangre negra, o india, nacido quizá en Barlovento. Ese debate entretiene al vecindario, y al fin y al cabo la verdad histórica le importa un rábano: Chávez prefiere la verdad política, mejor dicho, la conveniencia política.
opinan los foristas
Le sacó la piedra en cambio que Capriles Radonski le recordara que en 800.000 hogares se acuestan con hambre.

El llanero solidario

Fausto Masó's picture

"¿La decencia, la honestidad, son valores burgueses? Nada que ver. No basta con conocer la última teoría económica o manejar el arte de la política, es decir, saber mentir. Sin honestidad todo se va al diablo. Creyéndose la última Coca-Cola en el desierto, pero sin saber sumar, multiplicar, o restar, y haber leído todos los libros equivocados, vamos al infierno.

Verdades al anochecer

Fausto Masó's picture

Políticamente a Chávez lo ha ayudado su enfermedad, pero en estos días está ocurriendo algo nuevo: el chavismo y la oposición discuten, por lo menos a puertas cerradas, si el cáncer lo obligará a renunciar a la candidatura. El Gobierno ha lanzado una campaña sentimental de imágenes suyas besando niños, asociándolo a los símbolos patrios, apelando a las emociones populares, para mantener la lealtad de los electores, convertir las lágrimas en votos. Hasta ahora no le ha ido mal con esta estrategia.

Apaguen la luz, ordena Miraflores

Fausto Masó's picture

Nunca está más oscuro que cuando no va a amanecer, o usted anda de noche por Venezuela. ¡Apaguen las luces, ordenó Miraflores! Apenas algún farol proyecta una iluminación desmayada por las avenidas de El Cafetal. Nos acostumbramos a la oscuridad por las calles y a que el Presidente pase más tiempo en La Habana que en Caracas.

Hasta dormido Chávez habla de Capriles

Fausto Masó's picture

¡Milagro!, el tema no es Chávez, después de que durante 13 años acaparó el debate político; ahora, asombrosa, tonta, ingenuamente, volvió a Capriles el tema de estas elecciones: el canal 8 menciona a Capriles mil veces al día. Parecen, a la inversa, los tiempos de la plaza Altamira donde la oposición hablaba de Chávez sin cesar.

Chávez, abuelito

Fausto Masó's picture

Cuando Chávez permite a un camarógrafo tomar unas vistas familiares en un ambiente bucólico en La Habana, envía un mensaje: el león no es tan fiero como lo pintan, quiere enternecernos con esas fotografías en las que aparece rodeado de sus hijos, apagando unas velitas. Cualquiera con una enfermedad terminal busca el apoyo de su familia.

El héroe del 4-F

Fausto Masó's picture

En combate armado con el ejército nacieron las grandes revoluciones latinoamericanos, las luchas populares derrotaron a tropas supuestamente profesionales: en Cuba, el 26 de Julio fue un movimiento de civiles contra los militares; en México, una guerra civil acabó con los militares de Porfirio Díaz; en Bolivia, a pura dinamita, los mineros impusieron la revolución de Paz Estensoro; en Perú, los golpistas abandonaron el poder por las buenas, conscientes de su fracaso.

En el bunker

Fausto Masó's picture

El arma favorita del Presidente perdió fuerza, las promesas hacia el futuro. Después de 13 años en el poder, se agotan; no repetirá aquello de que Venezuela se convertirá en una tacita de plata y que construirá 1 millón de viviendas, o hablará del desarrollo endógeno o del establecimiento de una nueva moneda continental.

El peor artículo de 2011

Fausto Masó's picture

Mi penúltimo artículo del año pasado se ganó el título del peor de los publicados en 2011. No hay otro que yo conozca que le dispute ese poco honroso galardón: pedirles a los electores que marchasen la semana de Navidad, en el momento que compraban sus hallacas, organizaban la cena familiar, asistían a la misa de gallo, es un despropósito como más de un lector comentó. Pido perdón por lo inapropiado del artículo.

¡A marchar!

Fausto Masó's picture

Sobran las razones para que protesten políticos, estudiantes, obreros, profesionales, amas de casa, para que las mil protestas diarias se transformen en una sola, monstruosa, al estilo de las de hace diez años, y surja una nueva unidad de la sociedad que, reconociendo la dirección política de la MUD, coincida en la calle en defensa de la democracia. No se trata de volver a los tiempos idos, y fracasados, de la Coordinadora sino de movilizarnos en defensa de una universidad libre y democrática, de los derechos de los trabajadores, de todos convocar a la calle.

Necesario aburrimiento

Fausto Masó's picture

De haberse celebrado las primarias a comienzos de este año habría tiempo para curar las heridas, provocadas por el enfrentamiento entre precandidatos. Ahora, quedan pocos meses después de febrero hasta las elecciones presidenciales. Esta es una razón adicional para que los debates eviten la verdadera confrontación, aun a costa de que pierdan dramatismo, disminuya eventualmente el rating.

¿Voy bien, Camilo?

Fausto Masó's picture

¿Alguien duda de que el debate del pasado lunes haya sido un éxito? Le sacó la piedra a Chávez, lo obligó a encadenarse dos días, a contestar cada acusación de los precandidatos. Los llamó majunches, pero le dolieron las informaciones sobre la pobreza, tuvo que inventar estadísticas de desempleo. ¡Perdió el control de la agenda pública! ¡Se cayó el discurso del nido de alacranes! Deseos no preñan.

La desesperada ofensiva de Chávez

Fausto Masó's picture

Con la enfermedad y las primarias, Chávez ya no impone los temas del debate político. Anuncia que presentará una nueva Ley del Trabajo dentro de ¡seis meses!, pide realizar un debate sobre los préstamos chinos a Venezuela, en el peor momento, cuando Brasil, Argentina, Chile, evitaron reproducir la relación de una metrópoli con una colonia en su intercambio con China, según el cual la primera le vende a sus súbditos productos terminados y le compra materias primas. En Venezuela cierran las empresas, hay un proceso de desindustrialización, encabezado por el desastre de la CVG.

Cáncer, ¿para qué te quiero?

Fausto Masó's picture

Para ganar elecciones, claro. Todo sirve. Después de superar el abatimiento inicial, Chávez incorporó el tumor a su estado mayor de campaña, junto a Federico Nietzche y a José Gregorio Hernández. Tremenda combinación. Nietzche hubiera dicho que él no era nitzcheano. ¿Se cura el cáncer en cuatro meses? ¡Milagro! Aunque invisibles, las células malignas continúan al acecho. Si después de dos o cinco años de repetidos exámenes no hay trazas del cáncer, se habla de curación.

El peligro del antichavismo pueril

Fausto Masó's picture

La posibilidad de perder las elecciones depende de superar la actitud de un antichavismo infantil, que teme buscar los votos de esa mitad de los venezolanos que siguen hoy a Chávez. Con su radicalismo simplón reforzarían la polarización, le darían la victoria a quien más detestan, a Chávez. A continuación, acusarían de bruto al pueblo, cuando ellos son los que habrían demostrado de nuevo tener la cabeza hueca, ¡llevan 13 años mirándose el ombligo! Chávez no se comportará como Gonzalo Barrios en 1968.

El voto del más allá

Fausto Masó's picture

Razones políticas, aparte de un sentido elemental de la decencia, exigen hablar de la enfermedad del Presidente con prudencia y no crear expectativas que le sirvan electoralmente. Mientras más se difunda la noción de la gravedad terminal de su mal, más se reforzará su mensaje de que las fuerzas del más allá, cristianas y no cristianas, lo apoyarán en 2012, cuando vencerá hasta la muerte, bendecido por los poderes de los Llanos, y el mismo José Gregorio. Chávez sería la encarnación del superhombre de Nietzsche.

Ojo con Cuba

Fausto Masó's picture

A penas quedan algunas incógnitas sobre las próximas primarias de la oposición, la más importante: cuál será el candidato de Acción Democrática. Antonio Ledezma en su lanzamiento se dirigió a los socialdemócratas confiado en contar con su apoyo. No hay seguridad de que las maquinarias funcionen como en el pasado, aunque alguna votación arrastrará Un Nuevo Tiempo y Primero Justicia en el Zulia y en Miranda.

Pages