Para formar parte de la información

Fausto Masó

Chávez no menciona a Mubarak

Fausto Masó's picture

Al cumplir 12 años en Miraflores, Chávez evita mencionar a Mubarak como si nada estuviera ocurriendo en el Mediano Oriente. Hasta ordenó desalojar a unos jóvenes egipcios que tomaron la embajada de su país. Abiertamente Chávez no toma partido por el pueblo árabe, ni por sus dictadores, prefiere pasar agachado. Por ahora. El socialismo del siglo XXI no quiere ofender a esos gobernantes vitalicios, ni condenar una revolución realmente popular. Cuida su amistad con el dictador Khadafi y con los monarcas sauditas.

Jóvenes y excluidos

Fausto Masó's picture

El acto de la oposición el pasado 23 de enero revela lo que le falta a la MUD para lograr una unidad total, no sólo capaz de obtener una victoria electoral y de coordinar a los diputados en la Asamblea, sino también de responder al desafío que representa Hugo Chávez. El domingo pasado la oposición defraudó las expectativas, el día anterior se escogió el lugar, se había convocado para eventos distintos. Esto no fue lo peor, se desperdició a los líderes naturales de la oposición, los diputados de la Asamblea, los gobernadores, los alcaldes, algunas figuras independientes.

Agarre su galpón

Fausto Masó's picture

Derrotar a Chávez en la Asamblea exigirá poseer la estrategia del ajedrecista Capablanca y la pegada de un Tyson. Por la reacción de Borges, María Corina, Barboza, González no parece que el PSUV acallará a la oposición. Inesperadamente hay un debate en el país que algunos menosprecian o lo reducen a una discusión en una gallera. Se equivocan. Pero ¿cuánto tiempo durará ese admirable espectáculo? Hasta que Miraflores lo asfixie al utilizar el reglamento de la Asamblea. Chávez permitirá una elección libre en 2012 si es su mejor alternativa, si no tiene escapatoria.

Insulza esconde la mano

Fausto Masó's picture

De tanto saltar la talanquera nadie sabe si Insulza va o viene; político avezado, conoce el signo de los tiempos. Ha sobrevivido porque no acompaña a ningún amigo al cementerio. Salta la talanquera cubriéndose las espaldas. Le causa gracia que lo llamen insulzo, o que los antiguos amigos lo califiquen de traidor. Él sigue fresquito y contento en la cresta de la ola. Esta vez no ha sido un instrumento meramente de Washington: su declaración sobre la Ley Habilitante reveló que algo está cambiando.

La caricatura

Fausto Masó's picture

Miraflores quiere utilizar la nueva Asamblea para probar en América Latina que en Venezuela funciona una democracia. Pretende también que esa Asamblea ni legisle ni controle al Gobierno; que sirva apenas como una tribuna en sordina, acallada por el reglamento interno; que sea una caricatura de Asamblea mientras gobierna autoritariamente. Después de burlarse de las elecciones del 26-S, monta el miércoles un escenario democrático por 24 horas. Puro teatro, pues.

Violar la Constitución no cuesta votos

Fausto Masó's picture

Las violaciones a la propiedad privada no convencieron a los electores de Guárico y de Amazonas para no votar por Chávez. Tampoco les molestó que vulnerase la constitución un día sí y otro no. El PSUV aumentó su votación en esos estados a pesar de las lluvias, los apagones, el desastre económico. Quizá esté ocurriendo lo peor: parte del país compra la utopía socialista, supone que las penalidades del presente abrirán la puerta a una sociedad de iguales.

¿Éramos felices?

Fausto Masó's picture

Es tanto el rechazo hacia Chávez que se quiere reivindicar a Carlos Andrés Pérez. Muchos de los que estimularon su salida abrupta del poder, ahora dicen que éramos felices y no lo sabíamos. ¿Cómo pedirle sacrificios a la población al mismo tiempo que se publicaban los escándalos de la Margold? Tristemente el país no lamentó el golpe del 4-F ni la salida de Pérez del poder. Al contrario.

¿Cerrará Chávez Globovisión?

Fausto Masó's picture

El miércoles discutieron a muerte dos tesis los sabios de café con leche, los politólogos más serios del continente: Chávez sacará del aire a Globovisión en medio de las vacaciones navideñas; Chávez no tocará la planta de televisión, quiere que desaparezca de muerte natural y que no le ingrese un centavo en la preventa. Ese flotar entre una dictadura real y un autoritarismo vocinglero le ha servido a Miraflores.

Chávez, el último fidelista

Fausto Masó's picture

A Castro hay que leerlo entre líneas, fijarse en lo que calla. Uno de los hombres, ayer más poderosos de América Latina, apenas cuenta hoy con su pluma y con el respeto incondicional de Hugo Chávez. Fidel no opina sobre el documento de las reformas económicas que discutirá el Partido Comunista Cubano; dice que ya no preside el Partido. En tono resignado ante lo inevitable, afirma aprobar las reformas que impulsa su hermano, pero recuerda en su interior la advertencia que le hiciera a Gorbachov sobre el peligro de abrir una ventana y que de pronto por ahí se disolviera la revolución.

La chispa

Fausto Masó's picture

Aparte de compartir con niños y niñas juegos nada inocentes, Mao Tse Tung estampaba frases con la facilidad de un creativo de publicidad. Así dijo que una chispa incendiaría la pradera: adivinaba cómo el Blackberry invadiría el mundo, la transformación de China en potencia capitalista. Por estos días, una chispa alborotó a los flemáticos ingleses en el centro de Londres, los estudiantes casi lo incendian. En Venezuela los trabajadores de grandes empresas o ministerios andan con yesqueros en los bolsillos, el Gobierno les teme, les promete a los empleados públicos aguinaldos.

Tierra arrasada

Fausto Masó's picture

Nunca se sabe cuando Chávez amenaza en serio, o sólo quiere asustar. Estos días aseguró que sólo su permanencia en el poder después de 2012 evitará la violencia, implicando su deseo de sacrificarse por la paz del país. Muchos confirmaron así sus temores de que Chávez no abandonará Miraflores, olvidando que no necesariamente el Ejército y los chavistas lo acompañarían en esa aventura. Ante esos anuncios con mayor razón hay que preservar la unidad, en especial si recordamos que el Presidente cuenta con más de un aliado oculto que apuesta a la derrota de la MUD.

Incertidumbre

Fausto Masó's picture

Tápese los oídos. No acepte rumores ni verdades. Aquí nadie sabe nada. Quizá cuando Chávez cumpla 14 años en el poder le aplicarán el parlamento que le dijo Marlene Dietrich a Orson Welles en Sed de mal: “Se le agotó su buena suerte”. Tanto va el cántaro a la fuente que se lo roban. Según un amigo ¿informado?

Magullados, escupidos y adoloridos

Fausto Masó's picture

¿Logrará Chávez resucitar a un muerto, el Polo Patriótico? ¿Volverán a venerarlo aquellos que abandonó magullados y adoloridos? Tremendo, caballeros. ¿Le pedirán una autocrítica a Chávez? Lo que hay que aguantar, pensará más de un chavista. Henry Falcón prefiere acercarse a la Mesa, si se descuida Albornoz se volverá la quinta rueda del carro. A voz en cuello, Antonio Esparragoza exige revocar al gobernador chavista Enrique Maestre y, otros, echarse al pico al alcalde de Cumaná, Rafael Acuña. Los acusados corren a ampararse en Miraflores.

Cómo evitar la guerra civil

Fausto Masó's picture

Nuestros vilipendiados partidos derrotaron a Chávez el 26 de septiembre y de paso también a los agazapados zamuros de la oposición. De aquí en adelante los independientes fundarán partidos o no irán al baile: surgirán en la recta final de las primarias presidenciales dos polos en el polo democrático. Ojalá que la pelea sea limpia y aunque no lo sea las primarias fortalecerán a la oposición. Las aspiraciones presidenciales provocarán alianzas contranatura y alianzas naturales.

El caso Correa

Fausto Masó's picture

Carlos Ortega derrotó a Chávez en las elecciones petroleras y en las de la CTV, Miraflores aplastó a la central sindical. Cuando el país rechazó la reforma constitucional, Chávez la impuso de contrabando a través de la Asamblea. Ganó Antonio Ledezma y le quitó presupuestos y atribuciones a la alcaldía. Ahora quiere acabar con el optimismo que invade a la oposición. Sabe que su poder se evaporaría, si deja de asustar a la gente; jura que no habrá conciliación posible, acosa a Empresas Polar y les quita el sueño a las parejas en los hoteles de El Junquito.

Pérfidos y zamuros

Fausto Masó's picture

Ah, cuándo votaremos en Venezuela sin soldados a la puerta de cada centro electoral, agobiados con incesantes mensajes que nos piden que seamos buenos ciudadanos, dichos además por verdaderos tartufos, funcionarios que no creen en la democracia y sin embargo no cesan de hablar de la hermosa jornada que estamos viviendo, al estilo de las declaraciones de los presidentes adecos y copeyanos. ¡Dan ganas de volverse un mal ciudadano! ¡Hablan de democracia los rectores del CNE nombrados por un gobierno que tiene la bandera de exterminar a los burgueses, sus enemigos.

Explíquenme esto, por favor

Fausto Masó's picture

Al mejorar las relaciones con Israel, suspender los vuelos a Irán y Siria, Chávez manda un mensaje a Washington, mientras Fidel aplaude el gesto de segundón del presidente venezolano. La Habana le ofrece el Alba en bandeja de plata al imperio, a cambio de permitir la llegada del turismo yanqui, pide hasta perdón por cosillas del pasado. ¿Especulaciones? ¡Claro que sí!, pero de que vuelan, vuelan. Demasiadas casualidades juntas. No hace un mes también Chávez abrazaba a Santos, un paso para acercarse a Washington.

Por primera vez en 50 años

Fausto Masó's picture

Por primera vez en 50 años Fidel Castro ha desmentido una declaración suya. Después de anunciar durante semanas una guerra nuclear en el Mediano Oriente, inesperadamente respaldó a los judíos, criticó el antisemitismo de Ahmadineyad y su negación del Holocausto. Provocó una conmoción mundial en los círculos de izquierda, en The Atlantic Mon- thly el tótem viviente de la revolución condenaba el modelo cubano.

La abstención, esa desconocida

Fausto Masó's picture

Los electores del PSUV no creen que el 26 de septiembre se decidirá el destino de Chávez, recuerdan que con poderes extraordinarios impuso leyes, sin la aprobación de la Asamblea viaja a Cuba, concede créditos, destituye, amenaza. Les cansa el cuento de que llega el lobo: ¡Vienen por mí! A su favor, Chávez cuenta con abundancia de recursos y una maquinaria perfecta: el Estado. Parte de los venezolanos, ¿30%?, no vota nunca. Desmesuradamente creció el registro electoral por la Misión Identidad y eso explica el aumento de inscritos.

La letra chiquita

Fausto Masó's picture

Acusar a la oposición de representar la quinta columna justificará quizá mañana la represión, de paso vuelve a los chavistas heroicos defensores de Madrid, una descomunal exageración. De las listas de escuálidos pasaríamos a la de los traidores a la patria. Los charlatanes también matan. Con coherencia Chávez desarrolla su esquema ideológico, afirma representar al pueblo y acusa a la oposición de instrumento de banqueros y casas de bolsa, utiliza la monstruosa mentira de que ha sido víctima Econoinvest un argumento político.

El Comeconcito

Fausto Masó's picture

¡Boom! La bomba bogotana ha enviado un mensaje a Chávez, a Juan Manuel Santos y a la Cadena Caracol: respondió al pedido del primero de abandonar las armas. Con las FARC no se juega y en América Latina se esfuman los poquísimos que confundieron a Chávez con un heredero del Che. ¿Impedirá el Ejército venezolano las infiltraciones de la guerrilla? No, pero quizá acabe con la facilidad con que andan como perro por su casa por Apure, o Táchira.

Moscú en llamas

Fausto Masó's picture

Por no reconocer la tormenta en alta mar, algunos capitanes terminaron haciendo gu glu glu. ¿Qué está ocurriendo en Miraflores? ¿Se le fundieron los cables al gabinete económico? Dan palos de ciego. A paso de perdedores marchan hacia el desastre. Están amarrados a un discurso que culpaba a las casas de bolsa de la escasez de dólares.

Álvaro Uribe vota por Chávez

Fausto Masó's picture

Uribe le devolvió el favor de Chávez que tanto ayudó en su campaña a Juan Manuel Santos, el candidato uribista. Hoy Uribe pone su grano de arena a favor de la victoria chavista en septiembre. Todo lo que denunció el embajador Luis Alfonso Hoyos en la Organización de Estados Americanos lo había escrito con mucha más seriedad Roberto Giusti en Pasión Guerrilla. Hoyos descubrió el agua tibia, ¡hay campamentos guerrilleros de la FARC en Venezuela!, y colocó a la oposición en un disparadero. ¿Apoyará a Chávez? Imposible. Antes muerto que perder la vida.

Agenda propia y polarización

Fausto Masó's picture

Agenda propia y polarizaciónAgenda propia y polarizaciónChávez no deja tranquilo al cardenal Urosa, denuncia un magnicidio, amenaza con llevar negritos a los ranchos de Chana. Todo con un propósito: Imponer la agenda política y la polarización que le conviene. Pero la falta de electricidad, la comida podrida, los fallos de Internet preocupan al país. Surge una agenda ajena a Chávez; ya la oposición no se limita a comentar sus exabruptos.

El cardenal como pretexto

Fausto Masó's picture

Chávez quiere recuperar el dominio de la agenda pública, insulta al cardenal Urosa para colocar la oposición a la defensiva. Al presidente siempre lo inspiran razones políticas: ordena impedir que los buhoneros vendan alimentos y al día siguiente revierte la decisión, se declaró marxista leninista y para quitarse de encima la acusación de comunista dice ser un socialista democrático, apenas. A Chávez lo orienta la mesa situacional de Miraflores más que cualquier ideología.

Pages